Browsing Tag

Rabia

‘Rabia’ marca mínimo de audiencias: el problema de la serie de Cuatro (la historia se repite)

Tras el buen dato de estreno (10.6 por ciento de share y 1.801.000 espectadores), el hundimiento de audiencias de Rabia es una realidad. El público se ha desenganchado de la ficción, que ha bajado a un flojo 5,5 por ciento de share (948.000 fieles).

¿Qué ha pasado? Rabia sufre el problema de gran parte de nuestras actuales series que arriesgan con una premisa ambiciosa, a medio camino entre la ciencia ficción y el suspense:  el primer capítulo arranca con fuerza, existe avidez por historias diferentes y atrevidas, pero después la expectación se desinfla rápido cuando no se logra mantener la emoción graduando bien las tramas, sus clímax y sus giros dramáticos. Al contrario, se estira todo el intríngulis hasta invitar al espectador a marcharse de aburrimiento.

Se intuye que Rabia es de estas series en las que no se ha permitido definir bien una Biblia previa, que dibuje con minuciosidad el arco de la temporada de cada personaje. No ayuda la duración ‘española’ de cada capítulo, tampoco la excesiva iluminación que te saca de la historia, evidenciando los artificios de la puesta en escena low cost.

A pesa del buen elenco de actores y las buenas intenciones, Rabia ha sufrido el síndrome de la producción que, al ir viendo sus episodios, da la sensación de que nunca solucionará lo que propone. Que habrá un final abierto. Muy abierto. Que el espectacular punto de arranque planteado no tiene resolución ni para sus propios guionistas. Ya sucedió con Refugiados de La Sexta, donde poco o nada se supo de los motivos de la teletransportación masiva de ciudadanos del futuro. Ahora, de otra forma y con otro concepto, con Rabia.

Un virus que hay que frenar en nuestra ficción nacional. Su única medicina para paliarlo: no lo ruedes, si vas a dejar al espectador a medias.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

‘Rabia’: los aciertos y errores del ‘The Walking Dead’ español

  • ‘Rabia’ se ha estrenado con un buen 10.6 por ciento de share y 1.801.000 espectadores.

Cuatro ha vuelto a la ficción con un arriesgado proyecto. Se llama Rabia, se estrenó anoche y es algo así como un The Walking Dead a la española con toques de Perdidos. Un virus muta a cientos de personas que se sometieron a un tratamiento experimental para curar sus enfermedades. Los transforma en incontrolablemente seres sanguinarios y terminales. Así que las fuerzas del orden deciden aislar a aquellos que se sometieron al tratamiento pero aún no han manifestado la rabia. No vaya a ser que la líen… Pero un grupo de estos sujetos, potencialmente peligrosos, escapa cuando es trasladado en una especie de bus municipal rumbo a un futuro desconocido. Resultado: huyen, claro, y se esconden en un refugio.

Así arranca una ficción que cuenta a su favor con un nutrido y solvente reparto, compuesto por nombres reputados como Carles Francino, Patricia Vico, Paco Tous, Malena Alterio, Adriana Ozores, Concha Cuetos, Fele Martínez, Elisa Mouliaá o Diego Martínez, que encarna a un agente detrás del caso y que es el descubrimiento de la serie.

Los actores son el ingrediente que destaca en una producción que, innegablemente, cuenta con cierto magnetismo a la hora de contar su historia. Los clichés más tópicos se suceden, pero el ritmo es tan frenético que la serie, al menos en su primer capítulo, entretiene y funciona narrativamente como lo que es: un producto lúdico y de género que solo pretende lo que consigue, fijándose en producciones internacionales que juegan las mismas cartas con presupuestos mucho mayores.

Quizás su fallo puede ser que, dentro de esa vocación lúdica, Rabia comete el error de tomarse demasiado en serio a sí misma. Se nota en la dramática intensidad con la que los actores afrontan sus personajes.

Y ese dramatismo choca con el envoltorio de la producción. De nuevo, Mediaset cae en la trampa de primar una excesiva iluminación (sin ir más lejos, el capítulo de anoche arrancaba en una sala de cine en la que no podía haber más luz) que tenía sentido en las series de los noventa para engatusar al espectador pero que ahora, en el universo de la alta definición, sólo evidencia los defectos de los efectos especiales y propicia que la historia sea menos creíble. ¡Cuánta luz hay en ese refugio incluso de noche!

Con una fotografía más matizada, Rabia ganaría en atmósfera y efectismo. Y es que no se puede iluminar las series como si fueran el plató de Sálvame. Porque, aunque en ocasiones parezca que algunos colaboradores del Deluxe muestran síntomas de rabia, son productos muy diferentes.

Estamos, pues, ante un intento interesante por parte de Cuatro, una idea que bien podría resultar un impulso para la marca de la cadena roja. La consolidación de Rabia depende de que el espectador decida darle una oportunidad y no la compare en exceso con producciones americanas de corte similar. Porque todos sabemos que las comparaciones son odiosas. Y dan mucha rabia.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies