Desmontada la mítica marquesina del show de David Letterman en Nueva York (imágenes)

La televisión es fugaz. Cuando termina un programa, sólo bastan unos segundos para que se apaguen los focos y se desmonte el decorado. Tras la euforia, llega el desolador silencio.

Cada día, terminan cientos de programas en las televisiones del mundo, pero hace sólo unas semanas cerró uno de los shows más icónicos de la historia, Late Show con David Letterman.