Browsing Tag

El Hormiguero

3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

¿Muñecos de trapo en un programa para adultos? ¿Qué invento es este? En este 2016, El Hormiguero cumple diez años de éxito. Un programa que es el triunfo de la personalidad propia pero, también, del atrevimiento de unos directivos televisivos por creer en elementos que, a priori, eran “arriesgados” para alcanzar competitivas cuotas de audiencia en televisión. En cambio, demolidos los prejuicios, estos ingredientes del show de Pablo Motos son claves para el desarrollo del programa. ¿Por qué? Lo explicamos.

– Titiriteros

¿Muñecos de trapo en un programa para adultos? ¿Cómo? ¿Y encima hablan a los famosos invitados, incluso a estrellas de Hollywood? Pues sí, la existencia de Trancas y Barrancas en un espacio de estas características podía parecer una marcianada dentro de los conservadores cánones preestablecidos en la televisión. Pero la mejor televisión es la que rompe con ciertos cánones, reinventando los géneros.

Y Trancas y Barrancas, además de convertirse en carismáticos protagonistas del show, también sirven para dinamizar el discurrir del formato de manera magistral. Juan Ibáñez y Damián Mollá, escondidos debajo de la mesa y moviendo estas marionetas, son los identificables y queribles Pepitos Grillo de Pablo Motos. Están al quite, cuentan con rapidez de reflejos, cierta corrosión y sus comentarios hacen más grande el programa. Son más que meros colaboradores, pues enriquecen y avivan la escaleta sin tregua. Su función no es gratuita: otorga al show una textura más especial, con más imprevisibilidad y más compás.

– Bailes imposibles

¿Un colaborador, llamado Marron, entrando al plató con una danza delirante? ¿Los invitados también bailan como si fueran frikis? La televisión es jugar y El Hormiguero no para de jugar. La entrada de los colaboradores, con una energía que roza lo delirante, otorga un inteligente plus de ritmo al formato. Porque El Hormiguero es ritmo. De ahí la importancia de las músicas de fondo, constantes, que dan fuerza a las pasiones del show y estimulan las emociones del espectador que ve un programa que no puede ser silencioso: es una especie de fiesta entre amigos. De amigos peculiares, claro. Por eso mismo, las salidas y entradas del programa derrochan un subidón escénico sin complejos, clave para romper la escaleta, mantener el ritmo del show y contagiar ímpetu al interés de un espectador sin tiempo a relajarse.

– Ideas naifs.

¿Culo o codo? ¿Efectos mariposas? ¿Cámaras ocultas con niños? ¡Experimentos? Menudo batiburrillo de infantilismos podrían pensar algunos, pero en realidad El Hormiguero es la televisión que hace espectáculo con la curiosidad más traviesa. Esa curiosidad que está por encima de la edad del público, esa curiosidad que traspasa generaciones.

Y ahí está la fórmula del longevo éxito del programa de Pablo Motos y de cualquier show: el entretenimiento imprevisible, el entretenimiento en el que todo puede pasar y, además, descubre y despierta inquietudes. Porque también se pueden despertar inquietudes a través del entretenimiento televisivo. En eso consiste. Y El Hormiguero lo empaqueta y da forma con una personalidad apabullante que se va dibujando con músicas, bailes, unas hormigas de trapo (que dan corrosión y vivacidad al discurrir del formato) y unas ideas sin demasiado miedo a las ideas. Porque el entretenimiento televisivo se resume en eso: no tener miedo a las ideas y saber plasmarlas con mirada propia. De ahí que El Hormiguero, ese programa que muchos directivos no hubieran dado jamás el visto bueno, ya está subrayado en fosforito en nuestra historia de la televisión.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

4 anomalías de la TV en España (que hemos acabado interiorizando como normales)

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

El Bertinazo: Osborne, arma de Antena 3 contra el estreno de ‘El Caso’ en TVE

En plena polémica sobre la marcha de Bertín Osborne de Televisión Española, el cantante y presentador ha aceptado ser el protagonista de un especial de prime time de El Hormiguero que competirá frontalmente con el gran estreno de ficción de su actual casa TVE, El Caso.

Osborne se convierte, así, en el contraprogramador de la propia cadena que aún emite su programa y que precisamente en la noche del martes buscará que el gran público descubra una interesante producción, protagonizada por Fernando Guillén Cuervo y Verónica Sánchez. La serie muestra las entrañas del diario El Caso, dibujando las relaciones de la redacción y las investigaciones para averiguar los crímenes que sucedían en aquella España de mediados del siglo XX.

Pero Bertín ha decidido aliarse el martes con un especial de Pablo Motos en prime time. Será a las 22.30, justo después del partido de la Champions. El pasado 16 de noviembre, ya Osborne visitó el plató de Trancas y Barrancas y catapultó a El Hormiguero a su máximo histórico de audiencia con 4.172.000 espectadores (un 20,4% de cuota de pantalla).

Ahora Antena 3 busca repetir ese golpe de efecto con el personaje que actualmente, comprensiblemente o no, es la sensación mediática del momento. Ha prometido que hablará de todo. Incluso de su fichaje. Y ya sabemos que su campechanía arrasa: es adictiva y convence, hasta a detractores que se quedan pegados a la pantalla. ¿Se irá Bertín a Telecinco? ¿Antena 3 le cortejará esa noche? ¿Debería el presentador haber guardado fidelidad a TVE, al menos hasta que finalicen los programas de En la tuya o en la mía que aún faltan por emitir (y su contrato)?

Tras los ‘belenazos’ de Belén Esteban contra la competencia, parece que llegan los ‘bertinazos’. Y el estreno de El Caso de TVE puede sufrir un trágico envite por parte del rostro revelación de la temporada de TVE. Paradojas de la televisión campechana actual.

+CULEBRÓN BERTÍN

Bertín Osborne rompe con TVE: los problemas a los que se enfrenta el presentador

> Bertin Osborne: 8 cosas que podrá hacer si ficha por Telecinco (impensables en TVE)

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 10 mandamientos para salir ileso de una entrevista con Pablo Motos

22 vías de acción para el porvenir de TVE

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

Miguel Ángel Revilla: así engatusa a la televisión de máxima audiencia

Hasta mañana, hoy no hemos salido“. Fue el último sonido que se escuchó anoche en El Hormiguero. Era la voz de Barrancas. Ni las hormigas asomaron por los agujeros de la mesa, ni hizo falta sorprender al público con un gran experimento. El último especial del show de Pablo Motos, que ha congregado a más de 3,5 millones de espectadores y un alto 19,2 por ciento de share, sólo ha necesitado una entrevista con Miguel Ángel Revilla, Presidente de Cantabria . Es el único político de “provincias” que impulsa los shares de audiencia porque no parece un político. Porque  reúne cuatro razones que siempre premia el espectador con el interés más incondicional.

1. Sin filtros

Miguel Ángel Revilla acude a las entrevistas con toda las consecuencias. Se moja y habla como si estuviera en una reunión de amigos en una tasca. A diferencia del resto de los políticos, obsesionados por convencer al máximo número de votantes, Revilla se deja llevar sin demasiadas autocensuras. Incluso desvela una conversación privada con Rajoy sobre la corrupción en el PP. Y para más inri termina imitando al propio Rajoy como si fuera Jose Mota. Esto genera un especial magnetismo por parte del público que convence o no, pero contagia una carisma imprevisible que deja pegado al público al televisor.

2. Autoparodia

Antes de alcanzar la popularidad a nivel nacional, ya era habitual ver a Revilla cantando en fiestas cántabras y hasta en platós de televisiones locales santanderinas. A simple vista, podía parecer populismo aunque, en este caso, la personalidad de Revilla va por otro lado. Su carácter no se toma demasiado en serio ni a sí mismo, riéndose del poder mediático que desprende su personaje y aprovechándolo para promocionar, una y otra vez, los productos de su tierra. Cree que así es el mejor embajador de su Cantabria y, como efecto colateral,  él mismo se autocrea su propia parodia. Él mismo supera la imaginación de cualquier imitador.

3. El profesor enrollado 

Ex director de banco y profesor de estructura económica, la labia de Revilla consigue explicar en televisión los contextos políticos de forma sencilla y, al mismo tiempo, manejando constantes datos reales. Su campechanía exagerada hace fácil de entender lo difícil. Nadie se quería perder sus clases, ahora ha trasladado esa faceta, llevada más al extremo, al ruedo de la televisión nacional de máxima audiencia.

4. Energía por encima de sus posibilidades

Los sobaos pasiegos, las anchoas y, anoche, hasta regaló a Pablo Motos un móvil hecho en Cantabria. La audiencia de Antena 3 desde hoy sabe que en Cantabria se hacen móviles. Revilla siempre intenta aprovechar al máximo su momento en prime time y no se preocupa por alargarse en los tiempos, aunque el programa sólo dure una hora. Tampoco duda en dar estopa a los protagonistas de la situación política actual. Lo hace con unos argumentos que congenian con la coherencia del espectador medio, empatice o no con él. Y por eso mismo Pablo Motos, ayer, no tuvo tiempo ni de sacar a Trancas y Barrancas de debajo de la mesa. Ni hizo ningún experimento de los suyos. Y nadie echó en falta los grandes juegos efectistas de El Hormiguero, porque Revilla en una especie de folclórico de la política: desprende una energía, que guste más o menos, llena la pantalla de show.

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Los 10 mandamientos para salir ileso como invitado de Pablo Motos en ‘El Hormiguero’


 
El Hormiguero es el mejor soporte publicitario de nuestra televisión, pues permite vender productos en un ambiente distendido durante casi una hora de máxima audiencia en televisión. Y gratis para el interesado. Es un intercambio: tú me das la entrevista, yo te publicito tu trabajo. La promoción de toda la vida, vamos. Aunque no vale cualquier producto. Es la plataforma perfecta para la promoción de los trabajadores del arte: del cine, la música y otros talentos (incluidos últimamente los políticos, que ya son uno más del show business). Pero no siempre se hace realidad esa premisa del programa de ‘hoy viene a divertirse al Hormiguero…’, pues a veces los invitados sufren entrevistas incómodas, con juegos, bromas y preguntas que descolocan. Que se lo pregunten a los Auryn. Y es que para sobrevivir a El Hormiguero debes tener claros 10 mandamientos que te ayudarán a salir ileso y conquistar a Pablo Motos.
 
1. Amarás a Will Smith sobre todas las cosas.
 

 
2. No restarás protagonismo a Pablo Motos. Si vas a cantar, déjale cantar también a él. Te lo ganarás, necesita su espacio de estrella.
 

 
3. Santificarás a Trancas y Barrancas. Y fingirás que te encantan sus conversaciones ficticias de grupos de Whatsapp. No te cortes al simular una sonrisa de inmensa felicidad al ver el gag, pues tu cara estará siempre presente en un recuadro en emisión para captar tu reacción. Y ya si sacas la gran carcajada de su querido Albert Rivera, Motos directamente se enamorará.
 

 
4. Honrarás a Pilar Rubio. Olvidarás su gafe e imitarás sus surrealistas ejercicios de educación física. Comprobado: el sudor sube el share. Y las endorfinas.
 

 
5. Darás tu propia vida por los experimentos. Serás cobaya voluntaria, aunque para ello debas sufrir dolor. No pasa nada. Todo por el espectáculo.
 

 
6. Demostrarás habilidades extrañas que nunca antes has enseñado en televisión. O, en su defecto, lo harán tus desbocadas fans.
 

 
7. No consentirás que Pablo Motos pierda cualquier tipo de prueba o juego. Él es feliz ganando. E incluso probándose maquillajes. Déjale.
 

 
8. No pararás de bailar en el instante en el que aparezca un colaborador. Cuanta más extraña sea la coreografía, mejor. Sin complejos. Contonéate. Pablo disfrutará viéndote.
 

 
9. No consentirás los monosílabos. Estarás exaltado y siempre parlanchín. Vivirás con el síndrome de Paulina Rubio o el Cigala. Bien arriba (con o sin ventilador). Todo el rato con un puntito de histeria.
 

 
10. Jamás intentarás buscar una explicación racional al show. La grandeza de El Hormiguero es esa: es un formato imprevisible sin miedo a las ideas, aunque descoloquen al invitado, sobre todo al internacional. Si no entiendes nada, ni lo intentes, disimula, déjate llevar, da un beso de torniquete al presentador.
 

 
@borjateran

Y ADEMÁS…

El programa más creativo de la TV actual

La táctica de Will Smith para disparar la audiencia de ‘El Hormiguero’

Pablo Motos en apuros: sus entrevistas más complicadas

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Los trucos de Ellen DeGeneres

 

Manual de instrucciones para un buen fan: 4 formas de acosar a un famoso que debes evitar

Saltó la polémica en El Hormiguero. Sucedió cuando Clara Lago y Dani Rovira hablaron de las situaciones comprometidas con determinados fans. “Salir a la calle juntos es un coñazo”, sentenciaron. Se malinterpretaron las palabras, especialmente las de Lago. Aunque la actriz tenía parte de razón. El tratamiento de las celebrities ha cambiando mucho. Siguen existiendo fans de verdad, de esos que admiran, quieren y cuidan la profesión de sus artistas predilectos. Pero hay otra especie de seguidores que, en busca de la ansiosa instantánea con el famoso de turno, le acechan hasta quebrantar su libertad e intimidad. Estos se creen con la potestad de hacer y deshacer sólo porque lo han visto por la tele. Aunque no sepan ni su nombre.

Y es que, cuidado, porque en la era de las redes sociales, los selfies y otros postureos estamos abordando al famoso con cuatro irrespetuosa prácticas cada vez más habituales, que no son necesarias. Los móviles se han convertido en una arma caza famosos, aunque no sepas ni de quién se trata.

1. Posado-robado

El famoso sufre el cazador de foto. Este espécimen acecha a su víctima, casi sin avisar, e intenta la instantánea de turno. Ni pregunta, ni saluda, ni da las gracias. Sólo quiere la foto, no es fan ni valora la trayectoria de la famosa víctima: simplemente quiere el trofeo. Los fans se han convertido en una especie de paparazzi. La exclusiva de fardar en las redes sociales.

2. ¿Tú eres el de la tele?

La televisión, en muchos casos, crea una fama volátil que hace que muchos espectadores vean a “los famosos” como una nebulosa de rostros intercambiables. “¿Tú eres el de la tele?” se vuelve entonces una pregunta comodín. Da igual que seas de Aída o de La que se avecina o que te hayan visto en un anuncio, la cosa es que una cara les suena porque la han visto en la tele. Y eso justifica el abordaje y la foto de marras. Lo de saberse el nombre y la trayectoria del famoso… es lo de menos.

3. Vídeos de cumpleaños

Todo el mundo cumple años. Todo el rato. Es la excusa perfecta para conseguir un mensaje hablado de la celebritie. “¿Me haces un vídeo para mi prima que es muy fan tuya?”, sueltan. Aunque, en muchos casos, ni existe la prima. Los actores y presentadores podrían pasarse horas, semanas e incluso meses grabándose felicitaciones a desconocidos. Por suerte, no lo hacen o no tendrían tiempo para trabajar en lo suyo.

4. Y si no te hace caso, te indignas y le criticas

Y si ven que no quieres hacerte el video o la foto de marras, hay otra estrategia para el postureo en las redes sociales. Quejarte de la supuesta antipatía del famoso. Incluso se le lanza fotos a discreción para demostrar que está frente a tus ojos. Y hasta se le ataca estiquetándole en las redes sociales. Nadie se pone en la posición del personaje popular. Se debe a su público, pero también el público debe deberse a sus artistas. Porque, si te hace ilusión acercarte a alguien que admiras se puede y hasta se debe. Porque esa ilusión se desprende y contagia al rostro conocido. El problema es cuando se pierden las forma y la educación en la era de la ansiedad de llevarte una medalla en formato fotografía.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

De Ellen DeGeneres a Buenafuente: la publicidad tradicional se reinventa en la TV (VÍDEOS)

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Censura en ‘El Hormiguero’? La explicación a la polémica

El Hormiguero de Pablo Motos ya prepara su próximo especial en prime time. ¿El invitado? Será Albert Rivera. El líder de Ciudadanos emulará así a su contrincante Pablo Iglesias,  que dio máximo histórico de audiencia al show de Antena 3.

Ya ha pasado casi una semana del encuentro entre Motos e Iglesias, pero aún sigue levantando suspicacias uno de los gags de la entrevista: el árbol con hojas con mensaje incorporado. El político debía talar aquellas hojas que no congeniaran con sus ideas. Pero, tras podar la Monarquía y el Concordato con la Iglesia, Pablo Motos dio un salto brusco a publicidad (como sucede tantas veces en la histérica televisión de hoy). Sin embargo, al regresar de la pausa, el árbol había desaparecido. Ni rastro. Usuarios de las redes sociales empezaron a especular con una posible censura. Ni dos minutos había aguantado el dichoso arbusto en el plató de El Hormiguero.

Pero no hubo censura. La duración del programa se acababa y se estaban quedando secciones fuera. Así que, durante el obligado corte publicitario, Pablo Motos observó el poco tiempo que restaba y decidió jugar con más secciones, para ver a Iglesias en otro hábitat, más allá de los asuntos políticos, tras una intensa entrevista de actualidad que había ocupado la mayor parte de la emisión de un formato que no es de política.

Más vídeos en Antena3

Los efectos televisivos del gag ya estaban vistos. No tenían más recorrido. Iglesias ya había podado las hojas más polémicas (Monarquía, Iglesia, había salvado los Toros…), el horario del programa se agotaba y el show de entretenimiento debía apurar su último tramo con otros contenidos, más heterogéneos. Así hizo Motos. Así es la televisión, donde, como decía Constantino Romero, el tiempo es oro. Sucede constantemente en programas. Incluso existen secciones que se caen justo antes de su emisión y no llegan a realizarse por falta de tiempo. No pasa nada, se aprovechan otro día. Aunque sea con otro invitado.

Pero las redes sociales no pasan una. Vivimos en la era más susceptible: la era de las redes sociales. Esta actitud crítica es positiva para tener a los canales firmes en sus decisiones. No obstante, también los usuarios de Twitter y Facebook deben comprender que los programas en vivo se hacen y deshacen en el directo.  No queda otra que jerarquizar contenidos, acortar momentos y estirar otros. La tele en directo se hace a medida en un tiempo (muy) limitado. Más aún en un espacio de entretenimiento tan frenético como El Hormiguero: un show en constante ebullición para que el interés del espectador no se derrumbe en ningún instante. Y si se quiere hacer censura, directamente no se crea un árbol con palabras “prohibidas”.

ANÁLISIS > La campaña electoral más televisiva de la historia

@borjateran

Y ADEMÁS…

Soraya Sáenz de Santamaría y la estrategia de bailar en El Hormiguero

El Hormiguero, ¿el programa más creativo de la TV de España?

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Michelle Obama, primera dama y estrella de la TV

Los 4 consejos que necesita Mariano Rajoy para triunfar en las redes sociales

Los 7 parecidos razonables entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

Pablo Iglesias canta a Pablo Motos: la campaña electoral más televisiva de la historia (VÍDEOS)

  • ‘El Hormiguero’ con Pablo Iglesias lideró con un 21.7 por ciento de share y 3.823.000 espectadores

“Te tengo que sacar algo”, soltó Pablo Motos a Pablo Iglesias tras una incisiva entrevista política. Y el jefe de El Hormiguero lo consiguió. Iglesias cogió la guitarra y cantó un tema de Javier Krahe. Fue el momentazo mediático de la edición especial en prime time del programa de Antena 3, ese instante que se intenta alcanzar, con ansias, para aupar el share y colarse en todos los medios de comunicación (y redes sociales).

Y ese es el camino que nos espera en esta intensa campaña electoral: la más televisiva de la historia. Los asesores de los políticos saben que los votos se van a disputar en las distancias cortas, el resultado es muy volátil, y los votantes más dudosos no están en los Telediarios y formatos de actualidad política. Los inseguros se convencen a través de los programas de entretenimiento.

Los líderes españoles, por fin, aprenden de la democracia norteamericana y entran al trapo de todo tipo de programas. Saben que respondiendo preguntas sin censura (y atreviéndose a participar en los gags del show son más cercanos), pueden divulgar mejor sus propuestas. Así llegan, en definitiva, a más gente.

Aquel que no salga en la tele, quedará fuera de juego. Y Pablo Iglesias, por fín, sonrió en prime time.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Soraya Sáenz de Santamaría y la estrategia de bailar en El Hormiguero

El Hormiguero, ¿el programa más creativo de la TV de España?

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Michelle Obama, primera dama y estrella de la TV

Los 4 consejos que necesita Mariano Rajoy para triunfar en las redes sociales

Los 7 parecidos razonables entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

Pablo Motos en apuros: las entrevistas más complicadas de ‘El Hormiguero’ (VÍDEOS)

“Hoy viene a divertirse…”, dice Pablo Motos en cada arranque de El Hormiguero. Pero lo de divertirse no es siempre así. Es relativo.

Su programa se ha convertido en el epicentro de las entrevistas de promoción en nuestro país, para estrellas patrias y también muchas internacionales. Un show frenético en el que el invitado es arte y parte de delirantes secciones. Y, claro, no todos tienen la misma predisposición. No todos entienden que para vender su película también han de jugar a hacer experimentos locos y otros, sin embargo, se pasan de rosca.

Justin Bieber, El Cigala, Dakota Johnson… Algunos por exceso, otros por defecto, estos son los invitados que han resultado más duros de roer para el equipo de El Hormiguero.

1. DAKOTA JOHNSON

El monosílabo fue el protagonista de una entrevista en la que Pablo Motos intentó todos los trucos para que la actriz se relajara y se dejara llevar con naturalidad en el show. No lo consiguió. Con todo lo que ha veraneado esta chica en España…

Más vídeos en Antena3

2. EL CIGALA.

Estaba “más a gusto que un municipal poniendo multas”, dijo. Se notaba, porque llegó al plató como poseído. Cada minuto que pasaba, se venía más arriba. La antítesis de Dakota, vamos. Motos lo disfrutó. Las redes sociales explosionaron de comentarios. Pero al realizador y los cámaras se les atragantó El Gigala, pues no paraba de moverse a tal velocidad que era imposible hacer un plano en condiciones.

Más vídeos en Antena3

3. PAULINA RUBIO.

“Estoy gozosa”, soltó Paulina Rubio a Motos. Era evidente que sí: apareció como un torbellino incontrolable en el programa de Antena 3. Y eso que aún no le habían enchufado sus habituales ventiladores. Hasta hizo el torito.

Más vídeos en Antena3

4. LOS GEMELOS DE PEKÍN EXPRESS

No se habían visto en otra. Pero sus comentarios parecían estar más a tono con un programa de polígrafos, que con un show familiar de entretenimiento. Se equivocaron de canal, tal vez.

Más vídeos en Antena3

5. KRISTEN STEWART

Tímida y descolocada. Así apareció Kristen Stewart en El Hormiguero. La actriz de Crepúsculo miró más al suelo del decorado que a Trancas y Barrancas. Por suerte, estaban a su lado sus compañeros Robert Pattinson y Taylor Lautner, que estuvieron divertidos y bromistas. Pablo Motos respiró tranquilo.

Más vídeos en Antena3

6. JUSTIN BIEBER

No era la primera vez que acudía al programa. Justin conocía el terreno. Pero, aunque presentador y colaboradores intentaban con constancia que se sintiera cómodo, su comunicación no verbal era frustrante: transmitía pasotismo, desgana y aburrimiento (incluso con el gesto que marcó antes de salir a saludar a sus fans en la ventana). Una apatía que dejaba cada gag del programa a medias. Al menos, no se escapó al WC y aguantó toda la entrevista.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La táctica de Will Smith para disparar la audiencia de ‘El Hormiguero’

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

La TV políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no se aprovechan

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Los trucos de Ellen DeGeneres

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Aprende con Justin Bieber a ser una estrella apática en tres sencillos pasos

Justin Bieber ha venido a España de promoción. Yu, de Dani Mateo, en Los 40 Principales y El Hormiguero de Antena 3 han sido sus dos grandes entrevistas que han causado furor entre fans y detractores. La fama estratosférica del cantante contrasta con su forma de actuar, que evidencia un pasotismo agigantado a la hora de vender su propio disco. Es educado pero, al mismo tiempo, seco, distante y apático, demostrando poco interés por nada. Como entrevistado en un plató no es, por tanto, un dechado de virtudes. Y es que Justin ha demostrado cómo ser antipático en una entrevista en 3 sencillos pasos.

1. El retrete es tu aliado.

Llegó a Yu, el programa de Dani Mateo en Los 40 Principales. Vio el percal. Dijo cuatro cosas. Y salió por la puerta, ¿iba al servicio? Nunca volvió del baño, como si el WC le tragara. Directamente huyó. Como un colaborador de Sálvame cualquiera cuando se indigna, se escapó. Dejando plantados a los chicos del programa de radio, que se quedaron compuestos… y con el Rubius, que también estaba de estrella invitada.

2. No te quites la capucha.

A pesar de estar en entrevistas televisadas, Bieber ha apostado por la moda de incógnito. No sé le veía casi. Sobre su cabeza, llevaba un gorro y una caperucita negra y protectora, como barrera para transmitir ese estado de diva de la canción en constante levitación. Como una tortuga siempre a punto de encerrarse en su caparazón. Y claro, no es fácil entrevistar a una tortuga.

3. Bosteza sin disimulo.

No era la primera vez que Justin Bieber pisaba El Hormiguero. Ya es viejo conocido de este programa frenético en el que no paran de entrar y salir colaboradores con secciones delirantes. Un no parar. Anoche incluso hicieron estallar una gran figura de arena, cual la reportera Paqui Peña. El mismo Bieber detonó los explosivos que provocaron que saltara por los aires el monumento playero. Pero, antes, el cantante no disimuló un gran bostezo. En total, bostezó dos veces durante el show de Pablo Motos.

¿Estaba harto? ¿Cansado? Pablo Motos tuvo anoche, probablemente, a uno de sus invitados más huesos y duros de roer, mucho menos participativo que en las ocasiones anteriores. El joven cantante no podía fingir siquiera estar pasándoselo medio bien y sólo tenía cara de querer escapar de allí cuanto antes.

¿Tiene sentido una promoción en estas condiciones? Su fama es tan desmesurada, que no importa que su presencia en un plató aburra y resulte de lo más sosa. No tiene que “currárselo”. Seguirá siendo interesante para cualquier show. Bieber lo sabe y abusa de ello. Y no le importa parecer cada vez más extraterrestre.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que deben aprender las nuevas generaciones de actores de Carmen Maura

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Soraya Sáenz de Santamaría en ‘El Hormiguero’: así aprende España de la tele norteamericana

No hubo experimentos, pero sí hubo baile. Tras varios intentos de convencer a Mariano Rajoy, Pablo Motos ha logrado entrevistar primero a la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. 

Aunque evidenció cierto nerviosismo con su comunicación no verbal (ese movimiento de manos…), Sáenz de Santamaría ha superado con nota la prueba de su visita a El Hormiguero. La vicepresidenta respondió a preguntas fáciles, pero también difíciles, siempre intentando humanizar a los miembros del gobierno, especialmente al presidente Rajoy. Lo malo: daba la sensación de que se llevaba la lección demasiado aprendida. En ese sentido, a nivel televisivo, transmitió más estrategia electoral que naturalidad. Continue Reading

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies