Browsing Tag

Campanadas

4 factores para reflexionar ante la indignación por el vestido de Cristina Pedroche

Siete días después de las campanadas de año nuevo, aún se escuchan comentarios sobre el vestido de Cristina Pedroche. El patio de vecinos del cotilleo nacional ha encontrado en la colaboradora de Zapeando a la celebrity perfecta para canalizar indignación. Una indignación que nos hace reflexionar sobre cuatro factores que surgen en la era de la crítica incontrolable desde la red social.

1. El aumento de la susceptibilidad

España sufrió décadas de represión y censura. Los profesionales de la televisión tenían que estrujarse la imaginación para esquivar las tijeras del censor oficial de TVE, Don Francisco se llamaba. Con la llegada de la democracia, llegó una explosión de libertad creativa. Y con ella, también el destape de los prejuicios a través de la vestimenta. De cualquier tipo de vestimenta. Sin embargo, en la actualidad, la opresión parece avanzar en un tiempo de supuesta madurez social en donde aparente se debería prejuzgar menos la forma de engalanarse o desengalanarse. Pedroche lo ha sufrido. Incluso con aluvión de rabiosos insultos en sus redes sociales.

2. La audiencia que confunde machismo con show televisivo

Beyoncé se pone un vestido de similares características y se habla de gran espectáculo. En cambio, en España, se lo enfunda una presentadora en un acontecimiento festivo como Nochevieja y se tilda de que sucumbe al machismo o al patriarcado. ¿No puede ponerse lo que le de la gana? Un debate complicado, en el que probablemente ni unos ni otros tienen la razón. Pero lo que está claro es que cada uno debe contar también con libertad de expresión a través de la ropa que quiera lucir. Más aún en una emisión de estas peculiaridades, porque solo se trata de un show televisivo: el cabaret de las doce uvas.

3. Pedroche despierta una ola de comentarios, que no propician otras

En realidad, la expectación y críticas que se han generado sobre Cristina Pedroche se traducen en que la de Vallecas cuenta con un carisma televisivo sin paliativos. De hecho, mucho más provocativos fueron los rostros de Cámbiame a la misma hora en Telecinco y no han llamado tanto la atención. Porque lo de las transparencias no es nuevo en televisión: se ve constantemente. El público está inmune de transparencias. Existen hasta programas con participantes completamente desnudos, Eva y Adán, y pasan desapercibidos para la masa. Pero a Pedroche se le mira de otra manera, donde se permiten menos licencias. Es el efecto de la pelusa viral: chica de barrio obrero que termina triunfando en televisión y, encima, sabe reírse de sí misma, con sus virtudes y sus defectos. Y esa característica le diferencia de muchas de sus compañeras. Y sus detractores gastan horas y horas en criticar haga lo que haga. Aunque salga tapada hasta los tobillos será vituperada.

4. ¿Ha comenzado una tradición televisiva?

Toda esta aureola de pasiones que desprende Pedroche, sobre todo en las redes sociales, pueden convertir a la presentadora en un nuevo referente televisivo del cambio de año. Cristina Pedroche ya parece tener asegurado su balcón en la Puerta del Sol para el próximo 31 de diciembre. ¿Qué se pondrá entonces? El problema no es qué se pondrá, el problema estará en los ojos de quienes mirarán solo para ver lo que se pondrá y poder atacar luego. Porque a la hora de consumir la televisión de hoy: sobran susceptibilidades, falta humor.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que nos enseñó la tele en 2015

Las tres mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Audiencias Nochevieja: TVE arrasa y el efecto Pedroche da a Antena 3 sus mejores uvas en 11 años

El efecto Cristina Pedroche ha sido efectivo. Antena 3 ha amplificado su audiencia gracias a la expectación por descubrir el vestido. 15.4 por ciento de share y 2.044.000 espectadores siguieron las campanadas por la cadena principal de Atresmedia (el año pasado esta emisora sólo congregó un 8,5 por ciento del share y 1.212.000 fieles. Aunque la cadena líder indiscutible de la noche sigue siendo La 1, que arrasó como es habitual.

La audiencia eligió mayoritariamente la tradición de La 1 de TVE: el canal con mayor despliegue técnico y humano en la última noche del año. 40.8 por ciento de share y 5.396.000 espectadores pusieron su mirada en la seguridad de Ramón García y Anne Igartiburu. Llegando  al 47.5 por ciento de share y 6.484.000 seguidores en el minuto exacto de las campanadas (mejor share de los últimos 4 años pasado -en 2015 se congregó a un 45,6 por ciento de la audiencia con más de 6,5 millones de personas frente al televisor-).

La 1 sigue siendo referencia y las privadas en busca de la segunda plaza intentan llamar la atención a través del boca a boca que surge de las redes sociales. De ahí que los chicos de Cámbiame, que daban las uvas en Telecinco, jugaran con su rompa interior. Y el público fiel de Telecinco no les falló con 13.3 por ciento de share y 1.754.000 (igualando casi el dato del año pasado, donde los protagonistas de El Chiringuito de Pepe alcanzaron un 13,6 por ciento de share y 1.957.000 y se consolidaron como segunda opción tras TVE), pero en estas campanadas ni la lencería y ni la fidelidad de los fieles de Telecinco (valga la redundancia) han sido suficiente para desbancar la curiosidad por el Pedrochismo, quedando en tercera posición.

Pedroche ha sido el arma con la que Antena 3 ha logrado adelantar a Mediaset en el cambio del año. Su mejor dato en 11 años, desde el fervor por Aquí no hay quien viva en 2004. Objetivo cumplido por la dirección de la cadena. Sin embargo, esta estrategia ha hecho pupa a La Sexta que, después de alcanzar máximo histórico el año pasado con Frank Blanco, Cristina Pedroche y sus famosas transparencias (con un 9,7 por ciento y un seguimiento de 1.309.000), ha caído estrepitosamente con la propuesta de dar la bienvenida a 2016 con Chicote y Andrea Ropero. De hecho,  la cadena verde se ha hundido con sólo 3,6 por ciento de share y 483.000 fieles.

Atresmedia quería reunir público en Antena 3, el buque insignia del grupo lo necesitaba: ha sido su única propuesta relevante de unas Nochebuena y Nochevieja que ha rellenado con mucha reposición. Parece que la cadena naranja ha tirado la toalla y ha perdido la oportunidad de aprovechar la potencia simbólica de unas fechas tan importantes, en las que con una buena programación especial se amplifica la imagen de marca como referente televisivo. Lo tenía fácil, pues cuenta con productos identificables por el espectador que pueden producir especiales-acontecimientos. Como Tu cara me suena. Antena 3 debe superar su desgana en fechas señaladas con el refrito del refrito. Una desgana que probablemente surge porque saben que esa noche es historicamente de TVE. Aunque con una oferta competitiva eso ya no está tan asegurado.

JOSÉ MOTA TAMBIÉN ARRASA

Esta Nochevieja el público valoró, un año más, la capacidad de producción de La 1. El especial, muy cuidado, de Jose Mota lideró con un alto 32,2 por ciento y Feliz 2016, la fiesta musical posterior un 32,5 por ciento. También logra buenos datos el excelente especial de Cachitos de hierro y cromo. Todo un valor añadido que divulga la creativa (y valiosa) historia de la televisión española. Mientras que La noche en Paz, la gala de José Luis Moreno en Telecinco, se queda en segunda opción del fin de año con un 13,4 por ciento. Aunque muy por detrás de TVE, se mantiene en sus datos y en su formato previsible: la noche de fiesta de Moreno de siempre.

Ganó el despliegue y elegancia de TVE, pero estas uvas de 2016 evidencian los derroteros que ha emprendido la retransmisión de las campanas para conseguir la segunda plaza de las audiencias: el golpe de efecto carnal en busca del trending topic mundial. El sexo siempre ha sido un motor televisivo. Otra cosa es que nunca será el único motor televisivo.

> Transparencias y ropa interior: así han retransmitido las campanadas de 2016 las cadenas españolas de TV

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La evolución de las campanadas de fin de año en TVE

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

La familia que se hizo viral con su reacción en las no-campanadas de Canal Sur se come por fin sus uvas (VÍDEOS)

El pasado año se quedaron compuestos y sin uvas. Pero no importó. Decidieron compartir el auto-vídeo que inmortalizaba su cara de asombro ante las campanadas interruptus de Canal Sur. “Abuelo, pon Telecinco”

2015. EL ASOMBRO

Han pasado doce meses y esta familia, que se hizo viral con su reacción antes las no-campanadas, se ha redimido. Este vez, Canal Sur no ha fallado. Y, en esta entrada de 2016, han podido comerse las doce uvas. Todas. Enteritas. Y han vuelto a grabarse, manteniendo incluso el mismo encuadre. Eso sí, los comensales han aumentado.  Consecuencias de la fama cibernética…

2016. EL APLAUSO

Así son los tiempos de la multipantalla en los que la más poderosa realidad, la realidad incontrolable e imprevisible, surge espontáneamente desde las redes sociales, adelantando a la televisión tradicional. Los propios usuarios son creadores de contenidos, a veces contenidos imparables. Ha cambiado la cadena de producción audiovisual, pero no la esencia: el triunfo de lo ingenuamente genuino.

> Transparencias y ropa interior: así han retransmitido las campanadas de 2016 las cadenas españolas de TV

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La evolución de las campanadas de fin de año en TVE

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

La evolución de las campanadas de fin de año en televisión (VÍDEOS)

TVE lleva más de cinco décadas retransmitiendo las tradicionales campanadas de fin de año desde la Puerta del Sol. En todo este tiempo, han pasado muchos profesionales de la televisión por esta emisión que reúne frente al televisor a toda la familia.  Martes y Trece, Cruz y Raya, Marisa Naranjo, Javier Sardá, Ana Obregón, Carmen Sevilla, Joaquín Prat, Paloma Lago, Raffaella Carrá, Carmen Maura, Anne Igartiburu… la lista de presentadores es larga, aunque hay uno que se lleva la palma: Ramón García, que nos ha dado las uvas 15 veces y que esta Nochevieja celebra su veinte aniversario desde su primera vez en Sol.

Pero las Campanadas por la tele no siempre han sido igual. Ha pasado por tres etapas diferenciadas, ¿cuál será su próxima evolución?

PRIMERA ETAPA. La voz… y el reloj

En los primeros tiempos, el despliegue técnico de TVE se limitaba a la señal del reloj de Sol. De hecho, el presentador no salía en cámara. Simplemente se escuchaba su locución. Era una mera voz en off que describía aquello que se veía en la Puerta del Sol. Aunque pasaron voces con mucho carisma, a las que esperaba una larga trayectoria televisiva de éxito, como Javier Sardá y el Señor Casamajó. El show entrañable empezaba a contagiarse en las uvas:

SEGUNDA ETAPA.  El caos… desternillante

Y por fin, los presentadores salieron al balcón con sus mejores galas. La emisión ganaba calado televisivo, aunque era un cierto caos, pues el jolgorio de la plaza impedía escuchar los cuartos y las campanadas. De ahí el lío de Marisa Naranjo. Por suerte, llegaron Martes y Trece para revolucionar la emisión con su magistral instinto del show. Sus campanadas fueron las más imprevisiblemente locas, aquellas que se olvidaron de las solemnes presentaciones institucionales, esas que caen en todos los tópicos, y se atrevieron a reírse de todo. Incluso de la estampa del cambio del año. No podía ser de otra manera. La emisión más desternillante de la historia de las uvas:

TERCERA ETAPA. Complicidad institucional

Y luego llegó Ramón García: el presentador de referencia de las campanadas. Él fue pionero, junto a profesionales de TVE, en revolucionar la presentación de las campanadas para que el espectador no se perdiera y simplemente con un golpe de vista entendiera los pasos a seguir para no atragantarse en el cambio del año. En su etapa, se terminó con una retransmisión caótica y se estructuraron los tipos de planos para diferenciar la bajada de carillón (con un plano descendente de la bola dorada), los cuartos (con un zoom que se acerca al reloj) y las campanadas (con un plano corto del reloj). Esta fórmula se sigue utilizando aún hoy: es la más efectiva a nivel visual y, desde entonces, ningún presentador se ha perdido. Recordamos la primera vez de Ramontxu, que cumple este jueves 20 años:

¿Y el futuro?

El porvenir de la emisión del cambio de año de TVE pasa por otorgar más movilidad a la realización de la emisión. Pasar de los tradicionales planos fijos (con zoom) para incorporar más movimientos de cámara: desde el balcón pero, también, desde el interior de la plaza. A pie de calle, con la gente, un ámbito que aún no se ha explorado. Porque toda la Puerta del Sol es el plató de la gran emisión del año, no sólo la azotea donde se sitúan los presentadores. Además, aún se puede integrar más y mejor el histórico reloj con propuestas tecnológicas. Así se logrará realizar un programa más integral, que genere un acontecimiento más visual con el que contagiar mejor el fervor de la fiesta del cambio de año gracias a la ayuda de las artimañas de la tele. Esas artimañas donde (casi) todo es posible.

REVIVAL  > 4 excéntricas canciones con las que TVE nos felicitó el Fin de Año

A FONDO La gran mentira de TVE

@borjateran

> MÁS ANÁLISIS SOBRE TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

¿Cómo impulsar el Canal 24 Horas?

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Fran Llorente, el hombre que cambió los Telediarios de TVE

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies