Browsing Tag

Buenafuente

Si te importa el periodismo y el universo mediático, tienes que ver esta entrevista de 2009

Me habré visto esta charla entre Julia Otero y Andreu Buenafuente unas 765 veces. Aunque intente disimular mi fanatismo oterílico, al final, siempre me sale a flote, pues me identifico con su forma de entender este oficio. Una entrevista de Buenafuente a Otero que es todo un retrato de su momento (año 2009) pero, también, de la situación actual del universo mediático (2017…).

Un retrato de las trincheras, del periodismo, del jugar sin demasiadas corazas en un plató, de la influencia o no de los “confidenciales”, de que en la tele se va a toda hostia no se sabe a dónde, de perder el respeto, de ser light y aburrir a tu propia familia, de la prensa basura, de enseñar la patita pero, al mismo tiempo, hacer el ejercicio hacia la ecuanimidad que conecta con la inteligencia cómplice del espectador.

Por cierto, yo sí tengo chandal. Otra cosa es que lo utilice.

Los 3 consejos de Buenafuente para no pifiarla en Twitter


 
Buenafuente es uno de los rostros televisivos pioneros en Twitter. El cómico observó rápido el potencial de la red social. Lo aprovechó. Y, claro, ahora da consejos a los novatos. Así lo ha hecho en el último capítulo de Late Motiv (su late night en Movistar+) al recibir al futbolista Joaquín (@joaquinarte), que se abrió la cuenta en “directo”. Estos son los tuit-trucos de Andreu para no pifiarla en Twitter.

CONSEJO 1. Cuidado con lo que te mojas.


 
CONSEJO 2. Lúcete, lo justo


 
CONSEJO 3. Piénsatelo, con la almohada


 
> El asesinato del late night

> Los 3 grandes errores de las cadenas de TV en Twitter

@borjateran

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

(Hola, bebés) Buenafuente se “rinde” a Aless Gibaja

Buenafuente ha regresado al formato más clásico de late night con Late Motiv en Movistar+. Aunque esta vuelta a los orígenes del género no está siendo incompatible con otorgar protagonismo del programa a ciertos seres nacidos en Internet. Son los “especímenes virales”.

Porque, además de celebrities con oficio y del humor con una aureola de ansias de calidad, Late Motiv también coquetea con los artistas del surrealismo de la vida moderna. Y Gibaja se ha convertido en un gag recurrente del programa al ritmo de su ‘Holas, bebés’.

Su extraña personalidad da jugoso juego. O eso creen en Late Motiv. De hecho, Buenafuente ha entrevistado a este peculiar personaje para celebrar la emisión número diez del nuevo late show. Todo gracias a una entrañable sorpresa del equipo. Así, Aless Gibaja ha ejercido de telonero de Paco León y Alexandra Jiménez.

Como El Semáforo de Chicho Ibáñez Serrador, Andreu Buenafuente abre hueco a esos niños apasionantemente raros de la sociedad. Y anoche ha apostado por Gibaja incluso para el colofón final del programa, realizando un videoclip en directo de #Realess, el último hit de Aless.

El programa pretende hacer humor con Gibaja. Aunque, al final, no se sabe si es más bien el propio Gibaja el que hace humor con Buenafuente.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Buenafuente: los aciertos y fallos de su estreno en el pago

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

El asesinato del late night

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buenafuente: los 3 fallos y los 3 aciertos de su estreno en la TV de pago

Codificado. Así ha regresado Buenafuente a la tele con Late Motiv. Su nuevo late night, que supone la primera gran apuesta por la producción propia de entretenimiento de Movistar+. El formato será uno de los buques insignia de la nueva cadena #0. Aunque, estas semanas, mientras la plataforma de Telefónica lanza esta frecuencia, el programa se puede ver cada noche, de lunes a jueves, en un extinto Canal Plus. España.

Había expectativas muy altas en esta alternativa nocturna. De momento, apuntamos tres fallos y tres aciertos, siempre a nivel televisivo, de un programa pretendidamente hipster que juega con la ventaja de que no deberá lidiar en la batalla de las audiencias.

FALLOS

1. EL DECORADO YANQUI

Buenafuente se ha mudado a Madrid. Exactamente a los Estudios que han dado cobijo a Canal Plus y los inicios de aquel magistral Cuatro del Grupo Prisa. Un edificio inteligente, o así lo llamaban, con unos platós de amplias dimensiones. Así el programa tendrá más a mano a grandes celebrities internacionales. Lo malo: el decorado es demasiado parecido a la actual puesta en escena del gran late night norteamericano de Jimmy Fallon. Es evidente que se han inspirado en la estructura del estudio del mítico Tonight Show de la NBC: las formas de la madera (solo que aquí en vez de cuadrados son círculos), el telón bicolor en la parte central (solo que aquí en vez de azul es rojo). Incluso cuando se abre esa cortina el fondo recuerda al de Fallon. La única diferencia es que las míticas ‘maquetas’ del skyline son sustituidas por una gran pantalla. No es una foto, como Cristina Tárrega, vamos. Eso ya lo hacen también los norteamericanos Colbert, Conan, Jimmy Kimmel o Ellen DeGeneres. Así se puede jugar con más imágenes más allá de los prototípicos rascacielos o el paisaje de turno. De hecho, en el estreno se aprovechó el pantallón hasta para ilustrar un gag.


 
Pero ¿por qué no realizar una escenografía más original que cree una identidad de marca más consistente al programa?. Por ejemplo, simular encontrarse tras el reloj del Edificio Telefónica, icono desde donde arrancó este primer Late Motiv. El plató de Fallon está diseñado para aprovechar al máximo las dimensiones ajustadas de un estudio dentro del rascacielos principal de Rockefeller Center, en el corazón de Nueva York. Esa distribución alargada limita, no es equivalente al volumen del plató de Movistar, donde se puede sacar más partido con otra estructura escénica. Sorprende, pues en la productora de Buenafuente siempre han sido unos maestros de la puesta en escena que, aunque bebía de referentes (como todo), contaba con gran dosis de personalidad propia (espectaculares los decorados de formatos como Sense Titol S/N en TV3, por ejemplo). Así es el estudio de Fallon (casi clónico al de Buenafuente):

2. EL GAG YA VISTO

#0 llega para conectar con un público diferente, esos espectadores que se sienten huérfanos de televisión de qualité. Pero, paradójicamente, ese perfil de audiencia está ya también en Internet. Y consume más vídeos de cadenas internacionales que los televidentes de las cadenas tradicionales. Dar el pistoletazo de salida con un sketche que recuerda demasiado a otro similar del primer Tonight Show de Jimmy Fallon es decepcionante, pues en España también existen grandes ideas televisivas sin ir a rebufo siempre de los norteamericanos. Más aún cuando aquí el gag te queda cojo porque no logras reunir a celebrities más allá de Mariló Montero, Chenoa, Fernando Esteso, Lucia Etxebarría o el Dioni, personajes que traían su currículum al cómico. En Estados Unidos sucedió lo mismo. La diferencia es que a Fallon le daban dinero. El gag funcionaba porque iba con mucho ritmo efectista y los artistas eran más rimbombantes, claro:

3. SIN SORPRESA, SORPRESA

Los primeros programas siempre son complicados. El primer Late Motiv no parecía un estreno en alto y tampoco olía a show en directo. El programa no ha transmitido la estela de acontecimiento irrepetible, que en otras ocasiones Buenafuente sí ha logrado con ideas e instinto del show (sus Goya han sido los mejores hasta la fecha). Anoche el contenido fue demasiado convencional. El rodaje del formato irá limando esas asperezas, pero ha sido un lanzamiento olvidable en el que (casi) todo parecía visto ya antes. Incluso los chistes sobre Bertín Osborne, de los que ya tenemos por encima de nuestras posibilidades.

ACIERTOS

1. EL ARRANQUE

Buenafuente se ha currado unos primeros minutos con instinto del show desde lo alto de un lugar tan reconocible y emblemático como la torre del reloj azul-Movistar del edificio Telefónica de la Gran Vía, el primer rascacielos de España.

En esta pieza destacaron los cameos de Gonzalo de Castro, Juan Diego, Natalia Verbeke, Verónica Forqué o Silvia Abril. Y ese puede ser el late motiv del programa: un interesante punto de encuentro de rostros de la cultura, un cabaret a contracorriente con entrevistas en las que se escucha y música en directo que se siente. Un punto de encuentro en el que apuntan maneras el fulgurante David Broncano o la imprevisible Silvia Abril. Se echaron en falta en un primer programa en el que destacó la entrevista a Pedro Almodóvar (se hizo corta) y la actuación de Fito Cabrales, Carlos Tarque y Leiva, que Buenafuente ha conseguido reunir en su escenario. La gran explosión final.

2. EL ENVOLTORIO

Ha aprobado con nota la iluminación del estudio, muy acogedor; el grafismo (los rótulos), modernos, elegantes y creativos; y las transiciones entre vídeos y plató. Eficaces y con carácter. También ha sido una buena idea jugar con el skyline de Benidorm, como fondo tras el escritorio de Buenafuente en esa pantalla de la que hemos hablado antes. Benidorm resume España, enfatizó Andreu. Para estar a tono, quizá el plató tenía que haber sido más un chiringuito de playa o, en su defecto, una reproducción de la cafetería cañí de María Jesús y su acordeón. Pajaritos por aquí, pajaritos por allá.

3. SÓLO DURA UNA HORA

Lo mejor es que el formato sólo dura una hora. Y siempre irá a la misma hora, de 11 a 12 de la noche. Perfecto para fidelizar público. Además, se realiza desde la sede de la cadena, genial para realizar sinergias con otros programas y empaquetar mejor la ilusionante marca del canal. Porque lo de anoche sólo ha sido el estreno, Late motiv puede ser una buena alternativa para aquellos que echan de menos la conversación elegante y el humor inteligente en nuestra factoría televisiva. Ahora sólo falta tiempo para engrasar la maquinaria y que fluya la química en un país con unos gustos televisivos a medio camino entre el fervor latinoamericano y el show anglosajón. Un país en el que la mejor televisión de pago pasará por reírse de sí misma, no tener miedo a cierto punto de transgresión y, sobre todo, experimentar con la imaginación sin límites.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que nos enseñó la tele en 2015

Tres trucos que debe aprender Buenafuente de Crónicas Marcianas

Los errores que deben evitar los nuevos canales de TDT

Fallos de las cadenas de TV en las redes sociales

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El programa de Buenafuente, ¿es televisión u otra cosa?

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

 

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

La televisión también vive su particular regeneración. 7 factores apuntan maneras de cambiar este medio (a mejor) en 2016:

1. La pluralidad de la TDT más definida

Las nuevas empresas concesionarias han aprendido la lección de los errores de sus antecesores y parece que van a diseñar nuevos canales de televisión en abierto con temáticas más definidas y complementarias, donde la producción propia será un pilar crucial en las parrillas. No caerán en la trampa de realizar cadenas generalistas a rebufo de Antena 3 y Telecinco, como sucedió en el nacimiento de la TDT con las frecuencias de Vocento (La10) y Unidad Editorial (Veo TV), que reprodujeron viejos modelos de televisión convencional en los noventa. El porvenir de estas nuevas emisoras pasa por su personalidad concreta y su mirada propia evidente.

2. La oportunidad de TVE

2016 es el año clave en el futuro de Televisión Española. En la mano de los partidos políticos estará una cadena pública que ejerza como tal y que revolucione la industria audiovisual invirtiendo en contenidos en los que no se atreven a arriesgar las cadenas privadas, muy acomodadas en su particular bipartidismo (Atresmedia-Mediaset). Sin la preocupación del share instantáneo, TVE debe realizar una radiografía interesante del hoy, analizando el ayer e innovando en contenidos sin exclusión, adelantándose al mañana y los nuevos lenguajes audiovisuales. Creyendo en la información plural pero, también, en el entretenimiento con amplitud de miras, ese entretenimiento que cree en las ideas, impulsa la inquietud social y cree en la imaginación, porque la inversión en creatividad e información accesible para todos los públicos desde una plataforma como TVE, crucial para un país mejor. Y sostenible con una estructura de producción propia sinérgica.

3. El impulso definitivo de las plataformas de pago

En 2016 la televisión de pago realizará una gran inversión en formatos propios. El pistoletazo de salida lo dará Buenafuente desde #0, un nuevo canal que pretende seguir el camino que emprendió en los noventa Canal Plus y que siguió en su fundación el primer Cuatro. Ahora surge desde Movistar+ una marca generalista sin la obsesión de ser para todos los públicos. Sus responsables quieres que el espectador que consuma #0 se sienta especial y diferente. Una interesante apuesta que amplifica la pluralidad televisiva global. Eso sí, para verlo, hay que estar abonado en un país en el que aún no se está acostumbrado a pagar por programas. A no ser que contengan retransmisiones exclusivas de fútbol, claro.

4. El repunte publicitario

Las grandes cadenas privadas llevan dos años remontando en facturación por publicidad. El modelo de programas con una estética monotemática low cost empieza a mostrar ciertos síntomas de desgaste. La audiencia ya no admite series con factura visual regulera y agradece los programas que cuidan tanto el contenido como realización y puesta en escena. Los canales que inviertan en tecnología para grandes formatos no sólo sorprenderán más y mejor al público, también se posicionarán mejor en el mercado publicitario. Porque 2016 es el año en el que los programas remontarán sus presupuestos. Aunque los responsables de las cadenas intentarán evitarlo. Aún no saben que ese crecimiento de la inversión, acorde con el aumento de ingresos, será bueno para el futuro de sus compañías.

5. La política espectáculo

Habrá que observar la evolución de la relación de los políticos con la televisión tras sus apariciones catódicas constantes en esta intensa campaña política, la más televisiva de la historia ¿Desaparecerán de los medios?¿Seguirán rindiendo cuentas a periodistas? ¿Volverá Rajoy a la casa de Bertín Osborne? Probablente no, pero lo que está claro es que las cadenas han enterrado el miedo a producir formatos informativos más allá de los Telediarios. Espacios como El Objetivo, Salvados o La Sexta Columna han demostrado que la política interesa y los políticos también. Y no sólo en campaña, todo el año. No hay marcha atrás. El periodismo en horario de máxima audiencia seguirá creciendo en este 2016. Lo hará con nuevos formatos, de todos los géneros: del más oficioso informativo al más irónico y reivindicativo show con trasfondo político.

6. Las nuevas audiencias

La televisión ya no sólo se ve por la televisión. Comienza el fin de la dictadura de la cuota de pantalla tradicional. Arranca la era de la TV Conectada, con contenidos a la carta, bajo demanda, formatos interactivos y espacios multisoporte, donde los encorsetados titulares de las audiencias, tal y como los conocemos, se están quedando atrás. El análisis se debe realizar en contextos más amplios. a televisión está transformándose para siempre, pero más rápido lo está haciendo su propio público. Los tradicionales sistemas de medición son tan claves como los denominadas ‘audiencias +1′, que computan los visionados que han seguido un producto tras su emisión tradicional. Los programadores televisivos ya no sólo deben de pensar en estrategias para la televisión lineal de siempre, 2016 es tiempo de posicionarse en la generación de la tele interactiva: aquella en la que no existen parrillas encorsetadas, aquella que no considera los consumos en “Internet” como algo menor, aquella que ves y consumes cuando quieres, como quieres y donde quieres.

7. La ficción no apta para todos los públicos

Tras el paso adelante que han dado series como Vis a Vis El ministerio del tiempo, 2016 debe comenzar a recuperar la ficción de autor que no tenga como principal obsesión encontrar el multitarget. Será tiempo para las series que se dirijan a audiencias más específicas, en un momento en el que, más que nunca, el espectador consume y demanda ficción de calidad, capaz de arriesgar, como ocurre en la apabullante televisión estadounidense. Ahí tendrá que demostrar su valor TVE, pero también las plataformas como Movistar+ o Netflix, que precisamente pretenden crear en España productos distintos para un público exigente. Porque las series se han convertido en pilar fundamental para afianzar el prestigio de una cadena, y en los años venideros, la importancia de la ficción que se sale de los cánones preestablecidos no hará más que crecer.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las trampas que realizan los concursos de TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Évole se independiza de El Terrat, la productora de Buenafuente: la historia se repite

  • Jordi Évole abandona la compañía de Buenafuente y crea la suya propia para producir ‘Salvados’.

El Hormiguero nació en Gestmusic hasta que Pablo Motos creó, junto a Jorge Salvador, su propia productora, 7 y Acción. Sabor a Ti nació en Martingala hasta que Ana Rosa Quintana creó su propia productora, Cuarzo. Callejeros nació en Mediapro hasta que, tras varias desavenencias con la cadena, varios miembros del equipo fundaron su propia productora, Molinos de Papel. Cuarto Milenio nació en Plural Entertainment hasta que pasó a ser un programa de Cuarzo.

Es una práctica más habitual de lo que parece. La historia se repite cada cierto tiempo. Los programas de éxito cambian de gestores, especialmente si sus autores deciden crear su propia compañía de televisión y tomar las riendas. Ahora toca el turno de Salvados. El formato gestado en El Terrat, productora de Buenafuente, se independiza.

El Terrat y Salvados, liderado por Jordi Évole, han decidido poner fin a su colaboración tras 10 temporadas, en las que el programa no sólo ha sido un éxito de audiencias, también se ha convertido en referencia periodística. Sacando el periodismo del plató a la calle.

Con esta decisión, Salvados y El Terrat, creadores del formato, dejan paso a “una etapa más personal del proyecto” en la que Jordi Évole y Ramón Lara asumen la producción del programa que codirigen. Su nueva compañía se llama Producciones del Barrio (bien traído el nombre), que ya firmará las nuevas entregas.

Una decisión que no afectará a la emisión del programa en La Sexta, pues Salvados y Atresmedia, propietaria del canal, han firmado un acuerdo de larga duración.

De hecho, Salvados preestrena nueva temporada el próximo domingo con Julio Iglesias. Por su parte, El Terrat sigue como productora de diferentes proyectos y productos. El más esperado: el regreso de Buenafuente a la televisión. Esta vez, desde Movistar+.

Se termina así la relación profesional de Évole con la productora en la que alcanzó la popularidad con un personaje que haría historia, El Follonero. En su papel del ‘triscas’ de Andreu Buenafuente, ya evidenciaba su ironía crítica y cercana con el público. Se hacía el ‘tonto’, pero decía grandes verdades a su propio jefe.

Évole, probablemente sin saberlo, estaba sentando los cimientos del periodismo incómodo que iba a ejercitar después, el periodismo que está comprometido con la calle y que no vive en los despachos de las altas esferas políticas. Sólo en busca de respuestas a las preguntas para un futuro mejor.

Y en La Sexta le siguen dejando hacerlo, como también el mismo Buenafuente le permitió en sus programas dando hueco a gags ‘despiadados’ con su propio late show y sus invitados. Era el principio de la esencia de un Salvados que ha supuesto un antes y un después en la historia de hacer periodismo en el prime time de la televisión privada en España.

Jordi Évole: así revolucionó la información en el horario de máxima audiencia

@borjateran

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies