‘Ella baila sola’: cómo gestionar los egos en un videoclip rupturista

Marta y Marilia. Marilia y Marta. Ella baila sola nos marcó. Sus primeros trabajos fueron brillantes. Cada tema era un éxito con una carismática personalidad que, además, conectaba con el sentir de su generación. Lo echamos a suertes, Amores de barra, Y Quisiera, Cuando los sapos bailen flamenco…. perviven con fuerza en la memoria colectiva.

Pero el dúo madrileño, como tantos dúos, terminó por separarse. Como el fin de un traumático noviazgo. Como una tóxica ruptura sentimental.

Cuenta la leyenda (nos gustan mucho las leyendas) que, en su último videoclip, ambas ya mantenían una guerra abierta que obligaba a que cada una tuviera el mismo número de planos y con idéntico tipo de encuadre. Ni el minutaje de los candidatos a las elecciones en los informativos de TVE, vamos.

Pero, tras realizar un arduo trabajo de contar planos, podemos derribar el mito (Marta, siéntate) porque en los instantes finales de su vídeo de despedida, Cómo repartimos los amigos, se termina colando un plano más de Marilia. Marilia win Marta. 13 planos versus 12 planos.

Anterior Next Post

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies