Visualizando Categoría

Redes

Los trucos de los influencers para triunfar en Instagram (que a mí no me salen NADA bien)

Casi NADA es casual en la vida del influencer de Instagram. Casi NADA. Los instagramers de verdad colocan sus fotos con un orden calculado. Ahora, por ejemplo, la tendencia creciente para disimular el ego es “hacer la cruz”. Se trata de un truco -no apto para los instagramers más egocéntricos- que consiste en subir una foto tuya y después una foto de paisaje: foto tuya, foto de paisaje, foto tuya, foto de paisaje… Así todo el rato. En el mosaico general de fotos del perfil del usuario, las fotos en las que sale el autor forman una cruz, el resto son paisajes. Una artimaña para no saturar con mucho selfie seguido, vamos.

Casi NADA es casual en la vida del influencer. Tampoco el horario de programación de publicar las imágenes es espontáneo. NADA de improvisación. Instagram también tiene unos cuantos prime time. Para algunos las 12.30 del mediodía es buena hora, para otros las 9 de la noche es franja de máxima audiencia de likes y comentarios. Aunque todo depende de tu público y sus costumbres.

Casi NADA es casual en la vida del influencer. NADA de posados repentinos, que sólo parezcan que son repentinos. Algunos influencers se llevan hasta fotógrafo incorporado. Porque en Instagram ni siquiera la felicidad es natural. Y esa es otra: todo debe transmitir la percepción de un éxito alegre infinito. Sonríe, vístete perfecto y ponte en una luminosa carretera bonita para propiciar la estampa de postal tan dicharachera como artificial. Que te envidien, que te ensueñen.

Y NADA de olvidar que el encuadre tenga mucha luz. Siempre mucha luz. Y más luz si se pone a la foto un buen filtro que de luminosidad extra, que eso sube seguidores y likes.

Estas son algunas de las mañanas de los influencers para seducir a su respetable público que, ahora, se llama follower. Las redes se han convertido en la plataforma para reinventar nuestra vida al gusto del consumidor. Más aún cuando estamos ante instagramers e influencers que rediseñan su realidad a golpe de minucioso posado y filtro ‘Amaro’, donde casi NADA es casual. En su derecho están. Pero a mí no me acaba de salir este uso tan frío de las redes sociales.

Quizá tenga peor engagement, quizá mis “amigos” regateen los ‘me gusta’ en las fotos, quizá suba alguna que otra imagen movida e incluso borrosa, quizá no todas las instantáneas cuenten con la misma luminosidad. Pero, para mí, Instagram, como el resto de las redes, es capturar lo que me encuentro en el camino cuando me lo encuentro y como me lo encuentro. Sin cuadriculadas fórmulas matemáticas y con la imperfección de dejarse llevar en el vaivén del día a día. Un ir y venir en el que todavía no he logrado aprender a sonreír en las fotos.

Por cierto, se me olvidaba, mi Instagram: instagram.com/borjateran

Nos lo tenemos que hacer mirar: sobre Paula Vázquez y la libertad de opinión

Paula Vázquez brilla tanto en tele y fuera de la tele porque no es parte del decorado: es Paula Vázquez con todas sus consecuencias“. No me he podido reprimir, y este sábado he lanzado este tuit al aire.

¿Por qué lo he hecho? En un tiempo en el que todo el mundo opina de todo en las redes sociales, es curioso como criticamos a profesionales de la televisión por atreverse a ser ellos mismos a través de esas mismas redes sociales.

Sólo hablan como uno más. Con sus filias, con sus fobias, con sus pasiones, con sus pataletas, con sus expectativas, con sus decepciones, con sus ilusiones.

Pero no todo el mundo puede hablar como uno más. Estamos en la era de lo políticamente correcto. Una era que sufren especialmente los comunicadores de la televisión, donde da la sensación de que cada vez más hay menos profesionales del medio con ganas de mojarse en temas cotidianos: por temor a caer mal a alguien, por temor a que no te contrate tal canal o tal productora, por temor a ganar imagen de conflictivo, por temor represalias (que existen), por temor, al final, a ser uno mismo.

Curiosa paradoja porque, al final, los mejores comunicadores, esos inolvidables que nos han hecho felices y han traspasado las barreras de la pantalla, ya fuera grande, mediana o ahora más pequeña, son aquellos que contaban con el valor de la carismática espontaneidad que se salía de lo corriente por su carácter, por su mirada propia, por su autenticidad. Eso es la buena televisión, la que sale de los cánones y la que no tiene muchos pelos en la lengua.

Nos lo tendremos que mirar, pues. Podemos estar de acuerdo o no con las reflexiones de Paula Vázquez, yo no siempre lo estoy, claro, como tampoco pretendo que todo el mundo esté de acuerdo con mis artículos. En eso consiste el juego: en aprender con respeto los unos de los otros, incluso con posibilidad de mojarnos y hasta equivocarnos. Que nadie quite esa posibilidad a nadie, tampoco a los presentadores de televisión. De hecho, aquellos que son idílicos bustos parlantes, que parecen la parte más previsible e impoluta del decorado, son los que hacen más aburrida y olvidable la televisión.

>>> Y ya que estamos, os dejo la entrevista que hicismos a Paula Vázquez en nuestro programilla de radio ‘Historias de la tele’. Fue hace unas semanas con la excusa del reality El Puente, donde aprovechamos para hablar de su trayectoria. Y sí, de nuevo, se mojó.

El éxito asegurado de indignar a las redes

Haga temas polémicos. Especule. Caiga en tópicos. Lance especulaciones absurdas. Tire a la basura al cine español. Todo junto, metido en un mismo saco. Desprecie a Gloria Fuertes si hace falta. Indigne a las redes, es pan comido. Éxito asegurado.

La prensa escrita ha caído en la trampa de la viralidad más fácil, la de alimentar la polémica irritando al personal. “Venga, periodista, no me hagas un tema de divulgación contrastada que eso no lo lee nadie. Un poquito de polémica de la que indigna, y tenemos un pelotazo”. Es el camino hacia el que vamos, tanto los que trabajos en medios de comunicación como los propios lectores. Todos, debemos hacer una reflexión: saldríamos ganando si tuiteáramos artículos de calidad con la misma excitación que publicitamos aquellas columnas vacías, que nos provocan ira.

Pero no, focalizamos todo el esfuerzo en evidenciar lo que nos cabrea tanto que terminamos propiciando justo lo contrario que tal vez buscamos: promocionar, multiplicar lecturas y, por tanto, lanzar este tipo de temas al estrellato del éxito viral.

Así que, venga, más titulares polémicos, más argumentos baratos, más indignación fácil y menos artículos contrastados, elaborados, argumentados y mimados con la constructividad de la honestidad. Para qué, si eso no tira. Y, encima, lleva más tiempo de confección.

Comunica2, digiriendo la revolución social

Se celebra en el Campus de Gandía desde hace 7 años y es pionero en el análisis de los nuevos escenarios audiovisuales y sociales a los que se enfrenta la comunicación, la industria audiovisual y los espectadores que, por cierto, ya se han convertido en usuarios.

Se trata de Comunica2, un congreso internacional que supone un punto de encuentro práctico e inspirador para entender el presente de la comunicación y sentar las bases de su futuro.

Y, en este 2017, acepté el reto de ser el “presentador” de estas jornadas. No dudé en decir que sí, pues estar en el escenario de este congreso es una inspiradora oportunidad para aprender de aquellos que están cambiando el sector en el día a día desde diferentes ópticas y sectores. Toda una ocasión para aprender de forma práctica y no sólo desde la teoría.

Ya el año anterior, en este mismo Comunica2, moderé la mesa redonda sobre la televisión transmeda. Y, por primera vez, escuché a profesionales que entendían, de verdad, el significado de transmedia y no se dedicaban a vender humor.

Eso tiene Comunica2: unas didácticas jornadas para limpiar el humo del torbellino de información sin masticar en el que estamos inmersos y reflexionar sobre las apasionantes posibilidades que se nos abren en la revolución social que estamos viviendo a través de la tecnología.

Por cierto, como presentador -sin ser yo nada de eso-, me hicieron esta foto rollo Jorge Javier Vázquez. Cogí el corazón de Instagram para el posado. No obstante, el congreso me coincidió con tiempos de desamor. Y tal.

comunicados2

Así son los nuevos pictogramas que identifican los programas de La Sexta

La Sexta ha estrenado logotipo e identidad visual. Pero no se ha quedado sólo en evolucionar su característico seis hexagonal, también ha incorporado unos pictogramas propios a sus programas. Así se otorga una mayor entidad de La Marca Sexta en todos los productos de la emisora. Así el espectador identifica mejor los productos de La Sexta y su particular sello. No son productos estancos, cuentan con un ADN unitario: La Marca Sexta:

laSexta_Pictogramas

> Así es la nueva marca de La Sexta: más periodística, más hipster, pero sin perder su esencia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies