Deconstruyendo el paso de Grace Jones por TVE

Salvados me recordó esta actuación y, desde entonces, no puedo dejar de mirarla. En bucle. Todo el rato. Es Grace Jones en Esta noche de TVE. Ahí, en el Estudio 1 de Prado del Rey, Jones está interpretando su brutal Pull up to the bumper.

El programa de Jordi Évole rescató el instante en el que Jones se acerca a la mesa y se contonea, aprovechando este poderoso momento como punto de partida de la contextualización de la figura del controvertido excomisario Villarejo, que pisó en 1981 la tele pública para, después, escaparse por las cloacas del Estado.

Pero, allí, en aquel plató, sobre todo estaba Grace Jones. Ver hoy esta actuación, como tantas otras de la cantante, define el significado del arte en escena. Ya lo dijo la presentadora de Esta Noche, Carmen Maura: “una mujer que canta como un ángel y baila como un diablo”.

Y el programa muestra al ángel y diablo muy bien. Primero, Jones aparece abrazando una columna, casi como si fuera una barra de pole dance. No sólo achucha el cilindro de cartón-pierda, pues ella sabe la importancia de mirar a cámara. De hecho, está comunicándose con el espectador con una sonrisa tan traviesa como cómplice. Vamos que parece que se está riendo de todo. Y el realizador tiene bien planificado el juego de cámaras para que el espectador no se pierda.

Jones des-abraza la columna, gira y un plano general sigue a la artista hacia un lugar impredecible. Jones está disfrutando tanto del rimo de su tema que olvida que va a arrancar la letra de playback y aún tiene el micrófono situado a dos metros de distancia. Da igual. Es playback. Así que empieza a cantar sin micro. Pasa desapercibido, ya que su apabullante carisma puede con todo. Hasta en la tarea de coger el micrófono de su pie cuando ya lleva un rato cantando sin utilizarlo.

Jones va y viene, no sé sabe muy bien hacia dónde. De repente, decide acercase a la mesa central del programa para seducir a los convidados. Porque Esta noche, a pesar de ser un programa grabado, sabía dejar presentes a sus convidados. Un detalle clave para dar más brío al show. Y, claro, Jones fue directa a por esos invitados: el mítico Simón Cabido, travestido en su atinado personaje de Doña Croqueta, lo sufrió. También el Señor (ex)Comisario. Y la propia mesa, porque Jones se subió a la mesa de metacrilato como si tal cosa. E hizo unas cuantas sentadillas. Mucho antes de que Madonna hiciera sentadillas. Y la mesa casi cruje. Y Marisa Naranjo, también presente, quitó el bolso que tenía sobre la mesa, no vaya a ser que la Jones se lo quitara. Y Carmen Maura disfrutándolo con una sonrisa de fascinación que era pilar del éxito de ese programa, un programa que era un guion cerrado en lo que todo estaba finamente hilado con un hipnótico léxico. Era la televisión bien armada y, por eso mismo, perfecta para soportar el torbellido imparable de Jones. Pura televisión.

‘Las bicicletas son para el verano’, 35 años después

Tal día como hoy, 24 de abril, pero de hace 35 años, se estrenaba en Madrid Las bicicletas son para el verano, la brillante obra de Fernando Fernán Gómez. De hecho, fue tal éxito que se estiró su tiempo en cartel, llevando la función del Teatro Español al Centro Cultural de la Villa, donde triunfó durante tres largos meses.

Y, ahora, tres (también largas) décadas después, ha vuelto a este mismo teatro de cómodas butacas -escondido debajo de la Plaza de Colón- y que, en la actualidad, lleva el nombre del propio Fernán Gómez. La función ha regresado renovada, con dirección de César Oliva, pero manteniendo la esencia de esa España divida entre miedos, frustraciones e ingenuidades cocinadas sin demasiados víveres durante una cruenta Guerra Civil que no terminó en Paz, acabó en Victoria.

Un día antes de este 35 aniversario de su estreno en 1982, he acudido al Centro de la Villa, al Fernán Gómez, para ver, por primera vez, este texto tan emblemático. Había llegado el momento de descubrir Las Bicicletas son para el verano sobre las mismas tablas en las que brilló en plena resaca de la dictadura, cuando yo sólo acababa de nacer. Y la adaptación no defrauda.

Llum Barrera, Patxi Freytez, Esperanza Elipe, Alvaro Fontalba, Teresa Ases. Agustín Otón, María Beresaluze. Adrián Labrador, Ana Caso y Lola Escribano interpretan, con complicidad y sensibilidad, este viaje que es un emocionante acto de reivindicación de nuestra memoria histórica.

Interesante la apuesta de mantener a todos los personajes en escena en el fondo del escenario. Aunque no sea su turno. Ellos son los que montan y desmontan los diferentes sets de un texto con una fuerza que en 2017 ya no necesita grandes alardes de decorados o atrezzo. Ellos son los que dan forma con sentimiento, intensidad y cierta dosis de comedia a una obra que retrata la guerra sin mostrar la guerra: sólo con la resquebrajante potencia de la cotidianidad de una familia y sus vecinos en plena Guerra Civil.

Interesante redescubrir a Llum Barrera dando vida al dramático personaje principal de Doña Dolores con una energía cargada de realidad. Una todoterreno.

Interesante sentirse dentro de una irritante época que, a veces, parece que no existió. Pero existió. Y vamos que si existió. Un tiempo que Fernán Gómez inmortalizó a través del vigor del tangible e incluso identificable retrato costumbrista que traspasa generaciones aunque, ahora, las bicicletas ya no sean sólo para el verano.

‪Flipando con el trabajo actoral de #lasbicicletassonparaelverano Y brillante @_llumbarrera, actriz todoterreno‬.

Una publicación compartida de Borja Terán (@borjateran) el

Pestañas Asesinas, el librojuego de Fidel Lorite

“Fidel Lorite was born on March 30, 1978 in Granada, Andalucía, Spain as Fidel Martínez Lorite. He is a writer and director, known for Mrs. Carrington (2009), Pestañas Asesinas (2008) and Dulces Pesadillas (2015)”. Esto es lo que dice de Fidel Lorite la IMDB, esa enciclopedia del mundo audiovisual que rastrea todas las trayectorias profesionales con una precisión perturbadora.

Pero de lo que aún no es capaz de narrar la IMDB es la mirada propia. Esa mirada propia que no todo el mundo contagia y que Lorite transmite en sus trabajos con una personalidad e intuición especial, que aprende de la mejor historia del cine y la televisión y que, al mismo tiempo, experimenta con las nuevas plataformas de la comunicación.

Porque en los tiempos que vivimos el talento en efervescencia se encuentra en las redes, con Youtube a la cabeza. Estas redes que permiten explorar en la creatividad sin cortapisas y que, además, sirven de plataforma para recuperar los universos analógicos con los que crecimos. Como los librojuegos, porque lo “transmedia” no es nuevo. La imaginación también se puede tocar en papel.

Y eso hace ahora Fidel Lorite, que tras dirigir videoclips y dirigir sus Dulces Pesadillas con Kika Lorace, ha editado un librojuego, Pestañas Asesinas, basado en el corto que dirigió él mismo. Está editado por Libros de Autoengaño y cuenta con una portada ilustrada por David Kohlver y con lettering de Efe Suárez.

pestanas-asesinas

Sale a la venta este próximo lunes 7 de noviembre. Antes Fidel se pasó por nuestro programa de radio, Historias de la tele, y hablamos de nuestras cosas. También, al final, de Pestañas Asesinas. Aunque poco, vale.

‘La Soga’ de Alfred Hitchcock: el poder de los decorados analógicos

Si hay una escenografía que me ha impactado desde niño es la de La Soga, donde Alfred Hitchcock propuso el reto de rodar el filme en un plano secuencia. Pero, claro, el metraje no daba para tanto. Sólo tiraba unos 10 minutos, así que, en realidad, el director planificó ocho planos “pegados”, con siete cortes, que se intentaban integrar en elementos estéticos de la coreografía de los actores, para no entorpecer la continuidad narrativa.

LA SOGA

La esencia del teatro llevada al cine con una brillantez visual, jugando con el ritmo interno del plano. Un plano secuencia magistral pero difícil en la época, pues la cámara debía realizar un recorrido tan sigiloso como complejo. Y la cámara, Technicolor, era pesada y grande. De hecho, incluso había que mover los decorados “en directo” para posibilitar la grabación. Lo hacían mediante ruedas tiradas de poleas. Con mucha vaselina, eso sí, para que no se hiciera ruido.

rope-set

No había posibilidad de error por parte de los actores, pero tampoco de los técnicos. Todos tenían cada paso minuciosamente coreografiado y marcado. Como la propia cámara. Como los propios decorados.

plano la soga

Porque en La Soga Hitchcock se ató a una poderosa interpretación de los actores, una planificación de movimientos de cámara perfecta y, además, un decorado espectacular  y crucial para transmitir el paso de las horas y dotar a la historia de más fuerza.

Alfred Hitchcocok mandó construir uno de los cicloramas más interesantes de la historia del cine. Un fondo que emulaba casi 35 kilómetros del Nueva York de la época y que enriquecía la sugestión del espectador.

set la soga

Porque ese skyline era un envoltorio perfecto como aliado de la trama. Tanto en el gran ventanal con la vertiginosa ciudad al fondo, como las ventanas, más pequeñas, de la derecha del salón: con unos imponentes neones, supuestamente de un cartel publicitario de la azotea del edificio, que iban amplificando la tensión de la trama, en cada brusco y constante encendido y apagado.

la soga fondo

El ciclorama estaba iluminado por 8.000 bombillas incandescentes, 200 tubos de neón e incluso tenía un sistema para desprender humo de determinadas chimeneas. También se realizaron unas nubes de fibra de vidrio, que se iban cambiando a lo largo del paso del día, para contagiar más veracidad. Realismo de cartón-piedra que daba el pego mejor que muchos efectos digitales. Era el cine que creaba maquetas que transmitían una mágica verdad.

Por cierto, Alfred Hitchcock se reservaba su tradicional cameo también en esa silueta neoyorquina. Esta vez, en forma de neón en una azotea. ¿Lo encuentras?

Hitchcock-cameo- Rope- 1949-3- Neon

 

> Las maquetas de ‘El Coloso en Llamas’ (que ardieron de verdad)

Tráiler teaser de ‘Como la espuma’ de Roberto Pérez Toledo

El primer avance teaser de “Como la espuma, nuevo largometraje de Roberto Pérez Toledo (Seis puntos sobre Emma y Los amigos Raros) ya ha visto la luz. La película es una comedia de emociones en la que quince personajes se encuentran (y desencuentran) en una vieja mansión en la que está teniendo lugar una orgía. Del amanecer al atardecer, todos vivirán una experiencia sexual y emocional que les cambiará la vida. Nunca una orgía estuvo tan plagada de sentimientos.

 ver sinopsis de la película

El reparto coral está formado por Sara Sálamo, Daniel Muriel, Diego Martínez, Miguel Diosdado, Elisa Matilla, Pepe Ocio, Carlo D’Ursi, María Cotiello, Adrián Expósito, Sergio Torrico, Jonás Berami, Nacho San José, Javier Ballesteros, Álex Villazán, Raquel Quintana y David Mora.

“En ‘Como la espuma’ sigo jugando a lo que más me apasiona como guionista y director: crear historias de vínculos y personajes en las que el trabajo de los actores es la materia prima principal. Aquí hay una historia coral que envuelve a quince personajes que han acudido, por un motivo o por otro, a una casa en la que está ocurriendo algo parecido a una orgía. Todos están buscando trozos de verdad en el lugar menos propenso para ello. Y he querido que el resultado sea un hora y media de diversión veraniega y sin complejos en en la que el sexo es puro sentimiento“, comenta Pérez Toledo.

La trayectoria del director

Roberto Pérez Toledo, licenciado en Comunicación Audiovisual, es director y guionista de más de una veintena de cortometrajes (GLOBOS, VUELCO, NUESTRO PROPIO CIELO, LOS GRITONES O ROTOS son algunos de los más populares) que han recorrido festivales de los cinco continentes y logrado más de un centenar de premios.

En 2012 estrenó su primer largometraje, SEIS PUNTOS SOBRE EMMA, que ganó las Biznagas de Plata a la Mejor Actriz (Verónica Echegui) y el Mejor Guion en el Festival de Málaga, el Premio del Público y el Premio a la Mejor Ópera Prima en Cinespaña (Francia) o el Premio a la Mejor Ópera Prima en MadridImagen, entre otros galardones.

En 2013 participó en el largometraje colectivo AL FINAL TODOS MUEREN, junto a otros tres directores y con el apadrinamiento de Javier Fesser, y en 2014 lanzó la tv-movie (rodada según el manifiesto #littlesecretfilm) LOS AMIGOS RAROS, emitida en el canal Calle 13 y después convertida en un fenómeno viral en la red, donde acumula dos millones de visionados. En los dos últimos años, ha escrito y dirigido también los cortometrajes de la campaña de San Valentín de El Corte Inglés.

“Como la espuma” está producida por Potenza Producciones y Pony Films, en coproducción con La Panda Productions, y se estrenará a principios de verano.

‘Sister Act': un musical que crece en las redes sociales

Tras instalar su particular convento en el mítico Teatro Tívoli de Barcelona, Sister Act ha comenzado una ruta por el territorio nacional que terminará con la llegada en Madrid el 18 de marzo.

Una ruta que no se queda en las representaciones del musical en los teatros de la España que nos parió. No, el equipo de Sister Act también está sabiendo aprovechar las redes sociales para mostrar su talento al mundo y hacer a la gente partícipe de su convento. 

Más allá del autobombo o el spam, las redes sociales de Sister Act dan en la diana de una comunicación cómplice con su audiencia: enseñando la trastienda del musical, jugando con los medios que realizan reportajes del musical y, sobre todo, creando vídeos propios para las redes.

Y estos vídeos son el gran acierto de las redes oficiales del musical. No se quedan atados en el tópico del anuncio de promoción: producen brillantes gags que, además de animar a ir al musical, incitan a seguir viendo vídeos, vídeos y más vídeos del elenco en Facebook. O donde se tercie.

> Busca más vídeos y contenidos en su Facebook

Las 3 (rápidas) razones por las que no te puedes perder ‘Cabaret’

1. Los protagonistas perfectamente imperfectos.

Cristina Castaño (Sally Bowles), Edu Soto (Emcee) y Daniel Muriel (Clifford) son los cabezas de cartel de una temperamental versión de Cabaret, que va más allá de la interpretación solvente de perfectos cantantes de musical para  abrirse a los actores de carácter. Los intérpretes que enriquecen el personaje con un torbellino de texturas, con fondo y trasfondo, lo que se traduce en un plus de emoción para el espectador.

cabaret madrid

2. La imaginación hecha realidad

Esas texturas con fondo, trasfondo y carácter de los personajes impregnan de realidad el viaje que supone la historia de Cabaret. Y esa realidad también ayuda el otro protagonista de la adaptación, el Teatro Rialto, que acoge el Kit Kat Club. El antiguo cine madrileño traslada al espectador al propio universo cabaretero gracias a sus propias paredes y a una escenografía que las aprovecha, descubriendo, por momentos, los ladrillos reales del fondo del escenario. Más realidad. Y es que el escenario no es muy grande, pero la puesta en escena lo estruja con una soltura pasmosa, que juega sin dar tregua a la imaginación del espectador hasta el mismo final, cuando el decorado sufre un giro dramático espectacularmente conmovedor.

cabaret cristina

3. El sello Azpilicueta

Azpilicueta lo ha vuelto a conseguir. En Cabaret, hace compatible lo elegante con lo rimbomante, pues abraza con naturalidad la esencia de las escenas dramáticas con las coreografías del show cabaretero. Una combinación sin medias tintas: en vestuario, en coreografía, en iluminación, en versiones de los icónicos temas musicales y en vibrantes interpretaciones (Castaño y Muriel, especialmente) que convierten a este Cabaret en más que un musical: una historia comprometida con la historia.

‘Priscilla, Reina del Desierto': los 11 ingredientes para la receta del musical perfecto

Como los viejos teatros de Londres, París o Nueva York, el Nuevo Teatro Alcalá se esconde en una manzana de viviendas. Su fachada estrecha no evidencia el amplio espacio que guardan sus entrañas, donde se oculta un escenario que permite un complejo viaje como el que propone Priscilla, Reina del Desierto.

Un viaje entre la comedia sin complejos, la coreografía imposible y la purpurina que mata prejuicios. Un viaje, en definitiva, por la esencia del musical perfecto que se sustenta en 11 claves para el éxito.

1. TEMAZOS EN DIRECTO

La historia de Priscilla se cuenta a través de grandes éxitos de cuando las pistas de baile eran pistas de baile. De Tina Turner a Gloria Gaynor. Sin tregua. Y eso se agradece. En cualquier musical. Mejor aún, cuando no se meten las canciones con calzador. Como pasa en este, donde los temas están a tono con el momento, sin forzar en exceso la trama.

2. COREOGRAFÍAS IMPOSIBLES

Un musical es sinónimo de coreografía. No sólo del elenco, también de los elementos escénicos de cartón-piedra. Todo va coordinado. Es más, si algún actor o bailarín se salta los movimientos marcados puede ser atropellado por cualquier decorado. Ejem. En Priscilla, el espectador vive la experiencia de asombrarse con las magnéticas coreografías de cada miembro del casting. Una explosión atlética.

3. UN MUERTO

Todo musical de éxito que se precie debe contar con un conflicto ñoño con final feliz. Un poco de sentimentalismo, vamos. Y ya mejor si hay algún muerto. Con su funeral. Y todo. Funeral en el que todos acaban cantando, claro. Y el ataúd termina dando más vueltas que una peonza por obra y gracia de la coreografía. El vivo al hoyo y el muerto al bollo. O era al revés. Porque lo musicales también son sensibles.

4. VESTUARIO DISCRETO

El vestuario debe ser excéntrico. Eso lo saben los grandes creadores de musicales. La señora suspira con su abanico en el patio de butacas “uy, qué pocholada“. Porque ver un musical como Priscilla supone descubrir diseños de moda imposibles e imponibles. La imaginación en telas. De hecho, en Priscilla, el escenario se acaba llenando de especies del desierto australiano y aledaños reproducidas en trajes.

5. CARNAZA

Por supuesto, como también sucede en el género español de La Revista, en el buen musical no puede faltar despelote del elenco. Porque un musical no es lo mismo sin el cuerpo de baile en paños menores. No iba a ser menos Priscilla. El erotismo es un saludable motor vital. También en el showbussines.

6. ALARDE ESCÉNICO

El gran valor añadido de Priscilla es que logra el más difícil todavía con la puesta en escena. Iluminación, leds, pantallas pero, no menos importante, tramoya tradicional. El epicentro es el autobus, un elemento vivo en escena, por dentro y por fuera. No para de metamorfosearse en toda la función gracias a alardes técnicos que lo convierten en una caja de emociones.

7. PÚBLICO PARTÍCIPE

Un buen musical también supone la experiencia colectiva entre amigos y conocidos. En Priscilla hay un momento que diferentes voluntarios suben al escenario para probar una coreografía. Un aliciente, pero que se consuma con inteligencia: pues no molesta a las personas que prefieren quedarse sentadas, sin ser arte y parte. Sólo es un guiño de entreacto.

8. LA HISTORIA

Ya sea un programa de televisión, un show de radio o un musical teatral, sin contar una historia no se va a ninguna parte. Una historia que sabe lo que debe narrar evitando esos rodeos de paja, en los que termina el espectador desconectando. Priscilla no te lo permite. Te mantiene atento. Y vivo toda la función. Con ganas de más.

9. El HUMOR CÓMPLICE

La comedia es básica en el espectáculo musical. Pero no cualquier tipo de comedia. La mejor es la que es cómplice con el espectador, se ríe de sí misma y se adapta, cuando el guion lo permite, a la idiosincrasia nacional.

10. ACTORES CON SUPERPODERES

Repetir a diario cualquier musical es un trabajo complicado. Pero todavía más complicado si en escena hay que lidiar con tantos cambios de vestuario, coreografías y movimientos de puesta en escena. Incluso con dos funciones seguidas en fin de semana. Pero ellos lo hacen como tal cosa, hasta consiguiendo hacer sentir al público que está viviendo una función especial. Y es verdad, pues nunca se repetirá. La fuerza expresiva de los protas del Priscilla español es digna de mención Christian Escuredo, Jaime Zatarain o José Luis Mosquera. Interpreta, cantan, bailan. También de las tres voces femeninas principales, que aparecen y desaparecen en los lugares más inesperados de la puesta en escena.

11. CHIMPÚN FINAL

Es cuando el patio de butacas y el escenario se convierten en uno. El público en pie, el saludo final de los actores y la sobredosis musical de despedida y cierre. La fiesta que no quieres que se acabe. Ese es el mejor adiós de un musical, aquí no se puede ser rácano. No hay que quedarse corto. Cuanto más dura ese clímax, ese chimpún final, más posibilidades tienes de que el espectador salga contento y de que el mejor marketing, del boca-oreja, surta efecto. De que tu musical sea un éxito.

priscilla el musical

Cartel teaser y sinopsis de ‘Como la espuma’, la nueva película de Roberto Pérez Toledo

Cartel Teaser Como la espuma

En Como la espuma quiero seguir jugando a lo que más me apasiona como guionista y director: crear historias de vínculos y personajes en las que el trabajo de los actores sea la materia prima principal. Esta vez lo hago con un envoltorio que se me antoja irresistible, invitando al espectador a una orgía. Sí, una actividad sexual colectiva en la que aparentemente no hay hueco para el amor. Pero qué se le va a hacer, el amor siempre se las apaña para abrirse camino… 

Como la espuma es una historia coral que transcurre en una mansión en la que está teniendo una orgía y que envuelve a quince personajes que han acudido a ese lugar por un motivo u otro. Todos están buscando trozos de verdad en el lugar a priori más surrealista y menos propenso para ello. Y el resultado será una comedia con mucha emoción en la que el sexo es puro sentimiento. Mi reto es intentar ponerle la piel de gallina al espectador con una peli que sucede en una orgía. Muy loco todo. A ello voy.

Son las primeras declaraciones de Roberto Pérez Toledo ante el inminente rodaje de Como la espuma, su nuevo largometraje, que se rodará durante las tres próximas semanas en Madrid.

Contado en clave de comedia sentimental, su extenso reparto incluye nombres como Sara Sálamo, Dani Muriel, María Cotiello, Miguel Diosdado, Pepe Ocio, Carlo D’Ursi, Adrián Expósito, Nacho San José, Jonás Berami, Sergio Torrico, Diego Martínez, Álex Villazán. Javier Ballesteros y Elisa Matilla.

Pionero en utilizar Internet para crear, sin cortapisas, el guionista y director canario ha logrado en el último año éxitos como la TV movie Los Amigos Raros, con millón y medio de visionados en Youtube, o las cinco microhistorias para El Corte Inglés #ElAmorMola. Una novedosa experiencia en nuestro país. Sin olvidar su reputada ópera prima, Seis puntos sobre Emma, protagonizada por Verónica Echegui, Álex García y Fernando Tielve.

El cartel teaser y la imagen de marca de Como la espuma, al igual que Los Amigos Raros o #ElAmorMola, ha sido desarrollado por Efe Suárez.

SINOPSIS ‘COMO LA ESPUMA’

Una vieja mansión. Un plan B condenado a desmadrarse. Una orgía improvisada… Y, de pronto, un montón de historias de amor, desamor, reencuentro y descubrimiento. Del amanecer al atardecer, una quincena de protagonistas vivirán una experiencia sexual y emocional que les cambiará la vida.

Twitter del director @mividarueda

Facebook /mividarueda