El último giro dramático de Sálvame

Pocos aseguran ver Sálvame, pero casi todos están al tanto del último giro dramático de Sálvame. El representante de Belén Esteban, Toño, presuntamente podría haber robado una ingente cantidad de dinero a la princesa del pueblo. Y ella ha explotado. En directo, claro, como explotan las princesas del pueblo

Si yo hablo, se cae Telecinco“, ha soltado Esteban en plena vorágine de indignación aderezada con música de tensión. Porque el culebrón de Sálvame no cesa, no baja la guardia. Ya sea con sensores del polígrafo, o con exageradas tramas entre sus colaboradores.

Así es este particular surrealismo televisivo que ha creado escuela en la televisión. Todo es Sálvame. Hasta existen programas informativos con vídeos que ceban las noticias como el programa de Telecinco.

Y ahora, en la propia trastienda del programa, surge la ruptura hecatómbica de un representante con su artista. Aunque no es un representante cualquiera, tampoco una artista al uso. Él es el manager de los famosos. Ella su mayor negocio: la figura más rentable de la prensa rosa en los últimos 20 años.

La televisión se ha hecho eco de cada movimiento de su vida: rupturas, enamoramientos, adicciones, traumas, cambios estéticos… y cuando parecía que el guion se agotaba para siempre ¡zas! El representante. Lo que faltaba. Sálvame introduce un nuevo tipo de separación: el divorcio laboral del show business.

Porque Sálvame ha logrado convertir el género del magazine en un infinito culebrón con el valor añadido de que está narrado sobre hechos reales, que muchas veces suceden en directo en plató. Y todos pierden los papeles. Y todos se desquician. Y todos se ríen de sí mismos. Y todos se dejan llevar frente a las cámaras en un programa que está a medio camino entre un tebeo, la revista de Lina Morgan, un documental de BBC Exclusive y una película de suspense.

Una película, tal vez una españolada, que, aunque la competencia crezca, mantiene enganchado a un público fiel, que no falla a su cita con Jorge Javier Vázquez, Paz Padilla and friends. Una audiencia ansiosa de evadirse con las miserias de un reconocible patio de vecinos, formado por un batiburrillo de colaboradores, que ha triunfado por su anormalidad dentro de la normalidad. Hasta convertirse en parte de la famlia de sus propios espectadores, cómplices y aliados. Están prendidos por las tramas de la realidad de la vida en directo, la vida contada a través del instinto televisivo, intensidades e ironías de Sálvame. La tele-realidad del superrealismo.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño y rentable de la historia

Imputados, Ni-Nis, Paquirrín… El asesinato del talento en prime time

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

 

Anterior Next Post

No Comments

  • Reply Laura Amez 04/12/2015 at 09:47

    No soy muy seguidora de salvame, como todos alguna vez caigo en la tentación. Puede gustarte más o menos pero no criticarlo como muchos hacen! ” esos que tanto lo critican son los que más lo ven”
    Dicho esto, el programa es un reflejo y me recuerda mucho a un anterior trabajo mío, esa tensión , los desvíos de pasar a estar contentos y al minuto reuniones ,discusiones … Etc etc. Y eso es lo que engancha…

  • Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies