Browsing Tag

En la tuya o en la mía

Aprende a triunfar en la tele como Bertín Osborne (en cuatro sencillos pasos)

  • 4 trucos (inconscientes) con los que Bertín Osborne despierta la complicidad en la audiencia.

Ni Jesús Vázquez ni Jorge Javier Vázquez ni Pablo Motos. Bertín Osborne es el presentador que más expectación mediática está generando en la presente temporada. Su programa, En la tuya o en la mía, ha dado la sorpresa en tiempos de sequía televisiva. Dicen que parte de su éxito es su campechanía. No se equivocan, y es que el cantante de “Buenas noches, señora” cuenta con cuatro osbornadas infalibles para subir la cuota de pantalla del prime time español. O eso parece.

1. Batallitas sin fin

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne no dudes en compartir historietas sobre tu existencia. Cuantas más, mejor. Si eres presentador en España, los espectadores quieren sentirte cercano y mejor aún si pueden cotillear sobre tu vida. Así que nada de ponerse corazas y evitar compartir tus intimidades. De hecho, ganarás adeptos si sacas a la parentela. Ya sea familia o amigos, ya sea mujer o amante, hijos o nietos. O todos juntos. Nada de cortarse, las batallitas son siempre un valor añadido. Haz como Bertín, que tiene una anécdota para cada invitado e incluso para cada tema político. El secreto es ser el ‘cuñado’ por excelencia: saber de todo y no tener respeto a soltarlo. A mojarse. Caiga quien caiga.

2. Pucheros humeantes

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, no dudes en realizar guisos. Aunque no sepas cocinar. Aunque no tengas ni idea de la manera en la que se enciende tu vitrocerámica táctil. No pasa nada, así el público te amará más. Ser patoso siempre es un aliciente para atraer a la audiencia y generar comentarios en los sofás de las casas. Mejor aún si se te ven alrededor de una buena encimera, con jamón colgado. Porque la televisión también entra por el apetito. Y en España la cocina siempre es un valor añadido para subir el share. Así que intenta que tus invitados sufran el síndrome Elena Santonja, y de paso te dejen los tuppers llenos.

3. “Joé macho”

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, no dudes en utilizar un lenguaje de tasca. Nada de ir de fino. La naturalidad por encima de todo. España es un país de bares, habla como si estuvieras en la taberna de Los Serrano. Siente el palillo en tu boca. “Joé macho”, es tu expresión comodín.  No te importe comerte los participios y soltar algún que otro taco. Eso te humaniza, macho.

4. La catarsis de la ingenuidad

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, debes hacerte el memo. Sí, el memo. Es fundamental. Ya lo hacían los reporteros de Españoles por el mundo, ahora también Bertín. Es el viejo truco de la ingenuidad. Aunque tengas bien documentada la entrevista, debes hacerte el sorprendido constantemente. Sin miedo a transmitir una ingenuidad pasmosa en ciertos momentos. Ese es otro de los trucos del éxito de la televisión campechana: una simpleza que, en realidad, está revestida de una curiosidad que saca los instantes más jugosos a los convidados y subraya las características más peculiaridades de la historia que están narrando. No es baladí, en el éxito de las entrevistas acogedoras de Bertín es crucial su habilidad para borrar cualquier rastro de intermediarios e institucionalismos. Lo importante es asombrarse. Aunque ya te sepas de memoria lo que te está contando.

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne en TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Bertín Osborne entra en la carrera para representar a TVE en ‘Eurovisión 2016’

Mariano Rajoy ya lanzó la propuesta en su visita al programa En la tuya o en la mía. Y se ve que Bertín Osborne ha aceptado la propuesta, pues participará en la preselección que prepara TVE para elegir a su representante en Eurovisión 2016. Así lo acaba de confirmar Televisión Española.

 

Aún no se conocen al resto de los contrincantes de Osborne, ni el tema elegido. No sabemos sí optará por sus rancheras, pop o lírico. Aunque el presentador juega con la ventaja de que habla inglés a la perfección. Ideal para realizar una buena campaña de promoción en los meses previos de Eurovisión.

Si Bertín Osborne gana la gala de preselección, TVE se asegura subir la audiencia del eurofestival con la expectación que genera llevar a un rostro tan popular, referente del “cuñadismo” español, que cae bien o mal, pero no crea indiferencia.

Además, Osborne podrá realizar una cata de sus productos autóctonos (jamoncito, gazpachito y demás) en la greenroom. Y de paso hacemos publicidad (gratis y encubierta) de la buena mesa española. No sólo eso, también será más sencillo diseñar una puesta en escena que asombre a las millonarias audiencias eurovisivas: unos caballos bailongos junto a Bertín. Y olé.

Una apoteósica propuesta televisiva. Lástima que estemos en 28 de diciembre y esto pinte a una inocentada viral con mucho arte del equipo de RTVE, que entienden la esencia cómplice y juguetona de las redes sociales. Así están convirtiendo al público en arte y parte, en aliado, en partícipe, de los prolegómenos de un festival que es mucho más que un festival: es un fenómeno televisivo transmedia global. Eso sí, muy global, pero al que no va Bertín ni loco.

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne

> Los factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’ 

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los tres problemas a los que se enfrenta el programa de Bertín Osborne en TVE

Ha sido una de las revelaciones de la temporada. En la tuya o en la mía ha conquistado las audiencias de la noche de los miércoles gracias a un formato televisivo complejo que, sin embargo, consigue desprender sencillez.  Esa hipnótica sencillez de un encuentro, casi desnudo, entre personalidades populares y Bertín Osborne, anfitrión del espacio.

La complicidad del presentador es el alma del programa de La 1, que se ha ganado renovar por 18 ediciones. Y es que En la tuya o en la mía se ha consolidado como un éxito de TVE. Aunque, en la resaca de los buenos resultados de audiencia, no debe bajar la guardia porque ya da síntomas de tres debilidades.

– En la tuya no, sólo en la de Bertín

En España, a los rostros populares les cuesta enseñar su hogar. Y eso se está notando en En la tuya o en la mía, pues en las últimas semanas las viviendas de Bertín Osborne han sido el punto de encuentro del programa de forma repetitiva. De esta forma, se desvirtúa la poderosa premisa del formato: descubrir casas de personalidades. El chalet de Bertín, al ser el más visitado, está sobreexpuesto y termina convertido en un decorado habitual como sucede en cualquier espacio de entrevistas. Si Risto tiene un castillo, Bertín tiene su diáfana morada.

El equipo del programa hace filigranas para que la misma localización luzca de forma diferente en cada emisión (jugando incluso con el mobiliario y cuidando las transiciones con una banda sonora de la que emocionalmente es difícil escapar), pero En la tuya o en la mía corre el peligro de descuidar una de las claves del formato: crear tramas creativas a través de las distintas viviendas de cada edición (con todo lo que eso conlleva a la hora de conocer mejor el lado más desconocido de cada invitado). El abuso, por obligación, de la casas de Bertín, especialmente la de Madrid, resta espectacularidad y posibilidades a un programa que nos sorprendió con los planos aéreos de la finca de Ambiciones.

– Cortijo de amigos o pluralidad de invitados

La campechanía de Bertín es el gran sustento del show. Es fácil empatizar con él (en positivo o en negativo, pues no crea indiferencia). Y eso engancha. También ha ayudado la proximidad amable y relajada que transmite con cada invitado, en tiempos en los que la televisión va con demasiadas prisas.

Pero el espacio de La 1 está fomentando la imagen de que la mayoría de los entrevistados son viejos conocidos del cantante. No es mala la idea de un programa de reencuentros entre amigos, pero En la tuya o en la mía es otra cosa e incluso triunfará más abriendo hueco a convidados que sean contrapunto de Bertín. El “show” ganará con el “morbo” añadido de ver a personajes dispares en un dialogante punto de encuentro y, de paso, se apostará por la pluralidad que se debe primar desde una televisión pública, una cadena que debe huir de cortijos ideológicos y apostar por llegar a todas las audiencias. Sin quedarse en el tópico de que es un canal que sólo congrega a mayores de 55 años. En la tuya o en la mía, realizado por un equipo de guionistas que demuestra instinto televisivo e ideas conscientes de su tiempo, podría romper más con ese estereotipo: abriendo más el espectro de invitados (como ya hizo con Pablo Alborán o Pablo Motos). Ahora cuentan con una ventaja para lograrlo: el éxito de audiencias y repercusión del programa propicia que cada vez más rostros populares quieran acudir a la cita con Bertín.

– La competencia llegará

En la tuya o en la mía es un buen formato televisivo, que ha llegado en el momento adecuado y se ha programado en el día perfecto: los miércoles, noche en la que las dos grandes cadenas privadas cuentan con programas menos competitivos de lo habitual: la relegada serie B&b (que ha sufrido su largo parón de emisión entre las dos temporadas) y el empacho de cocineros de TopChef (que siempre ha ido a rebufo de MasterChef). Resultado: la audiencia ha dado la oportunidad a Bertín, descubriendo que el programa “no está mal”. Al contrario, es agradable de ver (y escuchar).

Pero esta estrategia de programación de Antena 3 y Telecinco no va a durar siempre: las cadenas privadas moverán ficha con otras ofertas más agresivas para arrebatar el liderazgo a Osborne. En la tuya o en la mía lo sufrirá, pero no dejará de ser un programa que ha demostrado sus ases en la manga para conquistar la complicidad del espectador. De ahí que deba estar preparado para reinventarse cada semana, sin perder esa esencia de espectáculo visual (y algo voyeur) que tuvieron sus primeras entregas, para seguir atrapando a la curiosidad del público a través de programas-acontecimiento que estén por encima de la insaciable contienda por las audiencias. Ese es uno de los motivos de que, anoche, con Suárez Illana, Osborne bajara 2,3 puntos (18,2) de share y subieran sus flojos rivales. La 1 mantuvo el liderazgo, pero ayer el formato no representó, en su máxima expresión, el ADN con el que ha tocado al éxito. Sólo fue una entrevista en un sofá con imágenes de archivo.

ANÁLISIS A FONDO

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios que debemos derribar para tener una TV pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

6 programas que TVE no emitiría hoy

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies