Los programas se cancelan, los decorados perduran: así exprime Telecinco sus puestas en escena

Las cadenas reutilizan sus decorados una y otra vez. Hay que amortizar la inversión. Aunque si hay una emisora experta en aprovechar puestas en escena para diferentes programas, esa es Telecinco. Lo hace de un modo muy evidente. El decorado de Sálvame se reviste de varios paneles y ya está listo el salón de María Teresa Campos en Qué tiempo tan feliz. El escenario de Gran Hermano se repinta de color verde y ya está montado el set de Supervivientes. Sólo falta que el informativo se realice desde la pasarela de Cámbiame

Porque en Telecinco exprimen al máximo sus puestas en escena. Un buen ejemplo es la escenografía del Estudio 7 de Mediaset, que arrancó con las cartas de Jorge Javier Vázquez en Hay una cosa que te quiero decir. Y no ha parado de reutilizarse desde entonces.

Cuando llegaron Las bodas de Sálvame, se tapó con un panel el gran “sobre” móvil (que descubría o no a las personas que iban a sorprender al plató) de Hay una cosa que te quiero decir, se disfrazaron las puertas de entrada de invitados, se añadieron algunas florituras al suelo y listo: ya había decorado diferente para los casamientos de la sobremesa del sábado.

Poco duraron esas bodas de Sálvame. Y Telecinco necesitó un hueco donde hacer Un tiempo nuevo, el programa que iba a narrar la actualidad desde otra perspectiva. Aquí el decorado, directamente, sí se parecía más al de Hay una cosa que te quiero decir. El escenario y la grada de público era el mismo con diferente tonalidad de color. Todo remitía a algo ya visto porque ya lo habíamos visto (por la tele). Ni los retoques en los fondos logran disimularlo.

Un tiempo nuevo acabó en Telecinco y contó con una segunda vida en Cuatro. Nueva presentadora, Silvia Intxaurrondo, nueva productora, Cuarzo (de Ana Rosa Quintana) y nuevo equipo, sí. Pero mismo plató. Eso sí, ahora con las luces enrojeciéndolo todo.

Un tiempo nuevo fue cancelado. No funcionó tampoco en Cuatro. Pero lo que sigue sin desmontarse es su escenografía, que vuelve a evidenciarse en Toma Partido. Se repite la historia. Misma disposición y mismos elementos escénicos principales.

Los programas se cancelan, los decorados se reciclan. Es una de las mejores y más tradicionales habilidades de la televisión en pos del ahorro: reinventar hasta el cartón piedra. Y en eso Telecinco parecen ser un referente. Aunque no precisamente un referente para bien, pues esta estrategia hace que buena parte de su parrilla haga gala de una monotonía visual que cansa y que, desde luego, no cuida los detalles que distinguen a unos programas de otros.

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

50 años del Estudio 1 de Prado del Rey: así se transforma un plató de TV

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que nos enseñó la tele en 2015

Así sería Verano Azul si se hubiera rodado hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Anterior Next Post

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies