Browsing Tag

Tu cara me suena

‘Sálvame Deluxe’ pierde frente ‘Allí abajo’: el liderazgo de Telecinco en los viernes se complica

Allí Abajo ha regresado líder y marcando el mejor regreso de ficción de la temporada con un 20.5 por ciento de share y 3.662.000 espectadores. Y ha sido en viernes. Otro mito derruido: una serie también puede triunfar en viernes.

Tras años en los que las cadenas nos hicieron creer que la primera noche del fin de semana ya era sólo territorio de los dramas de la crónica del corazón, el estreno de Tu cara me suena frente a Sálvame evidenció que, de nuevo, se había instalado una percepción falsa. El público también está los viernes en casa, deseoso de consumir otro tipo de televisión más allá de los polígrafos.

Pero las cadenas abandonaron esa franja, pues en plena crisis contaba con menor fuerza publicitaria que otros prime times. Ese fue el principal motivo de la disminución de producción propia en los viernes, propiciando que varios millones de espectadores desaparecieran en esa noche del mapa de los audímetros. Apagaban el televisor o se diluían por cadenas temáticas. Se sentían huérfanos de programación española.

Lejos quedaban aquellos grandes datos de cuota de pantalla que cosechaban en viernes formatos como ¿Qué apostamos?, El Grand Prix del Verano o los especiales de Cruz y Raya, que rompían audiencias millonarias. Y es que en los viernes, la noche de la televisión familiar por excelencia, ya sólo se visualizaba la polémica rosa de Sálvame Deluxe. “Es lo que el público quiere ver”, sentenciaban algunos. Aunque, en realidad, el público siempre elige entre la oferta que existe.

Y ahora Antena 3, después del fervor por Tu cara me suena, ha decidido seguir creyendo en los viernes con una serie de la talla de Allí Abajo. Con este movimiento, el liderazgo de Sálvame se resquebraja, aunque el programa de Jorge Javier Vázquez sigue manteniendo sus datos de siempre. Incluso en jornadas con tanta competencia como la de ayer, en la que también regresó Jose Mota a La 1 (con menor repercusión 11.4 por ciento y 2.134.000, por la baja capacidad de promoción de la actual TVE)

Porque la llegada de la excelente comedia Allí Abajo, el estreno antes del programa de Susanna Griso (Dos días y una noche) y la vuelta de Mota no han restado seguidores a Sálvame Deluxe, que mantiene su fortaleza y un público tremendamente fiel. De hecho, anoche cosechó un excelente 19.9% y 2.341.000 espectadores, arrasando en el late night.

Pero lo que Telecinco sí ha perdido es el liderazgo. Y Mediaset quiere ser líder. Así que se prometen movimientos en una noche de los viernes que estaba demasiado estancada. Una noche que ejemplifica la pluralidad de audiencias de España: aquellos enamorados del espectáculo del corazón y otras vísceras no son los únicos que disfrutan la televisión.

> Tres mentiras instaladas que ha derribado el éxito de ‘Tu cara me suena’ en viernes

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la TV en 2016

Mónica Naranjo: los daños colaterales de abandonar un programa como ‘Tu cara me suena’

Tras una exitosa carrera musical, los espectadores descubrieron el carisma televisivo de Mónica Naranjo gracias a Tu cara me suena. El talent show de imitadores fichó a la cantante como miembro del jurado en 2011. Y sorprendió su carisma. Naranjo jugó, entró al trapo, emocionó. En definitiva, brilló con su personalidad propia. Estaba en el programa perfecto para ello.

Sin embargo, tras la edición “mini” (con niños) de Tu cara me suena en 2014, Naranjo decidió abandonar el formato que le había dado la gran oportunidad televisiva. También Antena 3, la cadena que incluso apostó por ella para conducir un programa en solitario: ¡A bailar!. Cambiaba el gran espectáculo de TCMS por otro talent, Pequeños Gigantes de Telecinco, con menor capacidad de producción.

La noticia sorprendió en las redes sociales, determinados tuiteros hasta intentaron explicar a la artista que se equivocaba con la decisión. Y es que Naranjo desprende un fervor popular que sólo logran las grandes divas. Ella lo es. Con creces.

Pero se fue. Y empezó la nueva temporada de Tu cara me suena, la edición número cuatro. Entonces, ciertos gurús televisivos pronosticaron que el show de Antena 3 iba a sufrir la ausencia de la artista del Sobreviviré. Se equivocaban. Olvidaban que casi nadie es imprescindible en la pequeña pantalla.

Tu cara me suena regresó con decorado nuevo, más espectacular, con nuevo casting, más VIP y empático, y con nuevo jurado, incorporándose Shaila Dúrcal y Lolita. Rápidamente, la hija de Lola Fores hizo que los fieles del programa se olvidaran de la Naranjo. Porque transmitía una energía muy positiva en las galas.

El perfil de diva apoteósica en el jurado daba paso a otro: el de la artista campechana. La espontaneidad de Lolita se transformaba en uno de los grandes ases en la manga de la temporada de Tu cara me suena.

Porque Lolita es como de la familia. Aporta un valor nostálgico en los adultos y despierta inquietudes en los jóvenes. No duda en compartir su vida y la de los suyos con la audiencia, contando sus ¡anécdota, anécdota! a través de una apasionante precisión de detalles (nombrando lugares icónicos, artistas inolvidables, vivencias únicas), lo que se traduce en un aliciente extraordinario para el encanto del formato. Engancha, te deja pegado al televisor y emociona. Al fin y al cabo, ella es parte intrínseca de nuestro país, de la cultura popular. Como su madre.

Los pronósticos, por tanto, fallaron. Como tantas veces. Y Tu cara me suena no echó de menos a Mónica Naranjo. Al contrario, creció sin ella. Así es la tele de injusta. Mientras, en esta última temporada, Pequeños Gigantes ha pasado más desapercibido, con peores audiencias que en la primera edición. Además, las finales fueron ensombrecidas al ser enfrentadas a los mediáticos debates electorales. Tampoco brilló el especial navideño con un pobre 14.2 por ciento de share y 1.628.000, mínimo de seguidores.

En cambio, Tu cara me suena ha disfrutado de una de sus mejores temporadas, arrebatando el liderazgo de los viernes a Sálvame Deluxe y demostrando el poderío de la dirección artística de los creadores del formato, Gestmusic, la gran productora española de espectáculos de entretenimiento a nivel global (realización, puesta en escena, sonido, selección musical…). De hecho, TCMS ha terminado con 3.807.000 espectadores y un 25,7 por ciento de cuota. Muy diferente a la evolución de Pequeños Gigantes que, con estos resultados, ve como su renovación está en el aire. Los talents con niños ya sufren cierto desgaste.

Hace unos días, Mónica Naranjo regresó a Antena 3. Fue a divertirse a El Hormiguero. De nuevo en Atresmedia, brilló y disparó los shares de audiencia hasta el 18,2 por ciento, récord para esta etapa. Estaba en el contexto adecuado: porque una artista deslumbra mejor si también deslumbra la creatividad de los contenidos que envuelven su presencia.

La televisión es así. Es un trabajo de equipo y contextos. Y Mónica Naranjo ha sufrido los contextos, mantiene intacto su carisma y poder mediático, como ha demostrado su paso por El Hormiguero. Pero necesita un nuevo buen contexto, un formato que esté bien articulado para resplandecer. Porque la imaginación del equipo de Tu cara me suena era un contexto idóneo para el triunfo de Naranjo, sacando su lado divertido. Porque las ideas de Pablo Motos en El Hormiguero, también. Sin embargo, Pequeños Gigantes no ha contado con los mimbres para que destacara más allá de un perfil de artista intensa y sin posibilidad de evolución en cada programa. Tampoco se dieron las circunstancias adecuadas en ¡A bailar!. Naranjo necesita un buen formato que sepa exprimir su carisma televisivo. ¿Lo encontrará regresando al área de entretenimiento de Atresmedia? ¿O su próximo golpe de efecto pasará por las rojas sillas giratorias de La Voz?

> Los motivos televisivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que no se vio por la tele de la final de ‘Tu cara me suena’

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Tu cara me suena’, su secreto del éxito

 

Ruth Lorenzo gana ‘Tu cara me suena 4’: nos infiltramos en la final con móvil (y filtros de Instagram)

  • Lo que no se vio por la tele de la final de ‘Tu cara me suena’, que lideró con récord absoluto de audiencia  (25.7 por ciento de share y 3,8 millones de espectadores).

La cuarta edición de Tu cara me suena ya es historia. Y Ruth Lorenzo se ha proclamado vencedora, con su emocionante versión de Jennifer Hudson. Una actuación que ejemplifica el éxito televisivo del formato de Gestmusic y Antena 3: el regreso a la esencia de la televisión. La televisión que sorprende a través de la experiencia de la creatividad visual, donde se cuida tanto el fondo como la forma. No se improvisa. Se crea.

Porque Tu cara me suena no sólo se ha conformado con realizar imitaciones y gags de humor, sus motivos del éxito van más allá (análisis claves del éxito), pues el talent show se ha esforzado por contar una historia que no se queda en lo obvio.

Y para sentirlo en primera persona, nos hemos infiltrado en la gala final del programa, móvil en mano, para fotografiar lo que no se emite por la tele.

Así se ve la trastienda de Tu cara me suena con filtros de Instagram.

Pantallas, y más pantallas. Es el alma de Tu cara me suena, donde están los directores del programa, Laia Vidal y Tinet Rubira. Desde aquí trabajan durante cada programa. Son los artífices del formato de entretenimiento español más vendido fuera de nuestras fronteras.

– El público lo vive. Uno de los grandes aciertos de Tu cara me suena está en que el público es de verdad. No son figurantes contratados (y pagados) para aplaudir como autómatas. Obligados, la desgana se termina transmitiendo en pantalla. En Tu cara me suena, en cambio, existe un departamento de público, liderado por Víctor Sanz (en la foto de abajo), que cuida a una audiencia real, que va al plató, como antaño, para vivir la experiencia. Y lo disfrutan, lo viven y lo celebran. Participan, como una gran fiesta. Y el programa incluso cuando es grabado se rueda del tirón, para que la grada lo sienta como si fuera directo. Su murmullo, su risa, su emoción se contagia a través del televisor.

-WC. Pero, eso sí, como bien se recuerda al entrar al plató… antes ir al servicio, por favor, que luego es complicado escaparse al baño…

– El showman en la sombra. También con el público está Mateo Vergara, el animador que se encarga de que los convidados de la grada aguanten la gala con la ilusión que merece. Su humor convierten en otro show paralelo los previos de la emisión y las pausas para publicidad.

-Los trapitos. La transformación de los concursantes es uno de los ases en la manga más evidentes de Tu cara me suena. El almacén de vestuario del programa está plagado de zapatos, vestidos y, por supuesto, tampoco faltan los trajes con relleno. Mucho relleno.

– El verdadero ‘clonador’. Una planta más arriba, la responsable de caracterización de Tu cara me suena dibuja a Jennifer Hudson en el cuerpo de Ruth Lorenzo. No es un trabajo sencillo, se prolonga durante largas y esmeradas horas. Al fondo, Arturo Valls mutándose en la piel del particular Aless Gibaja, uno de los números más celebrados de la noche. Nos gusta lo delirante. Está claro.

– Ballet azucarado. Mientras tanto, en la sala de ensayo de los bailarines, los fans han traído unos dulces con las caras pintadas de los miembros del ballet. Y es que esta edición de Tu cara me suena ha sido muy azucarada. Sólo hay que ver el índice de tartazos de Silvia Abril. Imprescindibles ya en el show, porque el humor infantiloide siempre es un buen aliado si es travieso y se ríe de sí mismo. Abril lo ha hecho con su imparable instinto del espectáculo, sin tregua, durante toda la duración de cada gala.

Silvia Abril brilla, dentro y fuera del plató. No es de esos cómicos que se apaga al bajarse del escenario, también derrocha una energética espontaneidad entre bambalinas. Allí por donde pasa, fluye la naturalidad. Su comedia inteligente entiende las necesidades del medio y, no menos importante, del propio espectador. Aquí, Abril en pleno proceso de plantarse la peluca azul de Shakira:

 

– Contró. El control de realización es el corazón escondido del estudio. Desde la Unidad Móvil, y a los mandos del realizador Ferran Armengol, se maneja la coreografía de imágenes y planos de cámara del programa. Un engrasado trabajo en equipo que logra una factura visual limpia, fluida y armónica.  Fruto de horas de ensayo en las que se mide bien la coreografía de planos para que el espectador no se pierda (casi) nada. Porque la mejor improvisación surge del ensayo.

-El gallinero. En lo más alto del plató, se esconde sonido, pantallas (proyecciones) e iluminación, dirigida por Germinal Torremocha. Su diseño de luces es vital para crear un envoltorio especial a cada actuación.

-Se cierra el televoto. Y Ruth Lorenzo ganó. Y cantó. Y Silvia Abril lanzó tartazo a Carlos Latre. Y se terminó la emisión, pero en plató ya sin cámaras continuó la emoción:

-El corrillo. La ganadora respondiendo preguntas de la prensa. Un clásico.

-El desierto. Rápidamente el plató se vacía. Son más de las dos de la mañana. La limpiadora barre el confeti. El silencio se apodera del decorado, que hasta sólo unos minutos acogía una gran celebración. Así es la televisión. La adrenalina se esfuma en el mismo instante en el que se apagan las focos. Pero la magia continúa.

> Los motivos televisivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

@borjateran

Fotos Borja Terán

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Tu cara me suena’, su secreto del éxito

 

 

Los 6 tipos de apoteósicos tartazos de Silvia Abril (VÍDEOS)

El magnetismo de un tartazo es inquebrantable. Es uno de los elementos básicos de la comedia clásica más inocente, esa comedia que conecta con la corrosión de la incontrolable carcajada del espectador. El pegajoso tartazo, por tanto, no pasará de moda.

Y Silvia Abril se ha convertido en la musa del tartazo. Lo ha hecho con sus ya esperados lanzamientos de tartas en Tu cara me suena que, en esta temporada de éxito, han existido para todos los públicos: por sorpresa, con premeditación e incluso inventando el selfie-tartazo. O, lo que es lo mismo, estampándose a sí misma el pastel. No es nada nuevo, y es que esta afición de Abril ya viene de lejos. Como sus caídas y tropezones.

Es lo que tiene llevar el instinto del show incorporado, Silvia Abril no teme ningún pringue. Todo sea por entregar al público esa pasión por el espectáculo sin complejos ni remilgos.

1. TARTAZO POR AGRADECIMIENTO

2. EL AUTO-TARTAZO

3. EL TARTAZO BOOMERANG

4. EL TARTAZO REVANCHA (EN PLENA APOTEOSIS MUSICAL)

5. EL TARTAZO POR SORPRESA

6. EL TARTAZO POR AMOR

> Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

@borjateran

Foto José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Ruth Lorenzo por los aires: así ha sido la emocionante imitación de Pink en ‘Tu cara me suena’

  • ‘Tu cara me suena’ lo más visto de los viernes (22.4 por ciento y 3.372.000), por encima de ‘Sálvame Deluxe’ (20 por ciento de share y 2.510.ooo).

Lo ha vuelto a hacer. No existen límites para Ruth Lorenzo. Con la dificultad añadida de una compleja emisión en directo, la murciana se ha atrevido a versionar un número aéreo de Pink de los Grammys 2010 en Tu cara me suena.

Un espectacular juego aéreo que Lorenzo y el talent show podían haber realizado en las galas grabadas del programa. Pero no, han esperado a la primera semifinal del concurso, en riguroso directo. De esta forma, se ha coronado la artista como primera semifinalista de la actual edición de Tu cara me suena.

Y todo mostrado con una realización visual impecable. No sólo en este número con voz (y sábana) en directo, también durante todo el programa. Un show global en música, puesta en escena, iluminación y autenticidad.

Y esa autenticidad se transmitía en los minutos finales, cuando tanto Silvia Abril como Ana Morgade se emocionaron mientras observaban repetir el número a Lorenzo, que promete convertirse en viral.


 
Lorenzo ha aprovechado su paso por Tu cara me suena para seguir demostrando su arte. Ya lo hizo en Eurovisión, con un brillante Dancing in the rain, también en su constante e intensa promoción discográfica. Pero, además, en Tu cara me suena, la intensidad ha dado paso a una Ruth empática, que demuestra uno de los grandes valores de la televisión: el talento fruto de la constancia, ensayo, riesgo e ilusión.

Y el programa, como no podía ser de otra manera, terminó en tartazos. Pero eso ya es otra historia.

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’ (VÍDEOS)

Tu cara me suena ha llegado a su recta final: han arrancado los programas en directo. Más show, por tanto. Porque al espectáculo habitual se une la imprevisibilidad de una gala que se emite en vivo y sin red. Además, el público puede votar desde casa. La apoteosis para una temporada que ha sido la mejor del formato de Gestmusic Endemol para Antena 3, por la fusión, con inteligencia, de los siguientes aciertos televisivos.

Luz, color y diversidad

En esta edición, Tu cara me suena ha reinventado su decorado. Más amplio, más moderno, con más posibilidades escénicas a través de la iluminación y grandes pantallas, que están integradas en un plató que mantiene la identidad del formato de siempre. Un escenario que es diferente, pero en el que se reconoce la esencia del anterior. Además, el decorado ocupa los 360º del estudio: no tiene ningún vacío escénico y sí cuenta con muchas entradas y salidas, ideales para que sucedan situaciones, como en las sitcoms, llenas de puertas, perfectas para interactuar y crear vuelcos de guion.

Una escenografía que se adapta a cada actuación. Tu cara me suena intenta crear un evento de cada imitación, mimando la puesta en escena. No sólo se intenta copiar el número del artista original, también se enriquece cada escenografía, sin temor a apostar por la imaginación a la hora de convertir incluso temas sosos en actuaciones con una trama muy entretenida. Desde la utilización de hologramas para reunir duetos imposibles o hasta, por ejemplo, mejorar la actuación original de Nena Daconte que dio vida Ana Morgade, donde se creó un gag. Pero un gag que no se quedó a medias y fue creciendo durante todo el número hasta acabar en alto. Porque la mejor televisión es la que exprime las situaciones hasta las últimas consecuencias. Incluso “cargándose” un cámara. El equipo de TCMS transforma números previsiblemente estáticos en una explosión de televisión.

Escenario vivo

En Tu cara me suena es tan importante lo que se ve como lo que no se ve. La realización está al quite. El espectador no se pierde nada, las imágenes están medidas para narrar sin obstáculos una historia. Y esto conlleva tiempo de preparación y ensayo. También a la hora de mostrar la función del ballet. Los bailarines no son parte del decorado, aportan mucho. Sus coreografías no se quedan en el tópico y van más allá. El cuerpo de baile otorga un valor añadido al show con su capacidad de interpretar. Porque son intérpretes. No son meros figurantes, son personajes protagonistas del show. También ocurre con los músicos, que son músicos de verdad. No aporrean los instrumentos como si estuvieran en una función de instituto. Y a esto se suma el público en la grada, que se le escucha, se le siente, no es de agencia pagada: está vivo, lo disfruta y se nota.

Cultura musical

Tu cara me suena no se queda en el repertorio predecible. Existe cultura musical en la selección de las canciones, realizando un viaje constructivo por iconos de la música del ayer, hoy e incluso del futuro. La audiencia puede cantar muchos temas, pero también se lleva la sorpresa y descubre artistas que tenía olvidados o desconocía por edad.

Comparaciones (casi) odiosas

La ventana que aparece en una esquina de la pantalla con la imitación original del artista es importante como referencia para el espectador. El programa la sabe aprovechar para, además, recalcarnos el esfuerzo del protagonista en la búsqueda de clavar gestos, coreografías o movimientos que tiene muy estudiados. Otra arista fundamental del programa es el cambio de look de los concursantes. El maquillaje y vestuario son importantes hasta cuando se atreven a desconcertar al personal disfrazando a Ángel Llàcer de culebra.

Cercanía cómplice

Uno de los grandes aciertos de esta temporada es Lolita, que es como una más de la familia. Los jurados con divismos, un rol también muy televisivo, han evolucionado hacia la cercanía de la artista todoterreno que no teme compartir pasajes de su vida. Al contrario, los cuenta con una minuciosidad de detalles que conquistan a una parte de la audiencia que quiere saber más. Lolita, Shaila, Latre y Llàcer se complementan a la perfección, cada cual tiene su función y sus egos no se solapan. Y el público grita anécdota, anécdota. Quiere saber más batallitas de Lolita, un personaje que impulsa el interés de un formato que abarca un multitarget sin que se note demasiado. Artistas para casi todos los gustos. Unos artistas que unen generaciones frente al televisor. Todos aprenden de todos. Del pasado y el futuro.

Casting de qualité

Este año, el casting no ha caído en la idea básica de contar con concursantes que ni cantan ni imitan ni se les entiende y que, al final, solo entorpecerían el transcurrir del programa. Sin participantes chunguitos, Tu cara me suena ha ganado consistencia. Es un espectáculo donde tan importante es el humor como la capacidad de realizar show con perspectiva. Y este año todos son artistas con perfiles y edades complementarios, sí, pero todos con instinto curtido a base de esfuerzo. Se toman en serio el programa, ensayan, evolucionan y luego en plató juegan, manteniéndose despiertos durante todo el programa. De principio a fin. Cada uno en su disciplina, crecen como artistas y el público se siente partícipe de sus logros.

Running gags

En Tu cara me suena no se quedan en la simple actuación. El programa narra una historia espontánea en la que se lanzan constantes guiños al espectador. Incluso a través de running gags, que van salpicando la escaleta. Comedia en estado puro. Bromas que se repiten con instinto del espectáculo y que la audiencia espera con ansias. Los tartazos de Silvia Abril, los piques entre Llácer y Lolita, las anécdotas de Lolita… Es como una reunión de amigos desenfadada con sus gamberradas, con su punto infantil, pero también con su inteligencia de entender el entretenimiento televisivo como un show global en el que la mejor emoción se construye a través del buen rollo.

Finales en alto

Los finales de los programas en nuestra televisión ya parecían no importar. Nada. Entraba el copyright y fuera. Adiós. A otra cosa. Pero en Tu cara me suena se cuida la esencia gamberra del show hasta el último segundo. Te quedas pegado a la pantalla a la espera de ver qué maquinan los concursantes para arropar al ganador de cada gala. Aguantas con expectativas del plano final. Porque, como en una buena serie, los finales son importantes. Hay que acabar en alto. Hay que terminar en chimpún.

Cambiar manipulación por ilusión

A diferencia de la mayoría de grandes formatos televisivos actuales, en los que se intenta prefabricar cada instante forzando la emoción, Tu cara me suena es un programa vivo que cree en la inteligencia de su espectador. No necesita cebos que vendan tensión, tragedias, lloros, caos y otros morbos en plató. Al contrario, sólo basta un coordinado trabajo en equipo en busca de sorprender a través del mejor arte televisivo: el talento de las ideas cómplices, atrevidas, canallas e ilusionantes. En cada detalle, desde la sintonía inicial hasta el fundido a negro.

‘Tu cara me suena’, su gran secreto del éxito

@borjateran

Fotos José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Shaila Dúrcal: las cualidades de su éxito en ‘Tu cara me suena’

El análisis del éxito del carisma de Lolita en Tu cara me suena ha despertado maliciosos comentarios en las redes sociales. Lectores de Lainformación.com, especialmente el insistente ESCalimero26, han desafiado con que este humilde periodista no es capaz de realizar un análisis defendiendo la posición de Shaila Dúrcal en el jurado del talent show de Antena 3. Acepto el desafío, porque creo fervientemente en que la hija de Rocío Durcal y Junior funciona a nivel televisivo en la presente edición del formato de Gestmusic por cuatro razones contundentes:

1. La mirada vibrante

Durante las imitaciones, los planos de reacción de Shaila Dúrcal transmiten más sensaciones que muchas palabras. Sus ojos brillan, su expresiva telegénica contagia una complicidad emocionante. Te quedas mirando su lenguaje corporal, su mirada propia. No sólo eso, su edad otorga una perspectiva más joven al jurado, que lo hace más interesante y plural.

2. Anécdota, anécdota

Shaila también tiene anécdotas familiares. Como Lolita, pero a otra escala. No obstante, es hija de dos históricos e inolvidables rostros de nuestra música. Rocío y Junior. En este caso, ser “hija de” ha aportado una cierta curiosidad por varias generaciones de espectadores más mayores (un target más fidelizado por Telecinco que no cambiaba de canal). “mira, la hija de ‘la Dúrcal’, qué maja está y qué grande es”, dice un perfil del público. Además, es artista de las de antes, al igual que Lolita lo ha mamado en casa. Como consecuencia directa, no duda en narrar batallitas familiares. En este sentido, también ha visto como diferentes concursantes han imitado a iconos de la música que eran íntimos de sus padres, como Juan Gabriel. Más emoción. ¿Te imaginas a Shaila en Tu cara me suena imitando a su mamá o, mejor aún, a su papá? Sería un momento televisivo explosivo, pues los dos son recordados y reconocidos por las grandes audiencias. Shaila Dúrcal reúne componentes nostálgicos extras que suponen un aliciente muy rico para Tu cara me suena, y que están por exprimir.

3. Experiencia musical

Shaila sabe de música y aporta veredictos constructivos para los concursantes. Su función en el programa es más enriquecedora que la de, por ejemplo, Carolina Cerezuela, que es actriz y desprendía más el rol de una personalidad de estirada estrella estratosférica. Un papel de diva que también es válido e interesante para el show, pero menos empático que Dúrcal.

4. Equilibra el jurado

En televisión hay que tener talento hasta para generar frases hechas. Y en eso Shaila cuenta con sus comodines. “Mi niña”, es su cita favorita. Pero, sobre todo. Shaila es Shaila: aporta coherencia, su ego se complementa a la perfección con el resto del elenco del jurado y equilibra la balanza entre las tramas de los jueces de esta edición. Sin avasallar y, no menos importante, sin generar indiferencia. Shaila está, se ve, se siente, se ríe, padece y entiende el formato. No como Marta Sánchez.

@borjateran

Fotos José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

‘Tu cara me suena’, su secreto del éxito

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Lolita: el éxito del arte sin complejos en ‘Tu cara me suena’

Lolita ha sorprendido como jurado en la actual edición de Tu cara me suena. Aunque lo que no se entiende es que esto asombre a estas alturas, pues su carisma todoterreno no es nuevo en nuestra televisión.

La llegada de Lolita ha revolucionado la mesa de jueces del talent show de Antena 3 y Gestmusic con su rapidez de reflejos, su capacidad para reírse de sí misma y, no menos importante, su predisposición para compartir su vida  y la de los suyos con la audiencia (¡anécdota, anécdota!). Y lo hace con una apasionante precisión de detalles (nombrando lugares icónicos, artistas inolvidables, vivencias únicas), lo que se ha traducido en un aliciente extraordinario en el encanto del formato.

Porque la hija de Lola Flores es como de la familia. Aporta un valor nostálgico al programa, que engancha, te deja pegado al televisor y emociona. Al fin y al cabo, ella es parte intrínseca de nuestro país, de la cultura popular. Como su madre.

Se puede decir que lo ha mamado y en Tu cara me suena nos hace partícipes de esa forma de entender la televisión desde la cercanía, desde la complicidad, desde el saber jugar sin complejos, sin corazas y sin intensos alardes de absurda diva, apostando por el bagaje de su arte de largo recorrido. Sus tablas en televisión, teatro y cine son una garantía infalible.

Lolita está ya por encima del bien y del mal, y ha supuesto un complemento perfecto para Tu cara me suena, para ampliar el multitarget de audiencia del programa pero, también, para quitar prejuicios y despertar inquietudes a los más jóvenes espectadores. Con la absoluta naturalidad que irradia.

Ella puede, ella tiene un instinto arrollador del show, con el que mantiene en alto el interés y congenia con el resto del elenco del formato, con los concursantes, con sus piques con Llàcer y con la luminosidad de la mirada de Shaila Dúrcal. Sin competitividades, sin egos desmesurados, solo entendiendo lo que verdaderamente significa la televisión: dejarse llevar, mojarse, trastear, sentir, entretener.

‘Tu cara me suena’, su secreto del éxito

> Lola Flores, presencia irrepetible en nuestra TV

> El día que Lola Flores machacó a Isabel Pantoja

@borjateran

| Fotos José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Aprende idiomas con Falete (VÍDEO KARAOKE)

Folclórico y políglota. Así es Falete. Ya sabíamos que tenía un arte con arrollador carisma, pero gracias a Tu cara me suena también hemos descubierto que es un gran maestro en idiomas.

Y eso que, en un principio, sólo quería cantar en su lengua materna, el español… aunque, al final, ha sucumbido. Primero con el inglés, a lo discotequera Gloria Gaynor, y esta misma noche con una espectacular clase de francés a través de una versión libre de la magnética Edith Piaf.

Tal vez la pronunciation muy fiable no es. De hecho, inventa alguna que otra palabra. Pero no pasa nada, es Falete. Es más, intentar emular esta actuación es un ejercicio increíble para quitar el miedo a hablar en público otros idiomas.

Con ustedes, el karaoke de Falete reviviendo (y reinventando) a Edith Piaz. No se equivocó tanto, como dijo él mismo “6 o 7 veces”:

Una clase de idiomas que demuestra que encima de un escenario más importante que la pronunciación perfecta es el carisma que va por libre. Y de eso el talento de Faleta va sobrado.

Su sabiduría folclórica también metamorfosea temas icónicos en inglés. Y con coreografía incluida. De hecho, Falena aquí no sólo imita: directamente crea un nuevo tema para los anales de las discotecas underground:

Falete ya es digno sucesor de los grandes divos de nuestra industria musical. Aquellos que enseñaron la importancia de hablar inglés. O lo que se tercie. Especialmente El Príncipe Gitano, que mejoró indiscutiblemente In the Guetto de Elvis Presley. O, como llama él al tema, “Gueibrus in de gueto an de jangaiben, sosi estare el churuan estruit“,

Raphael. Es otro al que hay que hacerle una “revereision, de esas que el canta. Con su Aquarius. En primer lugar, porque lo cantó sumergido en una bandera multicolor gigante.

En segundo lugar, porque él mismo asimila el embrollo y entroduce en la letra del tema “¿anderstanding?“. Así son nuestros divos, incontrolablemente inconmensurables.

‘Tu cara me suena’, su secreto del éxito

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Rosa López brilla en ‘Tu cara me suena’ catorce años después de su debut en ‘OT’ (VÍDEO)

  • ‘Tu cara me suena’ (23,6%) se consolida en el viernes como líder, ganando en la batalla de las audiencias a ‘Sálvame Deluxe’ (19,6%)

Es Rosa López. Aunque no lo parece, porque está caracterizada de Dionne Warwick en la que ha sido una brillante y vibrante actuación en Tu cara me suena. La cantante, así, ha regresado al mismo plató donde comenzó su andadura televisiva en 2001, cuando participó en uno de los grandes éxitos de la historia de la televisión: Operación Triunfo, el reality musical de Gestmusic que batió todos los records de audiencia y reinventó los formatos musicales en prime time.

Un éxito inolvidable gracias a un casting en estado de gracia que empatizó con la audiencia de forma estrepitosa. Y Rosa destacó desde el primer día. Esa ingenua niña de pueblo, con un chorro de voz colosal y que estaba apunto de montar una pollería, conquistó al público por su campechana e identificable forma de ser que enamoró a los espectadores. Su evolución personal y profesional de programa en programa enganchó al share.

Nada volvería a ser lo mismo en la vida de Rosa López. 12.873.000 espectadores, dato que no alcanzaba un programa de TVE desde los años ochenta, vieron como se alzaba como ganadora del primer Operación Triunfo. 

Anoche, Rosa López, Rosa de España, regresó a ese mítico plató desde donde marcó a un país. Se emocionó, no había vuelto a estar en ese lugar. Ahora el estudio tiene otro decorado, ahora en su interior se realiza otro programa. Y ahora Rosa López ha vuelto, una vez más, a demostrar su talento. Esta vez imitando. Incluso, durante la emisión, ha afirmado que no le importaría participar en el formato de Antena 3: “estoy acostumbrada a crecer con el público delante, y no me importaría ser concursante de Tu cara me suena’, dijo Rosa, con su característica cercanía.

Aunque no sólo Rosa ha crecido con el público delante, todos hemos crecido con su talento y su carisma.

Más vídeos en Antena3

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Tu cara me suena 4: debilidades y fortalezas

> Ylenia versus Silvia Abril: las 4 razones por las que la imitación ha mejorado a la versión original

> ¿Ha llegado la hora de resucitar Operación Triunfo?em>

> Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies