Monthly Archives

enero 2016

‘La Sexta Noche’ y su particular versión de ‘Juego de Tronos’ en el Congreso de los Diputados

Cualquier parecido con la ficción pura coincidencia. O tal vez no. La “batalla” por La Moncloa parece estar a la altura de la táctica por el trono de hierro en Juego de Tronos.

Así lo ha plasmado el equipo de grafismo de La Sexta Noche, que ha realizado una particular versión de la sintonía de la serie de HBO para ilustrar su programa de anoche.

Porque, tras las elecciones del 20D, el particular juego de pactos de los diferentes partidos se está convirtiendo en una trama de estrategia digna de enrevesada ficción norteamericana.

> 5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

> 7 aciertos televisivos de la línea editorial de La Sexta

> Las 7 claves que han regenerado la política en TV

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia

La gran mentira de TVE

Los 7 parecidos entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Los programas e informativos de La Sexta disparan su audiencia

Como un juego de estrategia. Como una partida de ajedrez. Este viernes ha sido un día de órdagos de la táctica de la política y La Sexta ha realizado el seguimiento más exhaustivo de nuestra televisión, que se ha traducido en buenos datos de audiencia.

Antonio García Ferreras, en Al Rojo Vivo, (con 15.1% y 915.000 espectadores) y la edición de las dos de la tarde de La Sexta Noticias, (con 16.7% y 1.740.000 espectadores, más share que el resto de informativos de todas las cadenas) han visto como se disparan sus resultados de audiencia.

También Mamen Mendizábal, con Más Vale Tarde, que ha logrado récord de espectadores (9.6% y 1.064.000). Lo mismo que la segunda edición de La Sexta Noticias, que ha cosechado máximo de cuota y televidentes con 14.2% de share y 1.823.000 seguidores.

En los últimos años, La Sexta ha sabido construir su programación a través de grandes franjas de programas informativos que se han convertido en referencia. Lo ha hecho a través de periodistas reconocibles y con agilidad a la hora de estar en el lugar de la noticia con conexiones en directo. Porque el periodismo está en la calle.

Y ahí La Sexta ha desarrollado su marca. Una identidad fortalecida, además, gracias a la apuesta en programas como Salvados o El Objetivo, con el periodismo de datos como cimiento.

La sociedad comprometida con la información se ha visto reconocida en el canal verde: acude a La Sexta en momentos informativos de calado. Saben que la cadena estará explicando y conectando con la noticia. De esta forma, La Sexta ha ocupado la posición que históricamente ocupaba TVE, en plena crisis de credibilidad por el control por el actual Gobierno, ya en funciones, de sus informativos.

Esta situación queda reflejada estos días en las audiencias. Y previsiblemente continuará en este fin de semana con programas como La Sexta Noche, con Pablo Iglesias en directo, o El Objetivo, que además contará con una entrevista de Ana Pastor a Íñigo Errejón. Justo en pleno choque de tácticas políticas por el poder en donde la televisión sigue siendo clave para lanzar mensajes.

> 7 aciertos televisivos de la línea editorial de La Sexta

> Las 7 claves que han regenerado la política en TV

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia

La gran mentira de TVE

Los 7 parecidos entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Los 6 tipos de apoteósicos tartazos de Silvia Abril (VÍDEOS)

El magnetismo de un tartazo es inquebrantable. Es uno de los elementos básicos de la comedia clásica más inocente, esa comedia que conecta con la corrosión de la incontrolable carcajada del espectador. El pegajoso tartazo, por tanto, no pasará de moda.

Y Silvia Abril se ha convertido en la musa del tartazo. Lo ha hecho con sus ya esperados lanzamientos de tartas en Tu cara me suena que, en esta temporada de éxito, han existido para todos los públicos: por sorpresa, con premeditación e incluso inventando el selfie-tartazo. O, lo que es lo mismo, estampándose a sí misma el pastel. No es nada nuevo, y es que esta afición de Abril ya viene de lejos. Como sus caídas y tropezones.

Es lo que tiene llevar el instinto del show incorporado, Silvia Abril no teme ningún pringue. Todo sea por entregar al público esa pasión por el espectáculo sin complejos ni remilgos.

1. TARTAZO POR AGRADECIMIENTO

2. EL AUTO-TARTAZO

3. EL TARTAZO BOOMERANG

4. EL TARTAZO REVANCHA (EN PLENA APOTEOSIS MUSICAL)

5. EL TARTAZO POR SORPRESA

6. EL TARTAZO POR AMOR

> Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

@borjateran

Foto José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Así ha revivido el ‘Un, dos, tres’ en ‘Cuéntame’: la ilusión de la televisión auténtica

Un, dos, tres… responda otra vez ha regresado, por una noche, a TVE gracias a Cuéntame cómo pasó. Mercedes y Antonio Alcántara se han convertido en concursantes del formato de Chicho Ibáñez Serrador en un capítulo brillante, que ya debe estar enmarcado en fosforito en la historia de Televisión Española.

Porque el episodio de Cuéntame sobre aquel Un, dos tres de la Botilde no se ha quedado en el evidente ejercicio melancólico y ha sabido retratar el sentir social que generaba el mítico programa.

Y lo ha logrado con una habilidad sublime. Porque el éxito perpetuo en la memoria colectiva de Un, dos, tres… responda otra vez no es cuestión de nostalgia, es fruto de la autenticidad que desprendía un show pluscuamperfecto, con el que Chicho Ibáñez Serrador supo tomar el pulso al momento en el que se encontraba el país y sacar más partido a la televisión, incorporando al género del concurso técnicas del universo de la ficción: como los actores y cómicos que entraban por la escalera (irrumpiendo al estilo de una sitcom), como la apuesta por los malvados como contrapunto del presentador y azafatas (las Tacañonas, por ejemplo), como las grandes escenografías temáticas de cada edición, como las músicas de fondo para aderezar los sentimientos del público y disimular los cortes de edición. Como tantos otros elementos creativos que hicieron mejor nuestra televisión.

Y Cuéntame, en un capítulo escrito por Joaquín Oristrell (que fue guionista en los años ochenta de aquel icónico Un, dos, tres…) ha conseguido mostrar la poderosa fuerza de aquel inolvidable programa a través de la reacción de la gente, sobre todo en las escenas finales. La emoción del público sintiéndose partícipe del espectáculo con una inocencia irrepetible.

No han faltado tampoco ciertos guiños irónicos al mito de la temperamental personalidad de Narciso Ibáñez Serrador, como en ese instante en el que la azafata insinúa a los concursantes que han estado de suerte porque hoy el director “estaba de muy buen humor” o cuando se escucha decir a Chicho aquello de “os he dicho que no me traigáis gente tan mayor”, en clara referencia a los Alcántara.

Unos toques de guion para aderezar un palpitante retrato de la televisión pública de una época a través de la mirada de Antonio y Mercedes. Además, aprovechando para la grabación del episodio localizaciones reales de Prado del Rey, sede de TVE, que siguen casi intactas treinta años después de aquel Uno, dos, tres. Como los baños o la sala de maquillaje, junto con algunos pasillos.

Todo narrado con un montaje que ha sabido equilibrar, con inteligencia, las imágenes reales con las recreaciones. No perdiéndose en alharacas para poner el punto de mira en lo que mejor define al Un, dos, tres: el nervioso cosquilleo de la emoción que sentía la sociedad al vivir el programa desde sus casas. Ese siempre será uno de los mejores sentidos de la televisión: contagiar en el espectador la experiencia de la ilusión. Esa ilusión que desprendía el Un, dos, tres… responda otra vez. Esa ilusión que desprende, con capítulos como el de esta noche, Cuéntame cómo pasó. La ilusión de la televisión auténtica.

@borjateran

MÁS ARTÍCULOS SOBRE ‘UN, DOS, TRES’…

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

El defecto que ve Mayra Gómez Kemp en la TV de hoy

Secretos que nunca te contaron de ‘Un, dos, tres…’

11 recuerdos de los 40 años de historia del ‘Un, dos, tres…’

De Miliki a Chicho Ibáñez Serrador. Homenaje a los profesionales que ‘jugaron’ a crear televisión

El día que Chicho envenenó al equipo de ‘Con las manos en la masa’

La última imagen de ‘Un, dos, tres…’

Los personajes más icónicos de la historia de ‘Un, dos, tres’

Paula Vázquez, azafata número uno

Adiós a Josep María Bachs, histórico presentador catalán y conductor de ‘Un, dos, tres’

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

6 programas que TVE no emitiría hoy

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Aprende a triunfar en la tele como Bertín Osborne (en cuatro sencillos pasos)

  • 4 trucos (inconscientes) con los que Bertín Osborne despierta la complicidad en la audiencia.

Ni Jesús Vázquez ni Jorge Javier Vázquez ni Pablo Motos. Bertín Osborne es el presentador que más expectación mediática está generando en la presente temporada. Su programa, En la tuya o en la mía, ha dado la sorpresa en tiempos de sequía televisiva. Dicen que parte de su éxito es su campechanía. No se equivocan, y es que el cantante de “Buenas noches, señora” cuenta con cuatro osbornadas infalibles para subir la cuota de pantalla del prime time español. O eso parece.

1. Batallitas sin fin

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne no dudes en compartir historietas sobre tu existencia. Cuantas más, mejor. Si eres presentador en España, los espectadores quieren sentirte cercano y mejor aún si pueden cotillear sobre tu vida. Así que nada de ponerse corazas y evitar compartir tus intimidades. De hecho, ganarás adeptos si sacas a la parentela. Ya sea familia o amigos, ya sea mujer o amante, hijos o nietos. O todos juntos. Nada de cortarse, las batallitas son siempre un valor añadido. Haz como Bertín, que tiene una anécdota para cada invitado e incluso para cada tema político. El secreto es ser el ‘cuñado’ por excelencia: saber de todo y no tener respeto a soltarlo. A mojarse. Caiga quien caiga.

2. Pucheros humeantes

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, no dudes en realizar guisos. Aunque no sepas cocinar. Aunque no tengas ni idea de la manera en la que se enciende tu vitrocerámica táctil. No pasa nada, así el público te amará más. Ser patoso siempre es un aliciente para atraer a la audiencia y generar comentarios en los sofás de las casas. Mejor aún si se te ven alrededor de una buena encimera, con jamón colgado. Porque la televisión también entra por el apetito. Y en España la cocina siempre es un valor añadido para subir el share. Así que intenta que tus invitados sufran el síndrome Elena Santonja, y de paso te dejen los tuppers llenos.

3. “Joé macho”

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, no dudes en utilizar un lenguaje de tasca. Nada de ir de fino. La naturalidad por encima de todo. España es un país de bares, habla como si estuvieras en la taberna de Los Serrano. Siente el palillo en tu boca. “Joé macho”, es tu expresión comodín.  No te importe comerte los participios y soltar algún que otro taco. Eso te humaniza, macho.

4. La catarsis de la ingenuidad

Si quieres triunfar en la tele como Bertín Osborne, debes hacerte el memo. Sí, el memo. Es fundamental. Ya lo hacían los reporteros de Españoles por el mundo, ahora también Bertín. Es el viejo truco de la ingenuidad. Aunque tengas bien documentada la entrevista, debes hacerte el sorprendido constantemente. Sin miedo a transmitir una ingenuidad pasmosa en ciertos momentos. Ese es otro de los trucos del éxito de la televisión campechana: una simpleza que, en realidad, está revestida de una curiosidad que saca los instantes más jugosos a los convidados y subraya las características más peculiaridades de la historia que están narrando. No es baladí, en el éxito de las entrevistas acogedoras de Bertín es crucial su habilidad para borrar cualquier rastro de intermediarios e institucionalismos. Lo importante es asombrarse. Aunque ya te sepas de memoria lo que te está contando.

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne en TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los motivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies