Belén Esteban: la historia interminable

Ha vuelto a suceder. Un 22.9 por ciento de cuota de pantalla y 2.583.000 espectadores han otorgado el firme liderazgo a las historias de Belén Esteban en Sálvame. El programa de Telecinco sigue viendo como se dispara su audiencia con este particular fenómeno que lleva dos décadas como un rentable éxito televisivo sin fin aparente.

Ahora, el culebrón de la realidad vital de Belén Esteban ha sufrido el giro dramático que necesitaba: el enfrentamiento con su propio y popular representante, Toño Sanchís, que supuestamente ha estado “robando”, en los últimos años, grandes cantidades de dinero que pertenecían a la Esteban. Otro vuelco perfecto para seguir alimentando la historia de la ex del torero. Ni Falcon Crest, oye.

El magnetismo de la Esteban es evidente. Este viernes, la artista del cotilleo no requería ni preguntas de Jorge Javier Vázquez. Tenía claro lo que tenía que contar para rebatir a su ex representante y soltaba su discurso con un control absoluto del plató. Porque Esteban ha inaugurado una nueva profesión: la folclórica del cotilleo nacional.

Pero su fervor popular no es sólo mérito de la Esteban. Sálvame sabe potenciar cada una de sus apariciones como en el buen culebrón. No sólo impulsan con cebos constantes la expectación por cada una de sus comparecencias, también logran aderezar su presencia como si de una ruidosa telenovela se tratara. Con constantes músicas de fondo que disparan la tensión emocional del espectador, que recalcan el discurso de Belén Esteban.

Una banda sonora a medio camino entre la película de terror y los instantes más lacrimógenos de Heidi. Además, marcando los momentos de más intensidad de la entrevista-monólogo con unos ‘chán, chán‘ que dan ese plus de tensión extra a las declaraciones más rimbombantes.

Y queda culebrón para rato. Porque ahora en Sálvame podrán traer al antagonista (el representate, Toño) e incluso cocinar el enfrentamiento entre los dos. Lo que será una bomba muy rentable para todos. En definitiva, la historia interminable.

Y ADEMÁS…

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Telecinco: los trucos de su modelo de éxito

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Las trampas de los concursos

Anterior Next Post

No Comments

  • Reply jags 03/04/2016 at 13:55

    Los chan chan que nadie (analistas aparte) nota que existen. Un buen trabajo con material reciclado mil veces. Tiene mérito.

  • Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies