La televisión y su reputación a análisis en la Carlos III

Este lunes, la Delegación de Estudiantes de la Universidad Carlos III me ha invitado a participar en una ponencia de sus terceras Jornadas sobre Periodismo.

El título de la charla: “La demonización de la información en televisión“. Está claro que estos futuros periodistas ya saben titular con la intensidad del momento que vivimos.

Y allí estuve, junto al veterano periodista Fermín Bocos y el profesor Iván Darias. Y allí hablamos de como la pequeña pantalla ha ganado reputación, tras años de superioridad moral de la prensa tradicional. Ejemplo de ello es el caso de los programas Salvados o El Objetivo (incorporando el periodismo de datos en un prime time de una cadena generalista privada). También programas como Tabú de Jon Sistiaga o Cuando ya no esté de Iñaki Gabilondo (ambos de Movistar+), que muestran hacia donde vuelven los programas informativos: la conexión en directo es importante, pero también lo es el programa-acontecimiento del género documental, elaborado con más tiempo para buscar enfoques y sumergirse en la historia.

Un nuevo escenario interactivo, en donde las diferencias entre radio, televisión y prensa tradicional se difuminan. Las ventanas y soportes tecnológicos cambian, pero no cambia lo más decisivo: contar una historia con mirada propia y honesta.

Ahí está el reto del periodismo, y de eso reflexionamos, sobre la importancia de la honestidad crítica como válvula para explicar lo que ha pasado, lo que pasa y lo que va a pasar sin caer en la trampa constante del maquillaje informativo. Porque trabajamos con informaciones interesadas que intentan reinventar la realidad constantemente. No es nada nuevo, siempre ha sucedido. O que se lo pregunten a Napoleón.

También ha existido tiempo para analizar la televisión pública, observar a sus homólogas europeas y explicar la situación de los operadores privados de televisión en España. Una industria audiovisual, muy concentrada, que necesita movilizarse y serán las nuevas generaciones, que estaban en este aula, las que vivirán la regeneración real de la televisión de primera mano. Porque la radio no mató la prensa, la televisión no mató a la radio, pero Internet y las redes han engullido todo el universo mediático.

‘Top of the pops’, The Pretenders, Esther Arroyo y la TV que te hace levantarte del sofá

Tu cara me suena es un viaje, desde la televisión de hoy, a la evolución de las narrativas del entretenimiento televisivo, pues Tu cara me suena sabe recoger la esencia de esas icónicas actuaciones que reproduce.

Esta semana, sin ir más lejos, hemos visto a Esther Arroyo metiéndose en la Chrissie Hynde de The Pretenders. Y Arroyo, al ritmo de Don´t Get Me Wrong, nos ha llevado al ochentero plató de Top of the Pops, el longevo y más mítico programa musical de la BBC, que en España inspiró a formatos como Tocata e incluso Música sí.

Los ochenta eran tiempos de decorados sencillos que sólo necesitaban mucho neón, mucho humo y, lo más importante, focos, focos y más focos: el techo de los platós se incorporaba con inteligencia a la escenografía. La iluminación analógica era la gran protagonista, junto a la gente que abarrotaba el estudio para dar dinamismo a la profundidad de plano y, sobre todo, impregnar el show de esa esencia de discoteca de una época.

Una época en la que la realización televisiva bailaba al compás de la música de forma literal. Viva el corte rotundo, directo y milimetrado. Viva las actuaciones que cuentan una historia a través de la coreografía de cámaras, luces y miradas. Porque no sólo es importante mostrar una historia, también es crucial transmitir sensaciones a la hora de retratar esa historia.

Top of the Pops te hacía levantarte del sofá:

Eurodrama: las influencias de Chikilicuatre en los ensayos de Barei en Eurovisión

Eurodrama. Ya está aquí Eurovisión 2016. La gran competición entre las televisiones públicas europeas (y algunos países del extrarradio) es uno de los más importantes acontecimientos musicales, mediáticos y también virales, pues el eurofestival ha entendido la esencia de las redes sociales, abriendo los ensayos a los eurofans. De esta forma, el programa se convierte en una especie de reality para los propios artistas que ven como son examinados por su público durante cada pase previo de su número.

El efecto sorpresa no es tan importante como ver las tripas del festival. Así Eurovisión logra su objetivo de que se comenten intríngulis, se genere debate y, sobre todo, se amplifique la expectación por la gran gala final del sábado 14.

Y Barei ya está sufriendo esta particular contraindicación de este gigante talent show internacional. Los espectadores pueden ver a través de Internet los primeros ensayos, especialmente gracias a las propias grabaciones de eurofans acreditados en el pabellón y, como consecuencia, opinan. De hecho, opinan mucho.

Los vídeos del segundo ensayo de Barei, celebrado este domingo, nos han remitido a otro clásico de España en Eurovisión: al mismísimo (y recordado) Rodolfo Chililicuatre. ¿Por qué? Lo diseccionamos a continuación.

1. En estos ensayos previos, las coristas del Say Yay!, que así se llama el tema, guardan la espalda de Barei con coreografía incluida. Unos pasos de baile muy al estilo del ‘robocop’. Y ya se sabe que el robocop fue una de las reivindicaciones de Chikilicuatre en su propuesta eurovisiva.

coristas robocop

2. Además, en el segundo ensayo, Barei ha acudido con un peinado con una cierta reminiscencia al tupé de Chikilicuatre. Rodolfo fue un adelantado a su tiempo, está claro.

barei y chikilicuatre

3. Y, sobre todo, Barei propone una caída en plena actuación, como giro dramático sorpresa. Se cae, para luego levantarse. Será una metáfora de la letra en inglés pero inevitablemente recuerda a otro tropezón clásico, que también fue el gran momento del ‘Chiki Chiki‘ : el trompazo de Silvia Abril como bailarina oficial de Rodolfo. Inolvidable y desternillante instante para la historia de la televisión.

-Caída Barei

barei caida

– Caída Silvia Abril

caida silvia abril

La única diferencia es que la caída de Silvia Abril era pura comedia. España se reía de Eurovisión y de sí misma, sin complejos y con sano sentido del humor. Con Barei el traspiés pretende llamar la atención del público europeo, como seña de identidad para que el espectador europeo recuerde la actuación a la hora del televoto. ¿Lo conseguirá? ¿O parecerá que tenemos mala pata? Lo que está claro es que Barei cuenta con una excelente calidad vocal y ese es su valor añadido para triunfar en Eurovisión 2016.


> CHIKILICUATRE: LOS MOTIVOS QUE DEMUESTRAN QUE HA SIDO LA MEJOR PROPUESTA DE ESPAÑA EN EUROVISIÓN

Fleur East y su ‘Play That Sax': los motivos por los que idolatro su actuación en ‘Likes’

Deformación profesional. O mejor dicho, pasión profesional. Desde adolescente he invertido demasiadas horas de mi vida en comparar actuaciones musicales del mismo artista en diferentes programas. Con esta particular obsesión, me he recorrido los tele-tours promocionales de cantantes, especialmente internacionales.

Disfruto descubriendo la misma interpretación musical en distintos shows. Comparo realización, escenografía, platós, discurro ideas…

Y una de mis últimas obsesiones es recorrerme los platós de la tele internacional a través de Fleur East y su pegadizo Sax. Ella ya es una grande y, como las grandes, canta en directo. Es más, cuela siempre el nombre de aquel programa que pisa en el mismo minuto de la canción. Porque la mejor improvisación es la que está muy ensayada. También, como las grandes, lleva su propio grafismo para incluir en las grandes pantallas de leds que inundan los decorados de las cadenas del mundo.

Aunque, curiosamente, una de las versiones televisivas que más veo y reveo del Sax de Fleur East es en un programa español que, además, no cuenta con espectaculares alardes escenográficos ni gigantes pantallones caros colgados de la pared.

Y es que Likes no tendrá el plató más grande. Es minúsculo. De hecho, ese lugar antes era un matadero de pollos. Pero el formato sabe contagiar la energía del tema a través de una realización brillante, que dibuja una historia de principio a fin. Con reflejos, pero también definiendo el tono y los personajes. Incluso contextualizando al espectador el instante en el que se mueven la presentadora, Raquel Sánchez Silva, y sus colaboradores de la mesa a la grada, para despedir el show bailando con el público.

Porque todo cuenta y este Sax no se hizo en el plató más espectacular, pero la realización sí supo transmitir el carisma de la cantante e impulsarlo. Porque lo más importante es narrar una historia. Siempre. También cuando solo dispones 3 minutos de un hit:

https://www.youtube.com/watch?v=8T1H_Ogf2E8

También acudió a El Hormiguero (está pegado al plató de Likes). Atención a los planos de Pablo Motos y Ana Obregón bailando. No se nota nada que, en realidad, Fleur East grabó su tema otro día. Pero lo que está claro que Obregón tiene práctica en estos menesteres. Tantas galas de varietés a sus espaldas…

Top Of The Pops, simplemente brutal:

La Voz Holanda (The Voice Holland, vamos)

The Jingle Bell Ball

Alan Carr: Chatty Man

‘Priscilla, Reina del Desierto': los 11 ingredientes para la receta del musical perfecto

Como los viejos teatros de Londres, París o Nueva York, el Nuevo Teatro Alcalá se esconde en una manzana de viviendas. Su fachada estrecha no evidencia el amplio espacio que guardan sus entrañas, donde se oculta un escenario que permite un complejo viaje como el que propone Priscilla, Reina del Desierto.

Un viaje entre la comedia sin complejos, la coreografía imposible y la purpurina que mata prejuicios. Un viaje, en definitiva, por la esencia del musical perfecto que se sustenta en 11 claves para el éxito.

1. TEMAZOS EN DIRECTO

La historia de Priscilla se cuenta a través de grandes éxitos de cuando las pistas de baile eran pistas de baile. De Tina Turner a Gloria Gaynor. Sin tregua. Y eso se agradece. En cualquier musical. Mejor aún, cuando no se meten las canciones con calzador. Como pasa en este, donde los temas están a tono con el momento, sin forzar en exceso la trama.

2. COREOGRAFÍAS IMPOSIBLES

Un musical es sinónimo de coreografía. No sólo del elenco, también de los elementos escénicos de cartón-piedra. Todo va coordinado. Es más, si algún actor o bailarín se salta los movimientos marcados puede ser atropellado por cualquier decorado. Ejem. En Priscilla, el espectador vive la experiencia de asombrarse con las magnéticas coreografías de cada miembro del casting. Una explosión atlética.

3. UN MUERTO

Todo musical de éxito que se precie debe contar con un conflicto ñoño con final feliz. Un poco de sentimentalismo, vamos. Y ya mejor si hay algún muerto. Con su funeral. Y todo. Funeral en el que todos acaban cantando, claro. Y el ataúd termina dando más vueltas que una peonza por obra y gracia de la coreografía. El vivo al hoyo y el muerto al bollo. O era al revés. Porque lo musicales también son sensibles.

4. VESTUARIO DISCRETO

El vestuario debe ser excéntrico. Eso lo saben los grandes creadores de musicales. La señora suspira con su abanico en el patio de butacas “uy, qué pocholada“. Porque ver un musical como Priscilla supone descubrir diseños de moda imposibles e imponibles. La imaginación en telas. De hecho, en Priscilla, el escenario se acaba llenando de especies del desierto australiano y aledaños reproducidas en trajes.

5. CARNAZA

Por supuesto, como también sucede en el género español de La Revista, en el buen musical no puede faltar despelote del elenco. Porque un musical no es lo mismo sin el cuerpo de baile en paños menores. No iba a ser menos Priscilla. El erotismo es un saludable motor vital. También en el showbussines.

6. ALARDE ESCÉNICO

El gran valor añadido de Priscilla es que logra el más difícil todavía con la puesta en escena. Iluminación, leds, pantallas pero, no menos importante, tramoya tradicional. El epicentro es el autobus, un elemento vivo en escena, por dentro y por fuera. No para de metamorfosearse en toda la función gracias a alardes técnicos que lo convierten en una caja de emociones.

7. PÚBLICO PARTÍCIPE

Un buen musical también supone la experiencia colectiva entre amigos y conocidos. En Priscilla hay un momento que diferentes voluntarios suben al escenario para probar una coreografía. Un aliciente, pero que se consuma con inteligencia: pues no molesta a las personas que prefieren quedarse sentadas, sin ser arte y parte. Sólo es un guiño de entreacto.

8. LA HISTORIA

Ya sea un programa de televisión, un show de radio o un musical teatral, sin contar una historia no se va a ninguna parte. Una historia que sabe lo que debe narrar evitando esos rodeos de paja, en los que termina el espectador desconectando. Priscilla no te lo permite. Te mantiene atento. Y vivo toda la función. Con ganas de más.

9. El HUMOR CÓMPLICE

La comedia es básica en el espectáculo musical. Pero no cualquier tipo de comedia. La mejor es la que es cómplice con el espectador, se ríe de sí misma y se adapta, cuando el guion lo permite, a la idiosincrasia nacional.

10. ACTORES CON SUPERPODERES

Repetir a diario cualquier musical es un trabajo complicado. Pero todavía más complicado si en escena hay que lidiar con tantos cambios de vestuario, coreografías y movimientos de puesta en escena. Incluso con dos funciones seguidas en fin de semana. Pero ellos lo hacen como tal cosa, hasta consiguiendo hacer sentir al público que está viviendo una función especial. Y es verdad, pues nunca se repetirá. La fuerza expresiva de los protas del Priscilla español es digna de mención Christian Escuredo, Jaime Zatarain o José Luis Mosquera. Interpreta, cantan, bailan. También de las tres voces femeninas principales, que aparecen y desaparecen en los lugares más inesperados de la puesta en escena.

11. CHIMPÚN FINAL

Es cuando el patio de butacas y el escenario se convierten en uno. El público en pie, el saludo final de los actores y la sobredosis musical de despedida y cierre. La fiesta que no quieres que se acabe. Ese es el mejor adiós de un musical, aquí no se puede ser rácano. No hay que quedarse corto. Cuanto más dura ese clímax, ese chimpún final, más posibilidades tienes de que el espectador salga contento y de que el mejor marketing, del boca-oreja, surta efecto. De que tu musical sea un éxito.

priscilla el musical

Cartel teaser y sinopsis de ‘Como la espuma’, la nueva película de Roberto Pérez Toledo

Cartel Teaser Como la espuma

En Como la espuma quiero seguir jugando a lo que más me apasiona como guionista y director: crear historias de vínculos y personajes en las que el trabajo de los actores sea la materia prima principal. Esta vez lo hago con un envoltorio que se me antoja irresistible, invitando al espectador a una orgía. Sí, una actividad sexual colectiva en la que aparentemente no hay hueco para el amor. Pero qué se le va a hacer, el amor siempre se las apaña para abrirse camino… 

Como la espuma es una historia coral que transcurre en una mansión en la que está teniendo una orgía y que envuelve a quince personajes que han acudido a ese lugar por un motivo u otro. Todos están buscando trozos de verdad en el lugar a priori más surrealista y menos propenso para ello. Y el resultado será una comedia con mucha emoción en la que el sexo es puro sentimiento. Mi reto es intentar ponerle la piel de gallina al espectador con una peli que sucede en una orgía. Muy loco todo. A ello voy.

Son las primeras declaraciones de Roberto Pérez Toledo ante el inminente rodaje de Como la espuma, su nuevo largometraje, que se rodará durante las tres próximas semanas en Madrid.

Contado en clave de comedia sentimental, su extenso reparto incluye nombres como Sara Sálamo, Dani Muriel, María Cotiello, Miguel Diosdado, Pepe Ocio, Carlo D’Ursi, Adrián Expósito, Nacho San José, Jonás Berami, Sergio Torrico, Diego Martínez, Álex Villazán. Javier Ballesteros y Elisa Matilla.

Pionero en utilizar Internet para crear, sin cortapisas, el guionista y director canario ha logrado en el último año éxitos como la TV movie Los Amigos Raros, con millón y medio de visionados en Youtube, o las cinco microhistorias para El Corte Inglés #ElAmorMola. Una novedosa experiencia en nuestro país. Sin olvidar su reputada ópera prima, Seis puntos sobre Emma, protagonizada por Verónica Echegui, Álex García y Fernando Tielve.

El cartel teaser y la imagen de marca de Como la espuma, al igual que Los Amigos Raros o #ElAmorMola, ha sido desarrollado por Efe Suárez.

SINOPSIS ‘COMO LA ESPUMA’

Una vieja mansión. Un plan B condenado a desmadrarse. Una orgía improvisada… Y, de pronto, un montón de historias de amor, desamor, reencuentro y descubrimiento. Del amanecer al atardecer, una quincena de protagonistas vivirán una experiencia sexual y emocional que les cambiará la vida.

Twitter de la película @como_la_espuma 

Twitter del director @mividarueda

Facebook /como-la-espuma

7 reflexiones de Manuela Carmena en su discurso en la marcha del Orgullo 2015

Por primera vez, un alcalde de Madrid ha recibido la marcha del Orgullo LGTB.

Ha sido este sábado, 4 de julio de 2015, cuando Manuela Carmena ha dado la bienvenida a los manifestantes a ‘la ciudad del abrazo’. Lo ha hecho, bajo la atenta mirada de la estatua de Cristóbal Colón,  en un discurso histórico. No sólo por la novedad, también por el fondo de sus palabras: valorando la diversidad, la tolerancia y la riqueza sexual.

‘Eurofan’, el cortometraje: no es un drama, es un eurodrama

No es un drama, es un eurodramaRoberto Pérez Toledo ha realizado un nuevo cortometraje. Esta vez, una radiografía instantánea sobre Eurovisión y sus fieles seguidores. Con su habitual personalidad e ironía, el director de las películas ‘Seis puntos sobre Emma’ y ‘Los Amigos Raros’, que también es el creador de la campaña #ElAmorMola de El Corte Inglés, da en la diana de una historia por encima de etiquetas y prejuicios sociales. Eurofan está protagonizado por Sara Sálamo (B&B) y José Sospedra (Tierra de Lobos) y está creado por y para Youtube:

El (innecesario) show musical de Mike Tyson

Tu cara me suena es un gran formato. Más aún al ver las cosas que ejecutan en Lip Sync Battle, ese programa que está poniendo a diferentes rostros estratosfericamente populares a cantar o, en su defecto, hacer el mamarracho. Mike Tyson ha sido el último en realizar esto último, el mamarracho, con su particular versión del ‘Push It’. Con esto, el programa se asegura un zaping internacional. Él un buen caché. Y ya.