Monthly Archives

febrero 2016

Oscars 2016: sus 8 lecciones televisivas

Las galas de premios son una carrera de obstáculos para mantener el interés del espectador. En Estados Unidos, en Francia o en España. Nadie se libra. Tampoco los Oscars de esta madrugada. Porque la última y reivindicativa gala, capitaneada por Chris Rock, no pasará a la historia como la más innovadora ni la más efectista, pero sí que ha contado con ocho tácticas televisivas para convertir una ceremonia convencional en un acontecimiento elegante, rítmico y emocionante que no olvida su esencia: ser una oda al cine.

1. El programa arranca con un vídeo que, a modo de cebo, define de qué va la ceremonia de premios. La Academia apuesta por una postal que resume lo mejor del cine de este año, del más comercial y del independiente. Una entusiasta carta de presentación que entra por los ojos del espectador, despertando más interés por la gala e incluso por acudir a las salas a descubrir estas películas. No se pierden en la misma nostalgia de todos los años, como otros…

2. Los números musicales no son estrictamente necesarios en una gala de premios. Hay que evitar perderse en fanfarrias. Lo mejor es atrapar al espectador yendo al grano. El monólogo corrosivo suele ser la mejor fórmula, para presentar a los artistas principales en el patio de butacas, definir el tono y tomar el pulso a la actualidad con dardos que van directos a la complicidad del espectador.

3. Los guionistas y el realizador, coreógrafo visual de la ceremonia, no van por libre. El realizador llega a tiempo al plano de reacción de ese actor que es nombrado en el chiste del monólogo de turno. Porque el equipo está listo y prevenido. Porque está marcado en el guion. Porque la coreografía de imágenes está bien planificada. Porque la mejor improvisación es la que está muy ensayada.

4. Agilizar las dedicatorias de premios es crucial. Este año, para abreviar saludos a familiares y amigos, los Oscars han incorporado una sobreimpresión en pantalla de unos rótulos que rezan los nombres a los que agradecen el premio los ganadores. Ganadores que son cortados con música, sin piedad, para que no se alarguen más de la cuenta. Eso sí, con mayor delicadeza que los Goya. En los Oscars es un entendible aviso sonoro, no un desagradable corte de sonido de cuajo.

5. Nada de escatimar tiempo en las presentaciones de cada nominado. La clave está en crear, en cada una de estas piezas, una mimada sensación especial para, así, atraer la atención de la audiencia. Todas las presentaciones de las categorías están cuidadas al mismo nivel de importancia, de una forma muy divulgativa y visual, lo que produce una experiencia en constante evolución creativa que no cae en presentar de igual forma cada premio. Incluso se ha innovado en ángulos y puntos de vista de cámara menos convencionales, que van en la línea de las nuevas narrativas audiovisuales y que crearán tendencia en este tipo de galas.

6. Sólo importan los premios y los nominados. A los norteamericanos no se les ocurre en los Oscar introducir actuaciones que no tienen que ver con los protagonistas de la noche. Se trata de hacer espectáculo con lo que importa, no con elementos accesorios que sólo ralentizan.

7. Las últimas tecnologías funcionan mejor dentro de la escenografía tradicional. Los Oscars no sucumben al monopolio de grandes pantallas de leds. Al contrario, siguen incorporando los decorados de cartón-piedra de siempre. La elegancia de la iluminación hace el resto, otorgando una textura especial al show. Y esas escenografías van evolucionando a lo largo de la noche. De esta forma, se enriquecen las tediosas presentaciones, tematizando de forma sencilla y sigilosa las categorías de premios con elementos que identifican y enriquecen la ceremonia visualmente. Sin caer en la aburrida repetición.

8. Los grandes protagonistas del programa están en el patio de butacas. Y el show los aprovecha. De principio al final. Un final que, en estos Oscars de 2016, ha contado con una lluvia de confeti dorado cayendo sobre los premiados. Porque el confeti es infalible en el imaginario colectivo de los acontecimientos televisivos, pues produce en el espectador la sensación de apoteósico cierre de fiesta, haciéndonos olvidar que, esta noche, han faltado momentazos y que seguimos echando de menos a Ellen DeGeneres.

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres en los Oscars

@borjateran

Y ADEMÁS…

La noche en la que los Oscars se rieron de la susceptibilidad extrema

Los motivos por los que Buenafuente hizo los mejores Goya hasta la fecha

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars

#OscarsSoWhite: la noche en la que los Oscars se rieron de la susceptibilidad extrema

Son tiempos de susceptibilidad extrema. Los Oscars han sufrido esa tendencia tan occidental en esta edición, marcada por la percepción de actores como Will Smith, que habían mostrado su descontento por la ausencia de nominaciones para intérpretes negros en esta entrega.

Y el maestro de ceremonias, Chris Rock, ha centrado en humor (negro) de la gala en relativizar esta polémica de los #OscarsSoWhite. Lo ha hecho con comedia inteligente, ironía, acidez, sin pelos en la lengua.

Toda esta historia (del racismo) ha ocurrido por lo menos setenta y tantas veces antes. Pero no protestábamos porque nos violaban, nos linchaban. Teníamos cosas importantes por las que protestar, nos daba igual quién ganaba el Oscar a mejor fotografía”, ha sentenciado Chris Rock.

Sin duda, el asunto ha sido un gag recurrente durante toda la velada. En otro momento, actores negros como Whoopi Goldberg o el propio Chris Rock se colaron en distintas secuencias de las películas nominadas. En otro sketch, Angela Basset parecía homenajear a Will Smith mencionando varias de sus películas para finalmente revelar que se refería a otro actor, blanco y solo negro de apellido, Jack Black. Una clara pulla a la pataleta de Smith.

Presentando premios o en el patio de butacas estuvieron otros actores y artistas negros como Kerry Washington, Louis Gosset Jr., Quincy Jones, John Legend… Por tanto, en el Dolby Theatre, la actitud fue de constructiva conciliación, llevando, con humor, la polémica al primer plano de atención, en lugar de ocultarla.

“No se trata de boicotear, sino de decir que queremos las mismas oportunidades y buenos papeles”, reflexionó también Rock, aseveración que fue ratificada por otro actor negro, Kevin Hart. Así que, sin dejar de avivar el debate, se puede decir que muchos de sus compañeros dejaron solo y en evidencia a Will Smith y su esposa Jada Pinkett, abanderados de la protesta. Habría sido impagable escuchar los comentarios de ambos en el sofá de su casa…

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres en los Oscars

La bola de Cristal: el motivo por el que sería imposible hoy

Los motivos por los que Buenafuente hizo los mejores Goya hasta la fecha

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars

 

Lo mejor y lo peor de la retransmisión española de los Oscars 2016 en Movistar+


En España los Oscars eran sinónimo de Canal Plus. Recordadas son especialmente aquellas retransmisiones de Ana García Siñeriz y Jaume Figueras. Los tiempos han cambiado, pero en este 2016, ya con la marca Movistar+, los responsables de la plataforma de pago han decidido dar un impulso a su emisión de los galardones más importantes del cine. Y han acertado en el elegante envoltorio.

La carpa del madrileño Gran Teatro Príncipe Pío ha acogido este especial que ha incorporado público, lo que ha otorgado una mayor sensación de acontecimiento imperdible. Aunque, sobre todo, ha destacado la maestra de ceremonias: Raquel Sánchez Silva, a la que ha sentado especialmente bien su fichaje por Movistar+.

Profesional, espontánea, empática y con una risa pegadiza, Sánchez Silva ha demostrado anoche, de nuevo, que es un animal televisivo en este género desenfadadamente serio, con un tono a medio camino entre La hora Wiki (innovador show hipster que presentó en Canal Plus antes de que existieran los hipsters) y un magazine de actualidad.

En formatos como Like (su nuevo espacio en el nuevo canal Cero) o en esta puntual emisión española de los Oscars, Ráquel Sánchez Silva evidencia que está cómoda, que lo disfruta, que se deja llevar.

Su labor ha sido de lo mejor, por tanto, de una noche de premios con conexiones con Cristina Teva desde la alfombra roja en Los Ángeles y en la que también han participado ilustres ignorantes como Pepe Colubi o estilistas de renombre como Josie, que tuvo serios problemas con la alta definición del canal, que evidenciaba en exceso el maquillaje de su rostro. Un fallo quizá debido a la iluminación de un programa especial que ha intentado abrir los Oscars a todos los públicos, pero en el que se ha echado en falta más peso de periodistas, con la templanza didáctica de Jaume Figueras, para contextualizar con mayor perspectiva los datos, pronósticos, curiosidades y circunstancias de una noche de cine… y televisión.

Oscars 2016: sus 8 lecciones televisivas

La noche en la que los Oscars se rieron de la susceptibilidad extrema

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres en los Oscars

La bola de Cristal: el motivo por el que sería imposible hoy

Los motivos por los que Buenafuente hizo los mejores Goya hasta la fecha

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars

‘Got Talent’ y el motivo del mareante cambio de look constante del jurado en cada programa

Ha chocado en las redes sociales. El jurado de Got Talent, compuesto por Jesús Vázquez, Edurne, Eva Hache y Jorge Javier Vázquez, va cambiando de look en cada actuación. Diferentes peinados y distintas ropas en la misma noche. A esto, antiguamente, se llamaba fallo de “racord”. Y era crucial para dotar de credibilidad a un programa, como sucede en el cine o las series, donde se cuida al máximo que el montaje no evidencie distintos días de grabación.

Sin embargo, en los programas de entretenimiento ya no importa. El cambio constante de look de los miembros del jurado de Got Talent no esconde que cada actuación se ha rodado en días diferentes y que luego se ha reorganizado todo el material para que el ritmo del show no sufra con números consecutivos que pueden coincidir más flojos o muy parecidos entre sí. También, así, se puede calcular que las grandes sorpresas del casting caigan en horarios más competitivos del prime time y que no se solapen en mismas galas.

Lo mismo pasa en La Voz. Aunque con una gran diferencia: el talent show de las sillas giratorias ha promovido, desde sus inicios, que sus famosos “coaches” lleven en todas las grabaciones de las audiciones ciegas la misma ropa. El ojo del espectador no sufre. No existe fallo de “racord”.

En cambio, los responsables de Got Talent, en sus diferentes versiones internacionales, han preferido dar un paso más allá: está permitido el cambio de vestuario, maquillaje y peinado en cada maratoniana jornada de grabación. Es la televisión que no oculta que es grabada con antelación (estas galas de Got Talent España se grabaron en octubre) y que admite que los espectadores lo saben. Lo crucial es el dinamismo frenético de los números y mantener en alto el clímax de todo el programa, no tanto mimar la ingenuidad perdida de una audiencia que ya sabe que el show está enlatado.

¿Por qué el jurado de ‘La Voz’ lleva siempre la misma ropa?

Got Talent: debilidades y fortalezas del último éxito de Telecinco

@borjateran

Y ADEMÁS…

Motivos por los que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

Los problemas a los que se enfrenta el programa de Bertín Osborne

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Así ha regresado Matías Prats a Antena 3: “Lo he visto bien, aunque la actualidad política un poquito borrosa”

Ha regresado a las pantallas. Tras unos meses de convalecencia médica a causa de una afección ocular, Matías Prats ha vuelto a conducir las Noticias del Fin de Semana de Antena 3.

Con nuevo look, con gafas, pero con la carismática personalidad de siempre, el presentador no ha dudado en realizar un guiño, con su particular sentido del humor, tras la pregunta de su compañera Mónica Carrillo: “-¿Qué tal lo has visto? -Bien, aunque la actualidad política un poquito borrosa, pero eso creo que nos pasa a la inmensa mayoría”. Prats en estado puro.

Más vídeos en Antena3

> Analizamos su trayectoria y sus mejores (peores) chistes en el informativo de Antena 3 

Y TAMBIÉN HOY…

Madres Forzosas: el objetivo que ha conseguido Netflix con el estreno de la secuela de Padres Forzosos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies