Visualizando Categoría

Radio

Nadie Sabe Nada: la pringosa comedia

A veces, sufro de una extraña nostalgia. Nostalgia por momentos que no he vivido. Momentos que, igual, tal vez, ni siquiera ocurrieron. Nostalgia con otras épocas, pero también nostalgia con asignaturas pendientes con personas importantes de mi propia vida o hasta nostalgia con otra televisión, otra radio u otras forma de crear que no viví pero que, paradójicamente, me hicieron querer tanto la televisión, la radio y las formas de crear -así, en general-.

Los ocurrentes guiones de Galas del Sábado, que llegaban a esconder en un mismo plano y detrás de unos cómics a Laura Valenzuela, Joaquín Prat, Marisol, Massiel como si se trataran de espías. El montar y desmontar los decorados de la casa de Curro Jiménez en un plató pegado a la Plaza Mayor, hoy cerrado. La radio en teatro, en directo, con la contagiosa tos del público y con el tachán de la orquesta… No lo he vivido. Pero lo he sentido, pues lo imaginado.

El otro día acudí a la grabación de Nadie Sabe Nada, el programa ‘a priori de humor’ de Andreu Buenafuente y Berto Romero en la Cadena Ser -que se puede escuchar en radio, en podcast y, también, ver en Youtube-. Llegué al Teatro Lara, tarde, me senté en una butaca, en la última fila. Y observé. Entonces, me vi en aquella radio en directo que no viví, pero imaginé. Es real, pensé. Y existe en 2018.

Ya puedo tachar de mi interminable lista de cosas que no he vivido, pero he soñado, la de asistir a un show de radio que se hace sin red en un teatro -o en un estudio grande-, donde el gran valor, por cierto, es el público que acude a la grabación. Y eso yo no lo había imaginado: en Nadie Sabe Nada, los asistentes son tremendamente fieles al show. Interactúan con devoción. Son compinches. Son aliados. Son maquiavélicos, en ocasiones. No van de postureo, van a jugar con dos cómicos que admiran. Esa consolidada fidelidad del respetable define la buena salud de la comedia de Buenafuente y Romero. Una comedia elegantemente pringosa. Que moja, que identifica, que ironiza, que retrata.

Pues eso, pringémonos. Y que salpique. Pero que salpique de verdad. Lo necesitamos, más aún los nostálgicos de historias que, quizá, ni existieron.

En el #nadiesabenada de hoy alguien está de espía…

Una publicación compartida de Borja Terán (@borjateran) el

 

Gemma Nierga, la energía de la curiosidad transparente

Una vez escuché a Gemma Nierga decir que en sus comienzos radiofónicos tuvo que lidiar con recetas. Sí, recetas de cocina. Por suerte, estaba su madre, como todas las madres, para ayudar con los menús radiados.

De guisos tal vez Gemma no entendía demasiado, pero ella tenía el secreto de la receta para triunfar en esto del transistor: una apabullante curiosidad que iluminaba con ayuda de una voz que no era de manual. Sin necesidad de tonos artificiales ni impostaciones dramatizadas ni perfecciones tan solventes como olvidables.

Y, claro, Gemma rápidamente brilló en la SER. Y ejemplificó una característica que cada vez parece más complicada en la radio generalista y comercial española. Estoy hablando de prosperar, poco a poco, en tu propia empresa, crecer dentro de la radio que te dio la primera oportunidad. De hecho, Nierga prosperó hasta ser una voz imprescindible y símbolo de la SER.

Recuerdo que una vez, en La Ventana, entrevistó a Pepe Navarro. Allí mismo, Nierga, de repente, soltó al famoso presentador que él había cambiado su vida. Navarro se quedó sorprendido, no pilló que cuando se fue de Telecinco a Antena 3, Sardá presentaba las tardes de la Cadena Ser. Entonces, Sardá fichó por Telecinco para crear Crónicas Marcianas y la SER decidió promocionar a Gemma, que hasta ese momento susurraba en las noches de Hablar por Hablar.

La SER tiró de cantera. Una característica que es posible pero que, al mismo tiempo, parece cada vez más difícil en la radio de hoy. El recambio generacional se complica por la obsesión en contratar nombres con tirón mediático para que su cara se recuerde bien en el EGM. Como consecuencia, nos estamos perdiendo grandes maestros de la radio de primera división que, en cambio, siguen perpetuos en segunda B.

La tecnología cambia, el podcast ha llegado a nuestras vidas. Pero, al final, la radio en directo, esa que te acompaña, nos seguirá escuchando a diario. Como hace Gemma Nierga, maestra en eso de escuchar. Estos días su voz ha dejado de sonar en la SER, su casa de siempre. Esa emisora, en la que prosperó su trayectoria, ha decidido prescindir de su contrato para renovar la franja de magazine que presentaba en Hoy por Hoy.

Pero la voz de Nierga tiene mucho que seguir aportando a la radio, también a la televisión (donde ya trabajó). Porque no existe tanta gente en este negocio que sepa escuchar y, encima, lo haga con esa autenticidad que rompe con la dictadura de los convencionalismos para iluminarnos. Iluminarnos con una energía cómplice, natural, transparente que te deja atrapado en las historias de la radio. Eso lo tiene Gemma, Gemma Nierga.

El final de una agitada etapa

Termina el curso escolar, también la temporada televisiva e incluso la radiofónica. De hecho, esta tarde, cerramos (por ahora) ese programa de radio undreground que hemos hecho cada miércoles bajo el nombre de ‘Historias de la tele‘.

51 minutos semanales para divulgar la tele, descubrir, probar y hasta ser nosotros mismos. A veces, demasiado nosotros mismos. El programa tal y como lo conocemos termina este miércoles, 21 de junio, y con él acaban 10 meses de sentir incertidumbres laborales, vaivenes emocionales y algún que otro delirio por amores imposibles. Viva la intensidad.

Pero, al mismo tiempo, también terminan 10 meses de experiencias profesionales mágicas que nos han permitido aprender de los mejores de los medios y que ya son un efervescente puente levadizo hacia alguna parte. No sé muy bien qué parte. Pero sé que ahí estarán Paula, Lluis, Ber, Piluca, Giuseppe. Y tantos. Con ellos me quedo, para seguir aprendiendo, avanzando, creciendo, confiando e incluso bailando.

El día que pisé el control de ‘Julia en la Onda’

Mi abuelo tenía un transistor. Un señor transistor de esos grandes, con unas rejillas plateadas y una antena telescópica, que se abría hasta el infinito. Él era de Radio Nacional de España y, probablemente, le fastidiaba que le zapeara en la onda modulada. Pero yo lo hacía, pues ya era de la generación que nació con un mando a distancia bajo el brazo.

Me gustaba jugar con la ruedilla de aquella radio para ir cazando programas, la mayoría engolados, algunos incluso con locutoras muy enfadadas, que me llamaban la atención por su indignación constante con el mundo y que hablaban desde púlpitos que parecían de una alcurnia marciana. Era magnético todo, sí, hasta que un día me paré en un dial en el que se miraba y escuchaba los grandes pero también pequeños detalles que construyen nuestra realidad. Allí me quedé. Aquel programa se llamaba La Radio de Julia y me enseñó que se podía conseguir un magazine interesante y, a la vez, inteligente en una época en la que mandaban otros contenidos mediáticos, más impostados y más atados a las vísceras ajenas. Me enganché a esa radio, que fluía de otra manera, sin necesidad de grandes intensidades musicales ni rimbombancias narrativas.

Ha pasado un tiempo, mucho tiempo, y hace unas semanas tuve la oportunidad de agazaparme en el control de la segunda vida de esa radio con el que tanto me identifiqué, me sigo identificando e hizo descubrir (y querer tanto) la radio a un abducido por la tele.

Y corroboré que Julia en la Onda, Jelo para los más fieles, es un formato que ejemplifica la esencia del porvenir hertziano, aprendiendo de su pasado pero con la intuición suficiente para tomar el pulso a los compases que vienen. Un programa que rompe con clichés y ha dado un impulso a las narrativas radiofónicas, con un lenguaje consciente de su tiempo (algo que es menos habitual de lo que parece en la radio española). Un magazine que escucha, se moja y consigue hacer al espectador partícipe sin medias tintas ni parafernalias.

He ahí el quid de la cuestión: la complicidad que desprende el equipo en emisión y que se mantiene intacta si te cuelas en el control. De hecho, yo llegué para un rato y me quedé todo el programa, ya que pocas veces he estado en un estudio de radio (y ya he pisado unos cuantos) en los que se respire tanta complicidad entre el periodista y el realizador de Jelo. Julia Otero y Joan Quintanilla son pura química. Entienden las necesidades del formato con una intuición abismal y no hay corte de audio (o guasap de oyente) que se les resista. Pero, sobre todo, lo más importante, Otero y Quintanilla en acción evidencian y contagian que están disfrutando de su trabajo. No es baladí, esa es la clave de todo. Y eso tampoco es tan habitual como parece. Y esa es la lección que me llevé.

Con esta visita casual a Onda Cero, cerraba una semana por trabajo en Barcelona que resultó llena de coincidencias mágicas. Y, al salir de la radio, como esa locutora impostada antigua que tanto repelé, me vi plantado en medio de Las Ramblas, con mi mochila a cuestas, cargada de inestabilidades, retos y miedos, pero con las mismas lágrimas de ilusión de aquel adolescente que descubría la radio y que no imaginaba que algún día trabajaría en ella.

‘La Mañana de Cope’: fin de ciclo

Hoy me voy a poner intenso. Un poco solo, va. La vida profesional se construye con trabajo, constancia, suerte y oportunidades. Y, en ese viaje en las oportunidades que llegan cuando menos te lo esperas, apareció La Mañana de Cope de Javi Nieves, brindándome la confianza para llevar las riendas de la sección de televisión del magazine más escuchado de la emisora.

En La Mañana de Cope hemos intentado divulgar la televisión desde otra óptica: constructiva, entretenida e incluso imprevisible. De hecho, hasta fuimos la única radio nacional con sección televisiva en directo en días como Navidad y Año Nuevo, jornadas donde la pequeña pantalla tiene mucho que comentar… y recordar.

Este lunes, 31 de agosto, termino esta etapa. Para mí, esta colaboración intensiva ha sido un máster semanal de radio. En La Mañana de Cope he aprendido de un equipo consciente del periodismo de su tiempo, un equipo que entiende la radio de hoy y la que está por venir. Esa radio que no sólo habla: la Radio que escucha y que aprende de la gente, de toda la gente.

Porque la radio tiene un superpoder: siempre acompaña. Es el medio de comunicación más cómplice. Y más aún si escucha. Abriendo bien las orejas. Como lo ha hecho La Mañana de Cope con Javi Nieves y María de Meer.

Gracias al equipo de La Mañana de Cope. Gracias Javi Nieves, Mercedes Aranda, María de Meer, Paloma Serrano, Luz García de Burgos, Carlos Gutiérrez, Beni Armada, Jimeno, Fernando Martín, Elsa Tadea, Alejandra Fernández, Álvaro Montaner, Ramón García (que tantas veces se pasó por la sección)… Gracias por confiar en mi estos años y darme toda la libertad para divulgar la tele desde mi personalidad propia. Lo pondré en el currículum con fosforito.

Borja Terán en La Mañana de Cope

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies