Una de telones

Los telones de plató de televisión están en peligro de extinción. Ya no se llevan. Mejor si hay una buena pantalla led que se abra y cierre con fruición. Aunque todos los programas parezcan el mismo. Lejos quedan ya aquellos grandes telones de gala de guardar que lo mismo servían para tapar a la orquesta Alcatraz en Hola Raffaella que para ocultar el desmontaje de un teatrillo en las noches de fiesta de José Luis Moreno. Había telones de todo tipo: que si venecianos, que si con (mucha) brillantina, que si semitransparentes. Cada uno con su función. Aunque probablemente el telón más mítico es el multicolor de Johnny Carson, el maestro del late night (mundial)

El telón que se abría cada noche al paso de Carson y que guardaba su espalda en pleno monólogo tenía cinco colores. Naranja, amarillo, azul, verde y rosa. Vestía un punto hortera, pero también atesoraba una elegancia de postín. Como Carson, que primero hizo el programa en Rockefeller Center y, más tarde, en los antiguos estudios de la NBC en Burbank, Los Ángeles, platós que ya no pertenecen a la histórica compañía televisiva.

En España ha sido Andreu Buenafuente el que ha recuperado la distinción de contar con un buen telón resguardando su plató. En este caso, un telón bicolor. Que también da caché, siguiendo la estela de los maestros de la comedia televisiva clásica.

El telón de Late Motiv de Buenafuente ya es un icono sigiloso. Es un protagonista más del show. Está vivo, respira, se mueve y el espectador puede jugar a imaginar a pensar lo que está pasando detrás de él. De hecho, el telón de Buenafuente da pistas de que algo puede ocurrir en el ojo curioso del espectador más avispado. Así ha sucedido este pasado miércoles que, antes de que se saliera Mercedes Milá para anunciar su fichaje por Movistar Plus, el telón sutilmente ya anunciaba que alguien caminaba por detrás.

La sombra de unas discretas pisadas iban marcándose tras el telón. Dos pies que se plantaron, bien colocados, en el punto exacto de la apertura central de la cortina. Ahí estaba Mercedes Milá, detrás del cortinaje, esperando obediente. Porque Milá es impredecible pero también disciplinada. No es incompatible. Y yo, como un niño, no podía dejar de estar fijándome en las pisadas que se marcaban debajo del telón. Hay cosas que no cambian con el paso de los años… tampoco la magia de un imperfectamente elegante buen telón. Mejor si es bicolor o multicolor.

 

Anterior Next Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies