Browsing Tag

Gran Hermano VIP

El regreso de ‘Vis a vis’ no puede con ‘Cuéntame’ y ‘Gran Hermano VIP’

Noche de estreno. Noche de audiencias repartidas. El retorno de la reputada serie Vis a vis no ha logrado alzarse con el liderazgo, a pesar de la intensa promoción de su primer episodio, y se ha quedado en un  16.2 por ciento de cuota de pantalla y 2.848.000 espectadores, mínimo histórico de la ficción de Antena 3.

Si bien, la producción ha regresado a emisión en una noche muy competida, donde Gran Hermano VIP ha crecido hasta un 22.5 por ciento de share y 2.840.000 fieles. Liderazgo en share, con ayuda de la larga duración de su gala, para el reality de Telecinco que se ha convertido anoche en un intenso debate electoral entre los concursantes que aún siguen en la casa. Así desde GH han conseguido impulsar el conflicto en el directo.

Aunque lo más visto de la noche en espectadores ha sido Cuéntame cómo pasó. La familia Alcántara ha reunido a 3.167.000 espectadores, con un 16,8 por ciento de share, en un prime time con unos datos muy repartidos en el que el retorno de la fuerza dramática de Vis a Vis no ha logrado ensombrecer los asentados productos de la competencia. De hecho, el minuto de oro de la jornada también ha ido para Cuéntame cuando a las 23:42 horas ha marcado 3.715.000 televidentes y un 21.8 por ciento de share.

> El irreversible precedente que sienta ‘Vis a vis’

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Historias para no dormir’: el valor de Chicho Ibáñez Serrador

‘Gran Hermano VIP’: el fracaso de un casting (y los intentos para remediarlo)

El casting de esta cuarta edición de Gran Hermano VIP no funciona. Es un hecho. Y Telecinco lo sabe. Curiosamente, el asunto no es demasiado preocupante para el share, pues sus datos de audiencia siguen siendo aceptables (el público fiel al reality de Telecinco es así, casi inamovible y con mandos a distancia propensos a la inercia), pero la repercusión social y en redes del programa dista enormemente de lo conseguido en la edición anterior.

Los habitantes de la casa, sencillamente, no crean conflicto. Se dedican a vagar sin gracia por ese hogar de Guadalix. Así que, antes de que el sopor vaya a peor, los responsables de GH han tomado decisiones de choque. ¿Que los de este año no funcionan? Pues nos inventamos un balneario de invitados temporales y metemos a los del año pasado. Aunque sea unos días para que intenten animar el cotarro. Como sea.

Sin duda, el hecho de volver a ver en la casa a Víctor Sandoval, Belén Esteban, Ylenia o Kiko Matamoros (que también participó en la edición VIP de 2005) es una clara medida desesperada de Telecinco, que asume así que su casting de este año le ha salido defectuoso, aburre y no sirve para mantener vivo el show. Y si algo tiene claro la cadena, es que cuando se trata de dar espectáculo, poco importan las supuestas normas que sustentan el reality.

¿Recordáis aquello de que los que venían de fuera tenían prohibido dar cualquier información del exterior? Da la sensación de que a Víctor Sandoval, por ejemplo, le han dado instrucciones totalmente contrarias, porque nada más entrar en la casa, no ha parado de intentar desquiciar a los concursantes llamándoles “muebles” (por el nulo juego que dan vistos desde fuera) o aportándoles datos que les puedan perturbar (a Rosa Benito le ha dicho que la ex gran hermana Mayte Galdeano intenta conquistar a Amador Mohedano).

El objetivo de los visitantes es descolocar, inquietar y generar el ansiado conflicto entre los habitantes de la casa. Y todo vale con tal fin. Rosa Benito y Raquel Bollo han sido las principales destinatarias de las pullas de Sandoval y Matamoros. Con estas “indirectas”, a ambas les ha resultado evidente que, como concursantes, están pasando mucho más desapercibidas de lo que se esperaba. Ellas son, quizá, la gran decepción de esta edición, pues, curtidas como están en las entrañas de Sálvame, prometían mucho más juego del que finalmente han dado. Y bueno, ahora al menos Sandoval ha conseguido que las dos se estén comiendo la cabeza por si tienen descontento al mandamás de la cadena Paolo Vasile…

Así es la televisión. Así es Gran Hermano, capaz de recurrir a rostros de la infalible pasada edición, donde el casting funcionó tan bien. Veremos estos días qué consiguen Belén Esteban o Ylenia. Que no cunda el pánico. El nuevo pijama de la Esteban aún puede salvar el show.

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los problemas de la última edición de ‘Gran Hermano VIP’

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

‘Salvados, el machismo mata’: la televisión apta para las escuelas

El machismo mata, la edición que ha supuesto el regreso de Salvados, ha congregado a 3.233.000 espectadores y 16 por ciento de share.

El equipo del programa de La Sexta ha creado una radiografía de uno de los más graves problemas que sufre nuestra sociedad y que, sin embargo, los medios de comunicación suelen narrar desde la superficie: desde un frío número de fallecimientos.

De nuevo, Jordi Évole logra apostar por el periodismo más puro en prime time. Árido. Sin estridencias. Valiente. Sin morbosas obsesiones para elevar el share de la batalla de las audiencias. Salvados demuestra que ha entendido que lo principal es narrar bien la historia: desde una honestidad crítica de la que el espectador extrae sus propias conclusiones.

La voz de las protagonistas, desde lugares significativos de su vida, es el eje sin paliativos del programa. Dibujando la realidad del complejo problema como un todo, que surge de la complejidad de la suma de las partes que lo componen.

Un trabajo que representa la esencia del periodismo como aliado de la educación en las escuelas. También la esencia de la televisión, pues Salvados exprime las narrativas audiovisuales (con una fotografía muy cuidada) para dar, a las horas y horas de grabación, un enfoque traslúcido, en crescendo, que no teme ni los silencios ni la comunicación no verbal ni ciertos apuntes musicales para relatar mejor la tesis del programa. Tesis, comprimida en una hora de duración, con una perspectiva equilibrada.

El machismo mata es un buen documental para la televisión pero, también, para generar debate en las aulas y reflexionar sobre los comportamientos latentes en nuestra sociedad. Porque la fusión de los engranajes del prime time de la televisión y el ADN del periodismo puede convertirse en un próspero material educativo para las escuelas. Salvados es el ejemplo.

Jordi Évole: así revolucionó la información en el horario de máxima audiencia

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión Ni-Ni

Salvados: la regeneración empezó en el periodismo de prime time

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las trampas que realizan los concursos de TV

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Los problemas de la última edición de Gran Hermano VIP



Gran Hermano VIP
es un éxito de audiencias. Pero la sombra de la pasada edición es alargada y favorece la percepción de que esta temporada tiene menos tirón. Sin las salidas de tono de Belén Esteban, Víctor Sandoval e Ylenia, la casa de Guadalix de la Sierra se siente más vacía y, sobre todo, menos identificable por parte del espectador fiel de Telecinco. Porque, a nivel televisivo, este Gran Hermano está sufriendo cuatro problemas para crecer en espectadores.

1. ¿Sálvame o Gran Hermano?

La presencia de determinados perfiles, como Laura Matamoros, genera más contenidos para Sálvame que para el propio el reality. Telecinco siempre intenta arrastrar contenidos de un programa a otro, pero en esta edición de GHVIP, la endogamia puede a llegar a excluir a un tipo de público que no sigue las tramas diarias del programa de Jorge Javier Vázquez y Paz Padilla. En ocasiones, surgen más tramas para comentar en Sálvame que para vivirlas realmente dentro de la casa.

2. La saturación

El equipo de Gran Hermano es hábil a la hora de generar pruebas y giros dramáticos para que los internados en la casa no caigan en la aburrida monotonía. Lo malo es que GH se ha transformado en el programa comodín de Telecinco. Ocupa varios prime time. El reality debe rellenar 4 horas en 3 noches a la semana. Y esta edición no tiene material para hacer interesantes tantas horas. Como consecuencia, las tramas se diluyen. No hay suficientes momentazos en la convivencia y se nutren de mucho relleno. Esta paja diluye el interés del espectador, que necesita un vaivén constante de frenéticos vuelcos en el culebrón para que su atención no decaiga.

3. Expertos en tele-realidad

Rosa Benito era una de las bazas del programa. Heredera natural de Belén Esteban. Sin embargo, cuenta con una contraindicación: ya venía demasiado experta en tele-realidad, pues participó en Supervivientes. Pero ahora su comportamiento no es como en la isla de los náufragos, sino que controla y calcula mucho más la situación. Lo mismo pasa con Liz, tan curtida en las trampas para propulsar el share en televisión, que es difícil creerse nada de lo que hace. El público de Telecinco desconfía de estrategias, se identifica menos con personajes que andan faltos de un temperamento espontáneo que se olvide, de verdad, de las cámaras. En la anterior sí hubo muchos concursantes (con Belén Esteban a la cabeza) totalmente fuera de control, por eso resultó más auténtica.

4. Vips que no son vips

La empatía, en su máximo esplendor, escasea en GHVIP 2016. Cuesta que alguien te caiga bien. Y además hay famosos que no son famosos ni para los más fieles de Telecinco. Ese es otro problema. Las cadenas saben que pueden fabricar celebrities en tiempo exprés y con las tramas adecuadas, pero a esta edición no le está resultando nada fácil crear personajes que den verdadero juego durante la semana o en las galas en directo. Todo es, sencillamente, soso, aburrido, olvidable.

Telecinco se ha asentado como la cadena de la tele-realidad y sus fieles no faltan a la cita. Están ahí casi por inercia. Pero este Gran Hermano VIP no tiene la misma fuerza mediática y social que el anterior, no genera filias y fobias, no provoca conversaciones en la calle ni da para vines, memes y gifs que circulen por la red. Y esto último, hoy en día, es esencial.

GHVIP sigue infalible para mantener la media de Telecinco pero es un fracaso en eso de hacer ruido. Más bien, está transcurriendo en completo silencio.

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies