Monthly Archives

febrero 2016

Bertín Osborne lidera con récord de share en competencia con El Príncipe y Buscando el norte

El fútbol es el fútbol. Iker Casillas es Iker Casillas. Y Bertín Osborne es Bertín Osborne. Anoche, en el prime time más competitivo de su existencia, En la tuya o en la mía ha liderado. Incluso con récord.

El formato de La 1 ha vuelto a demostrar su fortaleza con un encuentro que no parecía fácil de ganar, aunque contaba con los ingredientes para el éxito: un Iker Casillas sincero, abriéndose en canal con ayuda de la complicidad de Osborne. Con el aliciente, además, de que el programa se ha rodado en el hogar del futbolista en Oporto (despertando esa curiosidad cotilla del espectador colándose en casas ajenas) y que ha contado con la aparición estelar de Sara Carbonero.

Un programa que cuida los detalles (realización, documentación, músicas, tramas, voz en off con reflexión final…) y que se alargó hasta bien entrada la noche, logrando un espectacular 24.5 por ciento de share y 4.084.000 espectadores. Récord de cuota de pantalla en el prime time en el que era más complejo arañar un máximo de cuota de pantalla, pues la competencia ha sido más dura que nunca.

Telecinco recuperaba en esta misma franja horaria su éxito más fuerte de ficción, El Príncipe, que ha regresado con un gran 22.1 por ciento de share y 4.068.000 espectadores. Buen dato que, sin embargo, es mínimo histórico para la serie. Y sin superar a Bertín.

Aunque la cadena que más ha sufrido los daños colaterales de la competencia ha sido Antena 3. Su comedia Buscando el norte se ha quedado con un 12.9 por cuento de cuota y 2.391.000 fieles. Tal vez Alemana está demasiado lejos. Y no ha podido con la cálida expectación de la recta final de las trepidantes tramas de El Príncipe de Coronado y la entrevista, a casa abierta, de Iker Casillas con Bertín Osborne.

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las armas (televisivas) de ‘El Príncipe’

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la TV en 2016

“La frase que se pronunció el 23F fue ‘A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre'”

“A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre”. Esta es la frase que una adolescente cree que pronunció Tejero al tomar el Congreso de los Diputados hace 35 años.  Y es que El Intermedio ha vuelto a realizar uno de sus perturbadores experimentos a pie de calle. En esta ocasión, el equipo del programa de Wyoming ha preguntado a diferentes adolescentes por el golpe de estado del 23 de febrero de 1981.

¿Conocen las nuevas generaciones lo que sucedió aquel 23F? ¿Saben cuál es la mítica frase del golpe? ¿Aún vivía Franco? ¿Se estudia adecuadamente en los institutos este suceso trascendental en nuestra democracia? Otro retrato social para reflexionar:

@borjateran

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Miguel Ángel Revilla: así engatusa a la televisión de máxima audiencia

Hasta mañana, hoy no hemos salido“. Fue el último sonido que se escuchó anoche en El Hormiguero. Era la voz de Barrancas. Ni las hormigas asomaron por los agujeros de la mesa, ni hizo falta sorprender al público con un gran experimento. El último especial del show de Pablo Motos, que ha congregado a más de 3,5 millones de espectadores y un alto 19,2 por ciento de share, sólo ha necesitado una entrevista con Miguel Ángel Revilla, Presidente de Cantabria . Es el único político de “provincias” que impulsa los shares de audiencia porque no parece un político. Porque  reúne cuatro razones que siempre premia el espectador con el interés más incondicional.

1. Sin filtros

Miguel Ángel Revilla acude a las entrevistas con toda las consecuencias. Se moja y habla como si estuviera en una reunión de amigos en una tasca. A diferencia del resto de los políticos, obsesionados por convencer al máximo número de votantes, Revilla se deja llevar sin demasiadas autocensuras. Incluso desvela una conversación privada con Rajoy sobre la corrupción en el PP. Y para más inri termina imitando al propio Rajoy como si fuera Jose Mota. Esto genera un especial magnetismo por parte del público que convence o no, pero contagia una carisma imprevisible que deja pegado al público al televisor.

2. Autoparodia

Antes de alcanzar la popularidad a nivel nacional, ya era habitual ver a Revilla cantando en fiestas cántabras y hasta en platós de televisiones locales santanderinas. A simple vista, podía parecer populismo aunque, en este caso, la personalidad de Revilla va por otro lado. Su carácter no se toma demasiado en serio ni a sí mismo, riéndose del poder mediático que desprende su personaje y aprovechándolo para promocionar, una y otra vez, los productos de su tierra. Cree que así es el mejor embajador de su Cantabria y, como efecto colateral,  él mismo se autocrea su propia parodia. Él mismo supera la imaginación de cualquier imitador.

3. El profesor enrollado 

Ex director de banco y profesor de estructura económica, la labia de Revilla consigue explicar en televisión los contextos políticos de forma sencilla y, al mismo tiempo, manejando constantes datos reales. Su campechanía exagerada hace fácil de entender lo difícil. Nadie se quería perder sus clases, ahora ha trasladado esa faceta, llevada más al extremo, al ruedo de la televisión nacional de máxima audiencia.

4. Energía por encima de sus posibilidades

Los sobaos pasiegos, las anchoas y, anoche, hasta regaló a Pablo Motos un móvil hecho en Cantabria. La audiencia de Antena 3 desde hoy sabe que en Cantabria se hacen móviles. Revilla siempre intenta aprovechar al máximo su momento en prime time y no se preocupa por alargarse en los tiempos, aunque el programa sólo dure una hora. Tampoco duda en dar estopa a los protagonistas de la situación política actual. Lo hace con unos argumentos que congenian con la coherencia del espectador medio, empatice o no con él. Y por eso mismo Pablo Motos, ayer, no tuvo tiempo ni de sacar a Trancas y Barrancas de debajo de la mesa. Ni hizo ningún experimento de los suyos. Y nadie echó en falta los grandes juegos efectistas de El Hormiguero, porque Revilla en una especie de folclórico de la política: desprende una energía, que guste más o menos, llena la pantalla de show.

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Se busca propietario para el edificio que acogió la Academia de Operación Triunfo

Vacía. Silenciosa. Oscura. Así está ahora la nave industrial, que fue sede de la luminosa Academia de Operación Triunfo. Entre estas paredes, Bisbal y Chenoa escondieron (¡escondidos!, solo tú y yo…) su amor, Poty preparó coreografías delirantes y Nina echó una megabronca a Vega.

Desde el final del programa, el 20 de febrero de 2011, hace justo cinco años, este edificio no ha encontrado un habitante fijo. El mercado inmobiliario busca un nuevo inquilino a través de un portentoso anuncio que vende el mítico y televisivo lugar como “una nave ideal para habilitar un gimnasio o pistas de paddle, aunque también es apta para cualquier tipo de actividad industrial o negocio”.


 

El edificio que acogió la Academia de OT, situado en Sant Just Desvern (Barcelona), cuenta con 4 plantas, 3000 metros cuadrados construidos y una estancia principal diáfana de 800 metros cuadrados, que mantiene su estructura de plató de televisión (foto de arriba) y que fue donde se encontraba el gran decorado en el que impartían clases los triunfitos.


 
Allí, entre espejos que escondían las cámaras y escaleras a las diferentes salas, vimos ensayar a Rosa, Bisbal y Bustamante cuando aún no sabían lo que se les venía encima. Pero no solo OT: este lugar, además, también sirvió de estudio para programas como El Castillo de las mentes prodigiosas o el frustrado magazine de tarde de Antena 3 La Jaula, entre otros.

El anuncio, además, destaca que existen vestuarios (preparados para jacuzzi y sauna) y peluquería. La peluquería no es otra que la sala de maquillaje donde los participantes de OT se vestían y retocaban para cada gala. Esas galas se realizaban en el cercano plató de Mediapark, donde ahora se graba Tu cara me suena.


 
Hoy ya no están los modernos decorados que revestían la academia de Operación Triunfo, la que fue durante meses la casa de Soraya, Pablo López o Edurne. O la que albergó a unos todavía inocentes Rosa, Bisbal o Bustamante. Entonces, los fans hacían guardia en la puerta.

En 2016, sin la magia de la televisión, solo queda la nave de ladrillos y cemento, que se puede alquilar por 3000 euros o comprar por 1.600.000, justo cuando se cumplen 15 años del furor por aquel primer OT. Un buen año para homenajear el que ha sido hasta la fecha el último gran fenómeno de masas de la historia de nuestra televisión.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Especial desaparición Estudios TVE

otros temas relacionados

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

 

Los 3 consejos de Buenafuente para no pifiarla en Twitter


 
Buenafuente es uno de los rostros televisivos pioneros en Twitter. El cómico observó rápido el potencial de la red social. Lo aprovechó. Y, claro, ahora da consejos a los novatos. Así lo ha hecho en el último capítulo de Late Motiv (su late night en Movistar+) al recibir al futbolista Joaquín (@joaquinarte), que se abrió la cuenta en “directo”. Estos son los tuit-trucos de Andreu para no pifiarla en Twitter.

CONSEJO 1. Cuidado con lo que te mojas.


 
CONSEJO 2. Lúcete, lo justo


 
CONSEJO 3. Piénsatelo, con la almohada


 
> El asesinato del late night

> Los 3 grandes errores de las cadenas de TV en Twitter

@borjateran

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

‘Cuestión de Tiempo’: 6 causas del fracaso del programa de Patricia Gaztañaga

Patricia Gaztañaga regresó hace dos semanas a la franja horaria en la que disparó, durante años, las cuotas de pantalla de Antena 3. El diario de Patricia llegó como un programa de testimonios de verano y se mantuvo en emisión durante una década. Con y sin la propia Patricia.

La 1 decidió rescatar a este rostro reconocible por el espectador para su nuevo programa, Cuestión de tiempo. El objetivo: aupar las audiencias de una debilitada franja. Pero no lo han conseguido. Analizamos 6 causas del fracaso.

1. Sin tiempo para darse a conocer en una franja horaria invisible

Las tardes de la primera de TVE, columna vertebral clave para aupar la media de cualquier cadena, sufren más que nunca. El público se ha deshabituado: ya no conecta con La 1 en este horario. Y cualquier formato de estreno necesita tiempo para asentarse y ser descubierto. No ha sido el caso. El programa de Gaztañaga no ha hecho honor a su nombre: ser conocido por la audiencia era “Cuestión de tiempo”. Tiempo que faltó a otros buenos programas predecesores que también fueron cancelados (Esto es vida o El Legado, el concurso de Ramón García).

2. Formato repetitivo

Aunque, en esta ocasión, la cadena pública no ha pecado de impaciente. Ha acertado con la decisión de poner fin al espacio de Gaztañaga. Era evidente que el formato no iba a funcionar nunca. Sus bajos datos de audiencia, que no lograban superar la pobre barrera del cinco por ciento de cuota, evidenciaban el nulo interés del show. Un programa repetitivo, que parecía una versión lowcost de Hay una cosa que te quiero decir. Aquí las cartas se sustituyen por una caja de la que el destinatario no conoce el mensaje del interior. Está cerrada con una cuenta atrás. Cuando pase el tiempo establecido, descubrirá lo que esconde. Mientras tanto el show va dibujando la existencia de los protagonistas. Lo hace con una carga emocional que recuerda a los testimonios más lacrimógenos de El diario de Patricia. Aunque ahora el plató se sustituye por los lugares reales donde desarrollan la vida los integrantes de cada historia.

3. Sentimentalismo superado

Cuestión de Tiempo es un programa de esos que buscan la lágrima fácil en el espectador. Músicas trágicas de fondo, historias que se denominan de superación… en definitiva, emociones retransmitidas a la caza del morbo de manual por encima del compromiso social. Este enfoque, que pretende hacer show ligero con los problemas o ilusiones de sus protagonistas, quizá colaba hace veinte años pero ahora el espectador lo rechaza. Al menos, en la televisión pública.

4. Grafismo noventero

La realización del programa tampoco fluye a tono con los engranajes televisivos actuales. El grafismo parece más de un programa de hace dos décadas, también la textura de la imagen: con unas narrativas audiovisuales en desuso.  Además se apuesta por iluminar con una luz fría, casi de supermercado, que no despierta un empatía acogedora en el espectador.

5. Gaztañaga gana en directo

Patricia Gaztañaga es una animal televisivo. Pero gana en directo. Su participación en Cuestión de Tiempo ha estado más encorsetada, al ser un programa grabado y con una estructura muy cerrada. Se ha echado de menos su capacidad como directora de orquesta de un plató en vivo: irónica, rápida de reflejos y contundente. Con ataques de risa incluidos.

6. No aportaba nada a TVE

Cuestión de Tiempo no es un programa para TVE. Ni tiene valor creativo, ni periodístico, ni divulgativo, ni imaginativo. Sólo ha sido un espacio de sorpresas sensibloides. De nuevo, la cadena pública ha caído en la trampa de ir a rebufo de las privadas. Pero ya ni de las privadas de 2016, de las privadas de 2001. Cuestión de Tiempo no era el formato para las tardes que se merece TVE, donde la emoción no debe confundirse con el sensacionalismo básico.

@borjateran

Y ADEMÁS…

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

Los problemas a los que se enfrenta el programa de Bertín Osborne

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Gala Drag de Las Palmas de Gran Canaria: el Eurovisión del Carnaval

La lluvia ha obligado a retrasar dos días la guinda del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, la Gala Drag, evento pionero que emite para las islas la Televisión Canaria y que vemos a nivel nacional gracias a Nova de Atresmedia. Una fiesta que se convierte en un adictivo show televisivo que, sin embargo, está cargado de tics prohibitivos para cualquier programa de televisión. Pero aquí da igual, funciona, porque es el Carnaval en su máxima expresión.

Números musicales previos que se eternizan, realización visual caótica y unas presentaciones imposibles, en los que los maestros de ceremonia no sólo tienen que pronunciar los impronunciables nombres de las drags, sino que también las peculiares denominaciones de las empresas que patrocinan a cada participante. Magneticamente delirante. Un percal, pero esa es su gracia.

Y toda una prueba para los presentadores. Este año, ha repetido Yanelis Hernández, uno de los rostros más talentosos y con más luz de la Televisión Canaria. Junto a ella, dos peninsulares invitados: Ana Morgade y Jose Corbacho. Trío que ha aprobado con nota el reto. Espontáneos, divertidos y sin tomarse demasiado en serio una gala que es puro desenfado y en la que especialmente Morgade ha demostrado su capacidad para improvisar con humor inteligente.

Y es que la Gala Drag viene a ser el Eurovisión del Carnaval (con sus points y todo) pero con varios pasos por delante en lo que a excesos se refiere. Las drags intentan sorprender con el más difícil todavía. Las plataformas de 30 centímetros ya son lo de menos: acuden con un despliegue escénico tan recargado como excéntrico en el que consiguen destacar aquellos números que dan con el golpe de efecto que no te esperas. Y el espectador se queda boquiabierto, horrorizado o muerto de risa. Qué más da, lo importante es que nadie se queda indiferente.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Got Talent: debilidades y fortalezas

Motivos por los que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

Los problemas a los que se enfrenta el programa de Bertín Osborne

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Got Talent: debilidades y fortalezas del último éxito de Telecinco

Era una anomalía: la televisión en España se había quedado sin programas de divertimento en la lúdica noche de los sábados. Telecinco lo ha solucionando. Lo ha hecho sin demasiado riesgo, invirtiendo en una fórmula de éxito contrastado internacional: Got Talent, que incorporó Simon Cowell hace una década en la televisión británica.

De hecho, el talent show español reproduce la fórmula original de hace 10 años en el Reino Unido, con la que se nos descubrió a mágicos seres como Susan Boyle. Y ha funcionado la estrategia, pues ha confirmado su buena acogida en su segunda emisión. Porque, aunque ha sufrido un cierto descenso tras la expectación del estreno, este sábado, Got Talent España se ha mantenido líder con 3.223.000 espectadores y un 20,3 por ciento de share.

¿Cuál es el motivo de la buena acogida de Got Talent? Se trata de un formato familiar que va al grano: engancha fácil, aunque no prestes demasiada atención.

El programa está editado con un ritmo frenético que no se pierde en rodeos y, además, ha sabido centrar el foco en cuatro personajes altamente reconocibles de nuestra televisión: la luz de Edurne, el desparpajo de Eva Hache, el temperamento de Jesús Vázquez y la imprevisibilidad de Jorge Javier Vázquez.

Ellos son los grandes protagonistas del show, también el público que se encuentra en el teatro. Cada actuación se narra a través de la expresividad de los jueces (con la boca bien abierta) y de los asistentes en el patio de butacas. Como en el Un, dos, tres de Chicho Ibáñez Serrador, los planos de reacción son cruciales para hacer brillar a un casting que, en realidad, es flojo.

Y es que tras años de cientos y cientos programas de cazatalentos, es difícil encontrar en el territorio nacional un buen casting que sorprenda de verdad. La mayoría de los números que se presentan en Got Talent nos recuerdan a performances vistos ya antes. Probablemente, se necesita que pase un tiempo para que exista una renovación de talentos.

Pero el programa soluciona esta debilidad con una edición sin piedad, el montaje de imágenes narra la historia con una concisión emocional que ha dado en la diana de lo que puede gustar al público de Telecinco en un sábado noche.

Porque esa es una fortaleza del formato: Got Talent está en la cadena adecuada: con un público muy fiel, que congenia con esta estructura de programa y con unos rostros del canal, que son como de la familia. Así, la audiencia se queda a ver la ironía de Jorge Javier Vázquez, que parece que va a votar una cosa y hace la contraria, o la complicidad de Jesús Váquez, por primera vez fuera del rol de presentador.

En ese sentido, el programa ha dibujado bien las manías de los miembros del jurado (Jesús Vázquez no puede con los magos, Eva Hache con la tuna…). Y lo juegan en el show. Lo malo es que los cortes de edición son tan bruscos, para comprimir en pocos minutos cada casting, que acaban restando carisma a los miembros del jurado. Se quedan con la palabra en la boca (cuando no la tienen abierta -en modo asombro-).

Otra debilidad del espacio está en que es un formato que huye de crear grandes puestas en escena (empobreciendo las capacidades de la televisión). Simplemente es un casting televisado con una pantalla gigante al fondo con irregular definición.

Para suplir esa debilidad, el espacio se centra en la dramedia, buscando un equilibrio espontáneo entre la emoción y el humor. No siempre consigue este objetivo con agilidad, aunque esta edición española de Got Talent sí ha acertado en que es un programa sin malos de manual, es un show que apuesta por los finales felices. Es, en definitiva, un talent en positivo, de oportunidades a talentos que puede que ni sean talentos.  Y la televisión de las oportunidades, el esfuerzo y las ilusiones es la preferida por la audiencia. Aunque muchos no lo crean.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Motivos por los que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

Los problemas a los que se enfrenta el programa de Bertín Osborne

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Belén Esteban, el éxito de llevar una folclórica dentro

Anoche, de nuevo, Belén Esteban ha sido entrevistada, sin filtros, frente a la mirada cómplice de Jorge Javier Vázquez en Sálvame Deluxe.

El culebrón de su vida no tiene fin: ahora el malo de la telenovela es su propio representante, Toño Sanchís, que supuestamente ha estado robando, en los últimos años, grandes cantidades de dinero que pertenecían a la Esteban. Otro giro dramático perfecto para seguir alimentando la historia de la ex del torero. Ríete de Cristal. Ríete de Falcon Crest. Esto es mucho mejor, porque la protagonista es real, y de aquí, del barrio de San Blas.

No se agotan las tramas de la existencia de Esteban, siempre existe una nueva. Y esta de Toño es especialmente jugosa, pues el representante de los famosos, posiblemente el que tiene menos escrúpulos del panorama nacional, había alcanzado cierta popularidad mediática. Era inseparable de la colaboradora de Sálvame.

Aunque el conflicto con el manager (de ser el mejor amigo íntimo ha pasado a ser dibujado con un maquiavélico personaje de manual) no es lo más importante. La clave del éxito del drama de la vida de Esteban está en el magnetismo que ella desprende a la hora de narrar cualquier episodio de su vida, con una naturalidad de descansillo de escalera o, en su defecto, tendedero de corrala. Y esto traspasa la pantalla despertando un colosal grado de empatía e identificación en el público. Su presencia en primer plano casi hipnotiza. No puedes dejar de escuchar lo que dice. Es un tópico pero es verdad: es un animal televisivo en toda regla.

Porque Belén Esteban es como esas folclóricas que ya casi no quedan y que te dejaban pegado a la pantalla. Como lo fueron, salvando todas las distancias artísticas, Lola Flores o Rocío Jurado. Ellas hablaban en los platós sin demasiadas corazas, sin conocer el significado de lo políticamente incorrecto y, sobre todo, controlando poco o nada la información que soltaban. Simplemente se dejaban llevar por su instinto. Y lo aderezaban con un aluvión de datos accesorios (nombres, direcciones donde sucedían las cosas…) que daban a las historias una proximidad tangible aún mayor.

Belén Esteban no canta, no baila (ya lo demostró en aquel carnaval de Tenerife) y ha vivido de su intimidad televisada durante más de 20 años. Pero la fascinación que desprende tiene mucho de aquellas folclóricas que se bastaban consigo mismas para resultar interesantes ante una cámara.

Porque es indudable que ella tiene un talento especial para explicar su vida como un torbellino del que es difícil escapar si te lo encuentras delante, seas consumidor de la información rosa o no. Esteban es una folclórica de nuevo cuño, propia de la televisión de nuestro tiempo, en la que lo de menos es el mérito artístico. Basta con una personalidad abrumadora, capaz de generar filias y fobias con la misma intensidad. De eso ella anda sobrada. Por eso, le pese a quien le pese, se ha convertido en un personaje clave de la cultura popular de los últimos años.

Y ADEMÁS…

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Telecinco: los trucos de su modelo de éxito

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Las trampas de los concursos

3 reflexiones imprescindibles de Umberto Eco sobre el poder de la televisión

Umberto Eco ha fallecido este viernes a los 84 años. El escritor y filólogo italiano alcanzó la gran popularidad con ‘El nombre de la rosa‘, aunque su trayectoria, plagada de premios, también estuvo ligada a la televisión. De hecho, fue pionero del medio.

Desde 1954, Eco estuvo detrás de programas culturales de la RAI. Vio nacer la televisión, incluso cuando sólo había posibilidad de emitir en directo. Ni siquiera había los rudimentos para grabar los contenidos.  Y siempre tuvo claras las capacidades e incapacidades de un medio que quería que fuera un gran aliado social:

1. “La televisión se nos aparece como algo semejante a la energía nuclear. Ambas sólo pueden canalizarse a base de claras decisiones culturales y morales“.

2. “Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia“.

3. “Una prudente política cultural será la de educar, aun a través de la televisión, a los ciudadanos del mundo futuro, para que sepan compensar la recepción de imágenes con una rica recepción de informaciones ‘escritas’“.

También Eco pronosticó el futuro de los medios en general y la prensa de información en particular: “Internet puede haber tomado el puesto del periodismo malo. Un periódico que sepa analizar y criticar lo que aparece en Internet hoy tendría una función, y a lo mejor incluso un chico o una chica jóvenes lo leerían para entender si lo que encuentra online es verdadero o falso”.

@borjateran

MÁS TEMAS

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

La gran mentira de TVE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies