La televisión y su reputación a análisis en la Carlos III

Este lunes, la Delegación de Estudiantes de la Universidad Carlos III me ha invitado a participar en una ponencia de sus terceras Jornadas sobre Periodismo.

El título de la charla: “La demonización de la información en televisión“. Está claro que estos futuros periodistas ya saben titular con la intensidad del momento que vivimos.

Y allí estuve, junto al veterano periodista Fermín Bocos y el profesor Iván Darias. Y allí hablamos de como la pequeña pantalla ha ganado reputación, tras años de superioridad moral de la prensa tradicional. Ejemplo de ello es el caso de los programas Salvados o El Objetivo (incorporando el periodismo de datos en un prime time de una cadena generalista privada). También programas como Tabú de Jon Sistiaga o Cuando ya no esté de Iñaki Gabilondo (ambos de Movistar+), que muestran hacia donde vuelven los programas informativos: la conexión en directo es importante, pero también lo es el programa-acontecimiento del género documental, elaborado con más tiempo para buscar enfoques y sumergirse en la historia.

Un nuevo escenario interactivo, en donde las diferencias entre radio, televisión y prensa tradicional se difuminan. Las ventanas y soportes tecnológicos cambian, pero no cambia lo más decisivo: contar una historia con mirada propia y honesta.

Ahí está el reto del periodismo, y de eso reflexionamos, sobre la importancia de la honestidad crítica como válvula para explicar lo que ha pasado, lo que pasa y lo que va a pasar sin caer en la trampa constante del maquillaje informativo. Porque trabajamos con informaciones interesadas que intentan reinventar la realidad constantemente. No es nada nuevo, siempre ha sucedido. O que se lo pregunten a Napoleón.

También ha existido tiempo para analizar la televisión pública, observar a sus homólogas europeas y explicar la situación de los operadores privados de televisión en España. Una industria audiovisual, muy concentrada, que necesita movilizarse y serán las nuevas generaciones, que estaban en este aula, las que vivirán la regeneración real de la televisión de primera mano. Porque la radio no mató la prensa, la televisión no mató a la radio, pero Internet y las redes han engullido todo el universo mediático.

Comunica2, digiriendo la revolución social

Se celebra en el Campus de Gandía desde hace 7 años y es pionero en el análisis de los nuevos escenarios audiovisuales y sociales a los que se enfrenta la comunicación, la industria audiovisual y los espectadores que, por cierto, ya se han convertido en usuarios.

Se trata de Comunica2, un congreso internacional que supone un punto de encuentro práctico e inspirador para entender el presente de la comunicación y sentar las bases de su futuro.

Y, en este 2017, acepté el reto de ser el “presentador” de estas jornadas. No dudé en decir que sí, pues estar en el escenario de este congreso es una inspiradora oportunidad para aprender de aquellos que están cambiando el sector en el día a día desde diferentes ópticas y sectores. Toda una ocasión para aprender de forma práctica y no sólo desde la teoría.

Ya el año anterior, en este mismo Comunica2, moderé la mesa redonda sobre la televisión transmeda. Y, por primera vez, escuché a profesionales que entendían, de verdad, el significado de transmedia y no se dedicaban a vender humor.

Eso tiene Comunica2: unas didácticas jornadas para limpiar el humo del torbellino de información sin masticar en el que estamos inmersos y reflexionar sobre las apasionantes posibilidades que se nos abren en la revolución social que estamos viviendo a través de la tecnología.

Por cierto, como presentador -sin ser yo nada de eso-, me hicieron esta foto rollo Jorge Javier Vázquez. Cogí el corazón de Instagram para el posado. No obstante, el congreso me coincidió con tiempos de desamor. Y tal.

comunicados2

Diseccionando la tele que va y viene en el Máster en Contenidos Televisivos de Entretenimiento de Gestmusic

Por tercer año consecutivo, he vuelto a impartir clase en el Máster en Contenidos Televisivos de Entretenimiento de Gestmusic. Y, en esta edición, me ha tocado justo un día después de la emisión de la gala del 60 aniversario de RTVE. Una oportunidad para analizar con los alumnos las debilidades y fortalezas de este programa especial. También diseccionando los problemas a los que se enfrentan los profesionales del medio cuando se construye un espacio de estas características, normalmente en tiempo récord.

Así, hemos llegado a conclusiones sobre los ingredientes televisivos que no deben de faltar en una gala de prime time, ya sea de premios, sorpresas, conmemorativa.o de reencuentro. En ese sentido, hemos estudiado las claves del éxito del reencuentro de Operación Triunfo y los errores en los que no se debe caer a la hora de afrontar un talent o reality, poniendo el foco en el caso de este Gran Hermano 17 o la acción de la Sálvame Snow Week.

Además, hemos desarrollado las posibilidades de las redes sociales y Youtube para impulsar el interés de los programas de televisión, con ejemplos prácticos de formatos norteamericanos, fijándonos especialmente en Ellen DeGeneres, Jimmy Fallon o James Corden. Los tres fusionan las tácticas de la comedia catódica tradicional con los lenguajes virales en sus programas, una combinación que sirve para atraer a públicos jóvenes a la televisión tradicional. Sin olvidar, la necesidad de integrar la publicidad en el contenido del programa de una manera natural y en el tono del show y el soporte desde que se emite.

En España, nos fijamos en campañas para redes de El Corte Inglés y la viralidad aún por exprimir de programas como El Hormiguero o Tu cara me suena. De Antena 3 a Telecinco. ¿Por qué las cadenas no exploran más Youtube? Sobre esta y otras cuestiones hemos reflexionado en esta jornada, buscando pistas sobre unos nuevos escenarios audiovisuales que se sustentan en la esencia de la televisión de siempre: contar historias desde la verdad de la personalidad propia.

master gestmusic

Las nueva tele, más allá de la viralidad, a análisis en el Campus Google

La televisión ya no sólo se ve por la televisión. El espectador ya no es sólo un mero espectador. El universo mediático ha cambiado para siempre, es la era de la multipantalla, es tiempo para la interacción y el Google Campus de Madrid ha acogido dos mesas de debate, organizadas por Fluzo, para analizar los nuevos hábitos de consumo de televisión y los retos a los que se enfrenta la industria audiovisual, que he tenido la oportunidad de moderar y, de paso, aprender un poquillo d. En las mesas han estado profesionales del sector como Diana Aller, guionista, influencer y colaboradora de televisión; Borja Prieto, director y fundador de Está Pasando; Brays Efe, actor, director, guionista, periodista y presentador multimedia; Popy Blasco, periodista y experto en análisis de tendencias sociales y de consumo; Laura Put, actriz, productora, reportera, dj e influencer multimedia, Borja Bas, director de Tentaciones; Eduardo Prádanos, fundador del colectivo Innovación Audiovisual; Javier Clarke, Innovation & New Media Manager. Co-founder en House of Brands y Juan Andrés Gallego Durán, Head of Digital en Multi Platform Content.

borja teran moderador campus google

“Con la TV a la carta se ha acabado la agonía del zapping, aunque la magia del directo desaparece”, ha sentenciado Borja Prieto a la hora de retratar la forma de consumir las series y programas por parte de las nuevas generaciones, que ya no tienen paciencia. Se ha acabado la época de la televisión lineal, con una parrilla de programación encorsetada que sólo quedará para grandes acontecimientos en directo. El resto se verá en el momento en que el espectador elija. En este sentido, se ha valorado el modelo de Telecinco con una imagen de marca muy definida con contenidos que se retroalimentan, de forma transversal, en prácticamente todos los formatos del canal. En este caso, la tele-realidad del corazón. Aunque los gestores de las grandes televisiones aún se resisten a indagar en el potencial de los nuevos escenarios de consumo.

En la mayoría de los casos, sólo se quedan en liderar el trending topic de Twitter. Lo que sí ha cambiado es que ahora los usuarios de las redes si sienten que pueden cambiar las cosas tuiteando. De hecho, participan creativamente durante la emisión de los programas, especialmente en los realities, enriqueciendo el producto final, a través de memes, parodias y otras ocurrencias del usuario anónimo de las redes. Como ha señalado Brays Efe. En un momento en el que la televisión se consume de la forma más individualista de la historia, se produce una paradoja: Twitter se ha convertido en la red que logra reunir al público frente a la televisión para compartir juntos determinados shows en tiempo real.

Pero no siempre lo más comentado a golpe de tuit es lo más visto. “La audiencia real aún no es equivalente a la audiencia social”, pues la gran parte de espectadores de las cadenas todavía no están en el territorio social media. “La hora Chanante tenía la peor audiencia en Paramount Comedy, pero sus politonos se bajaban más que los de Shakira”, comenta Javi Clarke que, además, ha reflexionado sobre que “dejemos de hablar de TV Social y hablemos de que lo social es la televisión”. Y ahí el espectador va por delante en su forma de consumir los productos televisivos, que ya ha cambiado para siempre con plataformas como Netflix o el propio Youtube. “Las televisiones están tardando mucho en reaccionar y lo que les pone freno es la inversión publicitaria”, comenta Clarke. Eduardo Prádanos ha sido más radical: ” la gran transformación digital pasa por relevar a los directivos actuales. Hay personas que hacen tapón y sacan codos para que jóvenes creadores no emerjan y hay lucha de intereses”.

También en estas jornadas en el campus Google se ha hablado del poder que ha alcanzado Facebook, como principal plataforma de acceso a contenidos de los medios. La empresa de Mark Zuckerberg cuenta con la llave para posicionar mejor o peor las noticias según sus intereses.·”A mí como usuario solo me interesa el contenido; las plataformas no se pueden convertir en obstáculos”, explica Javi Crarke. Y en eso la televisión, y el resto de los medios seguirán haciendo su trabajo, el de ofrecer contenidos con el “empaque” suficiente para interesar a la gente sea cual sea la ventana desde la que se consuman.

Comunica2: analizando la realidad de la realización de las redes sociales y la televisión

Esta semana me ha tocado repetir como moderador de una mesa redonda. Aunque ni había mesa redonda. Esta vez, sobre redes y televisión. Esta vez, en el Congreso Internacional Comunica2 (leer con entonación a lo Martes y 13).

Agustín Alonso (RTVE), Pablo Lara (RTVE, Onza Entertainment), Cristina Pablos (Movistar+) y Antonio García (Atresmedia) han sido los integrantes de este encuentro, celebrado en Gandía, que nos ha guiado sobre las oportunidades del universo transmedia, que ya es todo el universo. Porque la televisión ya es sinónimo de transmedia. Aunque aún no lo sepamos. De hecho, ni sabemos muy bien lo que significa eso de transmedia. Es un concepto aún por explorar. Con intuición, sin miedos.

Y, por eso mismo, me he vuelto de estos 2 días y una noche en Gandia con cierta ilusión. Porque me he encontrado con profesionales que no se quedan en discursos huecos, discursos vendemotos. Al contrario, entienden la televisión con la energía que debe entenderse, especialmente en lo que se refiere a mi principal pasión y, al mismo tiempo, preocupación profesional: la televisión pública.

comunicados

Agustín Alonso (de RTVE) y Pablo Lara (ahora desde la productora de El Ministerio del Tiempo) representan el mejor porvenir de la actual televisión pública: consciente de su tiempo, instintiva, cómplice, arriesgada, innovadora e incluso algo traviesa. En definitiva, que se aventura a las ideas.

Tienen claro que la televisión ya no sólo se ve y consume a través de la televisión. Intentan no quedarse en lo evidente. Contagian talento, entusiasmo e ingenio. En Comunica2 lo hicieron, logrando el más difícil todavía: ilusionar a un auditorio de futuros profesionales de la comunicación.

Con los alumnos de primero de periodismo de visita a Atresmedia

Este viernes, hemos tenido la oportunidad de visitar la sede de Atresmedia, de la mano de Lydia Hernansaiz, con la clase de alumnos de primero de periodismo en CESINE de Santiago Rego. Una interesante toma de contacto con un completo grupo mediático que cumple este cercano mes de enero 25 años de vida.

En todo este tiempo, la sede de Antena 3 de Televisión en San Sebastián de los Reyes ha crecido casi tanto como la propia cadena. De un canal que venía de una radio (y se notaba) a una gran compañía que ha logrado integrar diferentes marcas con una definida personalidad propia. No sólo de TV (Antena 3, La Sexta, Neox y Nova). También de radio, cine e incluso una fundación que apuesta por la responsabilidad social como valor añadido para la empresa. Más aún cuando se trabaja desde una concesión pública de tal envergadura y con tanto impacto en la población.

santi rego y alumnos

Recorrer los pasillos rojos de Atresmedia ha servido a los alumnos cántabros para construir una visión de conjunto de lo que existe en las tripas de la tele. Del plató al control de realización. Del montaje y desmontaje de los decorados a la crucialidad de la cuidada iluminación. Del estudio de radio de Onda Cero a la redacción de informativos.

En este sentido, para unos estudiantes de periodismo, la sede de Atresmedia es uno de los mejores puntos de encuentro para entender cómo funciona una gran empresa de comunicación, donde tan fundamental es el fondo como la forma. Así, los alumnos han aprendido el significado de una televisión generalista y como se puede integrar en una misma compañía a dos cadenas con una identidad diferente. Ya no sólo mantener su carácter complementario, sino también impulsar su personalidad como ha sucedido con La Sexta.

Además, tuvimos tiempo para hablar de lo vital de la programación en directo, a la hora de alcanzar la fidelidad de la audiencia; exploramos en la trayectoria de profesionales como Julia Otero, claves en la modernización de la radio al revolucionar las encorsetadas fórmulas radiofónicas tradicionales; recordamos programas emblemáticos del grupo (descubrimos en qué posición se encontraba la Farmacia de Guardia de Mercero, que se realizaba en el mismo plató de Espejo público) y ‘acosamos’ a Mónica Carrillo, en plena preparación del informativo; o a Antonio García Ferreras, que aconsejó a los chicos, con mucha guasa, que aún estaban a tiempo de dejar la carrera de periodismo. Ejem.

Y reflexionamos sobre los nuevos caminos de oportunidades que se abren en el periodismo gracias a las nuevas tecnologías. La trascendencia de las propuestas ‘a la carta’. El buen y mal manejo de las redes sociales por parte de las cadenas. Y, lo más importante, la necesidad de que los periodistas seamos capaces de digerir la información entre tanto caos.