‘El secreto de Puente Viejo’: la crisis de vivir en horario infantil

Como ya sucediera con Sálvame, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha puesto el foco, ahora, en la serie estrella de las tardes de Antena 3, El secreto de Puente Viejo.

En determinados capítulos de esta exitosa ficción, según la CNMC, hay tramas que”incurren en supuestos de violencia física, psicológica o doméstica o de graves conflictos emocionales o situaciones que generan angustia”. Vamos, el culebrón de toda la vida.

Porque El secreto de Puente Viejo es un culebrón. Como los que emitió durante décadas TVE en sus tardes, en la misma franja. Y ahí reside el problema: se emite a partir de las cinco de la tarde. Un horario que, como sucede con Sálvame, está protegido para la infancia. No se pueden, por tanto, emitir contenidos no aptos para menores de 12 años.

Entonces, ¿qué sucederá con la serie?, ¿desaparecerá?

No desaparecerá. Sólo deberá rebajar sus tramas y conseguir el equilibrio justo -entre obligación y emoción- para mantener su elevada cuota de audiencia fiel. Por tanto, nada de secuestros o violencia física, psicológica o doméstica. El competidor directo de Puente Viejo, Sálvame, también ha tenido que adecuar temáticas, aunque con la diferencia de que la producción de Antena 3 es una ficción. Para solventar la crisis, el programa de Telecinco se inventó dos versiones de Sálvame: Naranja y Limón. Diferenciando, así, el tramo más agresivo del más dulce. El espectador casi ni nota el cambio, sólo se modifica la calificación de edades.

La protección a la infancia en televisión es fundamental. Hay contenidos televisivos nocivos para los más pequeños y que se han emitido en horario infantil. Pero ¿cuál es el límite? ¿Una serie con decorados de cartón-piedra y unos actores peripuestos hablando en tono de época afecta a algún niño?  Si los chavales de hoy son maestros de la televisión online donde se puede ver todo a la carta en cualquier momento, ¿por qué existen franjas de superprotección en la actualidad?

La franja de superprotección de la infancia ha quedado obsoleta y estancada en clichés que no van al fondo del asunto: promueven la prohibición creativa en vez de la educación para que no se reproduzcan roles perversos. Por suerte, los niños de hoy saben diferenciar cuando es una serie y cuando es la realidad. Es más, van directos a los canales hechos por y para ellos. Como Clan TVE. No les interesan los contenidos adultos.

Los límites deben de estar en la honestidad y no en poner trabas encorsetadas a la creatividad. Porque de poco sirven ya los horarios protegidos en estos tiempos de móviles, tablets y ordenadores. La superprotección a la infancia tiene mucho de hipocresía en un mundo cargado de impactos visuales donde los padres son los que tienen la última y verdadera responsabilidad sobre lo que ven sus hijos, más ahora que existen numerosos canales, plataformas y webs entre los que elegir.

Pero es más fácil culpabilizar a la televisión, mientras nos olvidamos de lo más esencial en esta cuestión: la importancia de la educación, la importancia de fomentar valores desde la familia y dotar de herramientas a los niños para consumir los medios de comunicación de forma crítica. La importancia de enseñarles, incluso, que se puede apagar la tele.

> Así engancha al público ‘El Secreto de Puente Viejo’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Anterior Next Post

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies