Lo mejor y lo peor de la retransmisión española de los Oscars 2016 en Movistar+


En España los Oscars eran sinónimo de Canal Plus. Recordadas son especialmente aquellas retransmisiones de Ana García Siñeriz y Jaume Figueras. Los tiempos han cambiado, pero en este 2016, ya con la marca Movistar+, los responsables de la plataforma de pago han decidido dar un impulso a su emisión de los galardones más importantes del cine. Y han acertado en el elegante envoltorio.

La carpa del madrileño Gran Teatro Príncipe Pío ha acogido este especial que ha incorporado público, lo que ha otorgado una mayor sensación de acontecimiento imperdible. Aunque, sobre todo, ha destacado la maestra de ceremonias: Raquel Sánchez Silva, a la que ha sentado especialmente bien su fichaje por Movistar+.

Profesional, espontánea, empática y con una risa pegadiza, Sánchez Silva ha demostrado anoche, de nuevo, que es un animal televisivo en este género desenfadadamente serio, con un tono a medio camino entre La hora Wiki (innovador show hipster que presentó en Canal Plus antes de que existieran los hipsters) y un magazine de actualidad.

En formatos como Like (su nuevo espacio en el nuevo canal Cero) o en esta puntual emisión española de los Oscars, Ráquel Sánchez Silva evidencia que está cómoda, que lo disfruta, que se deja llevar.

Su labor ha sido de lo mejor, por tanto, de una noche de premios con conexiones con Cristina Teva desde la alfombra roja en Los Ángeles y en la que también han participado ilustres ignorantes como Pepe Colubi o estilistas de renombre como Josie, que tuvo serios problemas con la alta definición del canal, que evidenciaba en exceso el maquillaje de su rostro. Un fallo quizá debido a la iluminación de un programa especial que ha intentado abrir los Oscars a todos los públicos, pero en el que se ha echado en falta más peso de periodistas, con la templanza didáctica de Jaume Figueras, para contextualizar con mayor perspectiva los datos, pronósticos, curiosidades y circunstancias de una noche de cine… y televisión.

Oscars 2016: sus 8 lecciones televisivas

La noche en la que los Oscars se rieron de la susceptibilidad extrema

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres en los Oscars

La bola de Cristal: el motivo por el que sería imposible hoy

Los motivos por los que Buenafuente hizo los mejores Goya hasta la fecha

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars

Anterior Next Post

No Comments

  • Reply Pepe 29/02/2016 at 14:46

    A pesar de todo la retransmisión de este año ha sido un salto cualitativo increíble. Ameno, gracioso, televisivo, con una presentadora capacitada y no una actriz guapa petrificada leyendo el guión… Eso a las 5 de la mañana de la soledad de tu salón friki cinefilo te da la vida.

  • Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies